Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Incarlopsa Cuenca vuelvek cinco meses después para jugar su primer amistoso...

El Incarlopsa Cuenca vuelvek cinco meses después para jugar su primer amistoso en casa del Recoletas Atlético Valladolid

La pandemia ha tenido paralizado el deporte profesional y amateur desde marzo. Si bien en la ‘nueva normalidad’ ya han vuelto algunos deportes, como el fútbol, este viernes 7 de agosto habrá otra disciplina que regresará a su hábitat natural: el balonmano. Será a través de sus primeros amistosos, que cobrarán protagonismo durante este fin de semana.

En el caso del Incarlopsa Cuenca, dejará atrás este parón obligado en su visita al Recoletas Atlético Valladolid, en un choque que contará con público después de que así lo anunciara el conjunto vallisoletano. El choque se jugará en el Huerta del Rey, a partir de las 12:30 horas. Así, la expedición conquense pondrá rumbo a Valladolid a las 7 horas de este sábado, con la intención de ir directo al pabellón, disputar el encuentro y regresar nuevamente a Cuenca para tener la menor exposición posible y evitar males mayores.

Para el partido, no serán de la partida ni Federico Pizarro ni Lucas Moscariello, mientras que Colo Vainstein tampoco jugará casi con toda seguridad a causa de un problema abdominal. También está entre algodones el pivote Doldán, por molestias en el pubis, aunque todavía no está descartada su participación.

Para el entrenador del Incarlopsa Cuenca, Lidio Jiménez, este partido tiene como objetivo «volver a competir, no importa el resultado». De esta manera, el amistoso debe servir para la «vuelta a la rutina de la competición y para ver cómo están los cuerpos y los jugadores en su hábitat normal». Este partido también contará con público, en un claro síntoma de intentar regresar a la normalidad, aunque Lidio Jiménez reconoce que «según están las cosas es complicados, no sé sabe qué es mejor», en referencia a que los aficionados puedan estar en las gradas.

En cualquier caso, el técnico conquense no es ajeno a la situación actual provocada por la Covid-19, así que tiene claro que «nosotros llegaremos a Valladolid, haremos nuestro trabajo y trataremos de tener el mínimo contacto posible». Sí resalta que «es bueno que vuelva la normalidad, pero tenemos que tener claro que esto no está erradicado».

Otra preocupación para el entrenador es cómo responden los jugadores después de tanto tiempo inactivos. «Hay que tener mucho cuidado. Es una situación nueva, porque no juegan desde hace cinco meses, así que veremos cómo reacciona el cuerpo del jugador». Lidio señala que la plantilla se ha ejercitado bien durante estos días de pretemporada, aunque «no es lo mismo un entrenamiento que un partido». Para minimizar los problemas, asegura que tienen un plan de juego en el que intentarán que «no haya mucha carga, repartiendo minutos e intensidad».

Comentarios