Inicio Balonmano Liga ASOBAL Espinha pone el muro y Sergi Mach ejecuta para que el REBI...

Espinha pone el muro y Sergi Mach ejecuta para que el REBI Cuenca se dé una alegría en su despedida europea ante el Winterthur (28-24)

Foto: Juan Alberto Lillo.

El REBI Cuenca ganó con merecimiento al Pfadi Winterthur en un partido donde, más allá del triunfo y el buen sabor general, lo más importante fue la recuperación de varios jugadores a la causa. El meta luso Miguel Espinha demostró el porqué es internacional y el buen cartel del que goza con un soberbio partido -no solo por las paradas, 14, sino por todo lo que transmitió en la portería-, Sergi Mach se echó el equipo a las espaldas en momentos complicados y se atrevió con todo -acabó con 8 goles-, volvió Rubén Río para meter más madera en primera línea… Muchos argumentos para soñar en lo que resta de año a pesar de que los conquenses hayan quedado eliminados de Europa.

Y la victoria se fraguó desde el punto fuerte de los equipos de Lidio Jiménez: la defensa. De los seis partidos jugados en la EHF League, este ha sido el único en el que se podría catalogar como propio de los conquenses. Aguerridos, tocando a cada rival que pasaba por su lado, pegajosos… La defensa del REBI Cuenca cuajó un muy buen partido y eso también ayudó a que Espinha sobresaliera. El entendimiento entre ambas partes fue continuo y, desde el primer ataque (a pesar de que acabó en gol de Hadj para los suizos) se vio otra intensidad y otra cara a los jugadores del REBI Cuenca.

Pablo Simonet y Sergi Mach se echaron la presión ofensiva de los conquenses en el primer tramo del partido y supieron sobrellevarla. Sus penetraciones acabaron en goles que ayudaban a igualar las primeras ventajas mínimas de los suizos, hasta que en el ecuador del primer periodo se puso el equipo de Cuenca uno arriba (6-5). En ese momento apareció la conexión Sergio López-Diego Vera para que el pivote anotara dos goles que daban la primera renta seria del encuentro (8-5) y que obligó a Cvetkovic a pedir tiempo muerto. No funcionó, porque Espinha se hizo grande en la portería y con un Arnau Fernández muy efectivo en el pivote se fue la diferencia hasta el 13-8.

Disfrutaba el Sargal y disfrutaba el REBI Cuenca, aunque los suizos se jugaban la clasificación europea y sustentados por un buen Kevin Jud en primera línea, lograron un parcial de 0-3 (13-11) para acercarse en el marcador. Al descanso, el marcador seguía siendo una incógnita (15-12).

Tras la reanudación, los suizos salieron calientes. Más bien Dragasevic, con tres tantos consecutivos en apenas dos minutos (16-15) que hacían temblar un posible triunfo conquense. Le costó carburar al ataque de los de Lidio Jiménez, pero una vez pasado el susto inicial, carburaron a muy buen ritmo. Tanto que se fueron a seis goles de diferencia (22-16) para establecer la máxima.

Lo tuvo todo el REBI Cuenca para cerrar el partido, incluso con posibles goles a puerta vacía -en especial un robo de balón de Sergio López que estrellaba en la madera y el rechace lo marcaba aunque pisando-. Y los suizos se crecieron para igualar a 24.

En otro momento de la temporada, el REBI Cuenca hubiera desperdiciado esos seis goles de renta y acabaría perdiendo. Pero Espinha dijo basta. Echó el candado a la portería y a través de sus paradas creció el equipo conquense, con un Rubén Río al que no le tembló la mano en un momento complicado para poner el 25-24. Y después, Sergi Mach hacía una finta tremenda -previa parada de Espinha- para colocar el 26-24 y volver a colocar en clara ventaja a los conquenses (faltaban solo dos minutos).

A la desesperada y en inferioridad numérica (aunque atacaron con seis para igualar), los suizos veían que se les escapaba avanzar en Europa. Arnau Fernández robaba en el siguiente ataque y no perdonaba a puerta vacía, para que en la última acción Sergi Mach pusiera la rúbrica a su excelente partido y al de sus compañeros para imponerse por 28-24.

Digna despedida del REBI Cuenca, que recuperó su mejor imagen y demostró que su verdadero nivel es mucho más alto de lo ofrecido hasta ahora en la EHF League. Ahora queda centrarse en liga, aunque siempre es más positivo afrontar cada choque desde la victoria previa. Y ante el Pfadi Winterthur, la consiguió y de manera muy merecida.

FICHA TÉCNICA

REBI Cuenca: Miguel Espinha, Nacho Pizarro (2), Álvaro Martín, Pablo Simonet (3), Juanjo Fernández, Sergi Mach (8) y Arnau Fernández (4) -equipo inicial-. También jugaron Henrique Teixeira, Rudolph Hackbarth (4, 2 de p.), Alex Pozzer, Rubén Río (3), Fede Pizarro, David Mach, Héctor Chicano, Diego Vera (2), Sergio López y Guilherme Tavares (2). Entrenador: Lidio Jiménez.

Pfadi Winterthur: Admir Ahmetasevic, Tomas Moreira, Moustafa Hadj (1), Kevin Jud (7, 3 de p.), Noam Leopold (4, 1 de p.), Dominik Ruh (1) y Tim Rellstab (3) -equipo inicial-. También jugaron Arsenije Dragasevic (5), Niclas Mierzwa, Cédrie Tynowski, Dennis Wipf, Lukas Heer, Gianluca Bühlman, Viran Morros, Alessio Lioi y Leandro Lioi (3). Entrenador: Goran Cvetkovic.

Parciales: 1-2, 2-2, 6-5, 9-6, 13-9 y 15-12 -descanso-. 17-15, 20-16, 23-18, 24-20, 24-23 y 28-24 -final.

Árbitros: Pitaron los macedonios Ismailj Metalari y Nenad Nikolovski. Por el REBI Cuenca, excluyeron a Nacho Pizarro, Juanjo Fernández, Fede Pizarro y Alex Pozzer. Por el Pfadi Winterthur, vieron dos minutos Lukas Heer, Dominik Ruh, Arsenije Dragasevic, Tomas Moreira y Viran Morros.

Incidencias: Partido correspondiente a la última jornada de la fase de grupos de la EHF Cup. Disputado en el Sargal.

Comentarios