Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Liberbank Cuenca toca al cielo para jugar con los dioses

El Liberbank Cuenca toca al cielo para jugar con los dioses

Inicio perfecto de competición del Liberbank Cuenca, con cinco victorias en cinco partidos y compartiendo liderato con el Barça. En esta ocasión se deshizo del Cangas por 32-23, en un choque en el que superaron con cierta facilidad a su rival, que no significa que este sea débil, ni mucho menos, ya que ha sido capaz de ganar a conjuntos como el Granollers al que le hizo 36 goles en la jornada inaugural, o de plantar cara pese al resultado final a Logroño hace una semana.

Y se me venía a la cabeza el choque de Cuenca-Cangas de hace seis años, en la última jornada, entonces Cangas vistió de celeste y Cuenca de verde, pero no era la única diferencia, entonces era la última jornada y Cangas luchaba por Europa y Cuenca por no descender. La vuelta a la tortilla se ha dado y de que manera. Lidio si sigue en el Liberbank y ‘Pillo’ ya no está en Cangas; los conquenses siguen teniendo el aliento de su público y las cosas han cambiado tanto, que nos hemos acostumbrado a jugar en el cielo, entre los dioses, donde San Pedro sería Lidio y donde cada uno de los jugadores han dejado de ser mortales para ser mucho más.

Comenzó el choque con las primeras ventajas para Cuenca, que puso el más cuatro en el minuto 7 con un gol de Sergio López, precipitando el primer tiempo muerto de Nacho Moyano, que veía la poca fluidez de los suyos en ataque estático, donde solo encontraban a Mitic y donde Maciel seguía siendo Maciel, es decir, impresionante. En la defensa mandaba una cabeza pelirroja con el 5 a la espalda, que servía de pegamento a su par y de fuerza a sus compañeros para ponerle intensidad al encuentro, donde no estaban ni Dutra ni Baronetto pero en el que Natán y Marrochi ocuparon la primera línea junto a Fekete para hacer las delicias de los presentes.

Maciel bajaba la valla, llegando a un 63% de efectividad, sí han leído bien, no me he equivocado, y en ataque todo salía, con goles de vaselina, de rosca, en penetración e incluso una contra en la que el primero en llegar fue Lindblad para poner el 13-7 en el minuto 20. La afición disfrutaba de su defensa, de su ataque y de un equipo que se ha hecho mayor en el buen sentido de la palabra, la madurez ha llegado y con ella el balonmano de élite. La máxima aún estaba por llegar y fue en el minuto 24 con el 16-8 y el choque quedaba más que encaminado con los goles de Doldán o los de Thiago, que ya es máximo anotador del equipo en la Liga Asobal. Además, en el caso del primero terminó con un partido de enmarcar y cuatro goles, para demostrar que sigue a un alto nivel.

Se llegaba al descanso con 17-11 y con ningún pero, buscando que la segunda fuera parecida.

Primeros minutos locos de la segunda mitad y Cangas que con un parcial de 0-2 se ponía a cuatro, momento en el que de nuevo apareció Thiago y Natán para romper la posible remontada y hacer ver que los dos puntos se tenían que quedar en Cuenca. Cangas buscaba que fuera Muratovic quien tirara del carro, haciéndolo con más cabeza que piernas pero sacando petróleo a sus jugadas, aunque los acercamientos en el marcador solo eran abismos que se rompían con cierta facilidad.

Lidio decidía hacer partícipes de la fiesta y de la historia a Samuel Ibáñez, Kike Suárez o Taravilla. En el caso del primero su aportación de un 55,56 %, con cinco paradas en nueve lanzamientos, siendo dos de esos goles desde los siete metros. Incluso se dio el lujo de marcar un gol y acabó el partido como lo empezó, aplaudido por su afición. Suárez en su caso jugó unos minutos dejando un gran detalle de calidad con un pase de Doldán, buena presentación en Asobal, y en el de Taravilla, volviendo a disfrutar de minutos en la máxima categoría del balonmano español.

El choque ya estaba decidido, con ventaja de diez goles que acabó en nueve con el 32-23 final. Un partido más que completo, con golazos y paradones y donde quedará en el recuerdo una triple intervención de Maciel con dos siete metros y el rechace del segundo detenido o el fly de Fekete a pase de Hugo, así como el orden que dio Marrochi en el que quizás es su mejor partido en Cuenca.

Balonmano de altos quilates, esta vez sin sufrir pero disfrutando igual y con un Cuenca que está en el cielo de la clasificación, junto a los dioses, junto a los que hacen milagros. Un día más en la oficina.

Ficha técnica
32 – Liberbank Cuenca: Maciel; Vainstein (1), Natan Suárez (4), Moscariello (2), Fekete (3), Marrochi (6, 5p), Sergio López (5); Samuel Ibáñez (1), Doldán (4), Lindblad (1), Hugo López (1), Thiago Alves (3), Eskericic (1) e Iñaki Suárez.

23 – Frigoríficos Morrazo Cangas: Forns Javier Díaz (1), ; Vujovic (4), Doder, Cerqueira, Vilanova (2), Murotovic (2), Mitic (4); Bris González, Rubén Soliño (4p), Peiró (2), David Iglesias (2), Ángel Rodríguez, Menduiña (2, 1p) y Pablo Castro.

Árbitros: Macías de Paz y Ruiz Vergara. Excluyeron, por parte local, a Marrochi, Hugo López y Lindblad. Por parte visitante a Cerqueira, David Iglesias, Vilanova, Doder (2) y Pablo Castro.

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 7-3, 10-6, 13-7, 16-8, 17-11; 18-12, 21-16, 24-18, 27-20, 28-21 y 32-23.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 5ª jornada de la Liga Asobal. Polideportivo El Sargal, 1.500 espectadores.

Comentarios