Inicio Noticias Entrevistas Lidio Jiménez y su reto al frente del Liberbank Cuenca

Lidio Jiménez y su reto al frente del Liberbank Cuenca

Lidio Jiménez Carrascosa, para todos Lidio, nació en Cuenca en abril de 1977, por lo tanto ha cumplido los 42 años siendo entrenador del Liberbank Cuenca. En realidad, lleva siendo primer técnico del conjunto conquense desde que a falta de tres meses para el final de la liga, en 2014, Zupo Equisoain dejara el equipo camino de Qatar y Lidio, que era segundo entrenador, tomara el relevo. Aunque fue algo inesperado, Lidio lo hizo tan bien que desde entonces está al frente del equipo, consiguiendo logros deportivos nunca vividos en este club conquense. Los dos últimos, en la temporada pasada, con el subcampeonato de la Copa del Rey y la participación en la fase de grupos de la Copa EHF, algo que esta temporada se repite.

 

Es difícil encontrar a una persona, no ya que te hable mal de Lidio, incluso que no te hable bien. Entrenador de contrastes. Dirigiendo al equipo, sobre todo en los partidos, puedes verlo fuera de sí, pero todos le respetan, incluso los árbitros,  porque sabe dónde está la raya roja para no cruzarla. Y fuera de las canchas, es  pura alegría. Es difícil verlo sin una sonrisa.

 

En pleno paréntesis navideño, hablamos con Lidio Jiménez de lo que está siendo la actual temporada, cumplida ya la primera vuelta, y los objetivos de cara a la segunda que empieza en febrero.

 

Renovar pensando en mejorar

 

La pasada temporada el club hizo historia por ser subcampeón de la Copa del Rey y, sobre todo, por debutar en competición europea. Tras más de cuatro temporadas en el equipo, cada vez más exigentes, ¿con qué objetivo renuevas?

– Renuevo porque el proyecto deportivo contemplaba mantener el bloque para intentar mejorar lo hecho en la pasada temporada y se mantuvo. Tuvimos un inicio espectacular con siete victorias consecutivas, estando segundo tres cuartas partes de la primera vuelta. La lástima fueron las lesiones de Dutra y Baronetto y eso hizo que el último mes y medio de competición lo acusáramos, pero vamos en definitiva renové porque entendí que el proyecto deportivo estaba enfocado a superar lo realizado la pasada temporada.

 

Hablemos de esta temporada, concretamente de la victoria que más te alegró y la derrota que más te entristeció.

– No cabe duda que la derrota más triste, por inesperada, fue en El Sargal ante el Sinfín. Fue un partido duro para nosotros porque nos cortó una trayectoria inmaculada y, a partir de ahí, el equipo empezó a tener dudas y ahí está como consecuencia el último mes de competición. Y la mayor alegría me la llevé al siguiente partido, ganando en Valladolid. Después de la derrota visitamos una pista muy complicada, hicimos un gran partido y ganamos con claridad. Fueron dos puntos de inflexión, el equipo era capaz de hacer lo mejor en Valladolid, tras una derrota ante un rival que en casa hay que ganarle sí o sí. Eso me dice que mi equipo no es muy fiable al cien por cien y eso lo tenemos que solucionar de cara a la segunda vuelta.

 

Las bajas de Dutra y Baronetto, por lesión, han sido muy importantes pero sin ellos también se consiguieron grandes triunfos y también inexplicables derrotas.

– La irregularidad en el juego llegó poco a poco. Al principio sus ausencias no nos afectaron mucho, pero conforme pasaban los días y los partidos, la carga de entrenamientos y minutos de juego lo hemos ido acusando. Nos quedamos muy limitados sobre todo en la primera línea, no te digo que con ellos habríamos ganado los partidos que hemos perdido, pero sí que nos habría dado otra forma de jugar. En los primeros ocho partidos el equipo jugó al 200 por hora y hemos terminado jugando al 50. Todo ello es debido al esfuerzo físico, a las pocas rotaciones y a la falta de gol desde que se lesionó Dutra. Es significativo que desde que Dutra y Baronetto no están no hemos pasado de 30 goles y no es fácil dejar siempre a los demás equipos en 20 goles porque también juegan y tienen su calidad.

 

Sin más lesiones en lo que resta de temporada

 

¿Qué esperas de la segunda vuelta?

– Ser mucho más fiables, regulares y creernos lo que se puede hacer. Y sobre todo, a ver si es posible que no tengamos ninguna lesión, algo que desde que soy entrenador no ha ocurrido. Al principio de la temporada hablamos de la gran plantilla que teníamos y me duró un partido. Sólo pido poder con todos los cuatro meses de competición que nos quedan, aunque haya alguna baja de quince días.

 

Dicho esto, el regalo de Reyes Magos puede ser la recuperación de Dutra y Baronetto.

– Por supuesto, pero también que no tengamos más bajas importantes en lo que queda de competición. Vuelvo a repetir, que yo recuerde como entrenador nunca he podido contar con la plantilla al completo y esta temporada sólo la tuve ante el Barcelona en la Supercopa.

 

Nuestra última referencia va dirigida a la afición, destacada y envidiada por el balonmano español.

– Su respuesta es espectacular aunque sí es verdad que en algún partido siempre hay alguno que saca el ‘pie del tiesto’, en el banquillo lo aguantamos, y eso tenemos que corregirlo. Hay que aprender con los partidos, educando a la gente, pero en líneas generales su actuación es de sobresaliente como siempre. El apoyo que tenemos por parte de nuestra afición es la envidia de muchos equipos. Es más, alguna vez se le critica lo que no se puede criticar. Por ejemplo, siempre que visito Logroño o León, me dicen guapo.

 

Lidio Jiménez acudirá pasada la Nochevieja a Santander para realizar un master de tecnificación como entrenador de Asobal. El miércoles 8 de enero volverá la plantilla a los entrenamientos con las ausencias de algunos internaciones como Martín Doldán con Italia, vuelve el día 15, y los argentinos Leo Maciel, Colo Vainstein y Moscariello que lo harán el día 28. La liga se reanudará el sábado 8 de febrero. Para el Liberbank Cuenca será visitando al Fertiberia Puerto Sagunto.

 

Comentarios