Inicio Noticias Entrevistas Héctor Rubio: “Mi primer objetivo es poder continuar aquí e intentar conseguir...

Héctor Rubio: “Mi primer objetivo es poder continuar aquí e intentar conseguir otro ascenso”

Finalizada la temporada, llega el momento de echar la vista atrás y reflexionar. “No ha sido un éxito, pero tampoco un fracaso”, comenta Héctor Rubio al valorar la todavía vigente campaña de la UB Conquense. Rubio es uno de los grandes pilares del equipo y con él repasamos algunas de las claves que han marcado el año del Conquense, avocado un año más a la 3ª RFEF.

El también entrenador, que finaliza contrato este año, nos cuenta cómo ha vivido un año atípico, en el que el equipo ha sido más fuerte fuera que dentro de casa y ha tenido que despedirse de su ya exentrenador: Manolo Martínez. Pese a ello, el 2022 también ha albergado momentos para celebrar, como el subcampeonato que ha conseguido con el equipo juvenil Preferente, que codirige junto a José Ignacio Lucas.

 

¿Qué balance haces de la temporada tras haber finalizado con sabor de boca amargo al no haber podido acceder a la promoción de ascenso?

Al final nos ha faltado un pequeño paso que creo que viene por los malos resultados del principio. Luego nos ha costado engancharnos a los puestos de arriba. Pero la temporada para mí no ha sido mala ni mucho menos me parece un fracaso, porque era muy difícil y había muchos equipos luchando por la zona de play off. Es cierto que no ha sido un éxito, pero tampoco lo considero un fracaso.

¿Os influyó tener que jugar al principio en un campo que no era La Fuensanta?

Quizás esos partidos sí. Pero la realidad es que donde hemos fallado ha sido en casa. Más que un campo u otro, estando claro que preferimos jugar en La Fuensanta, creo que el problema han sido los partidos que hemos jugado como locales.

¿A qué achacas que puntuarais más como visitantes que como locales?

Creo que cuando jugábamos de visitantes teníamos un poco menos de presión al no jugar delante de nuestro público. Quizás no teníamos tanto miedo a estar más replegados, a ser más defensivos. Las estadísticas están ahí y los partidos fuera de casa es donde más hemos puntuado.

¿Queda pendiente para el año que viene convertir La Fuensanta en un fortín?

Tiene que volver a serlo. Los años en los que hemos estado más arriba ha sido porque en casa hemos sido un equipo muy fuerte. La Fuensanta para los equipos rivales es un campo muy grande, además con césped natural, con el que no están acostumbrados. Un equipo que quiere estar arriba lo que tiene que hacer es ser fuerte en casa y tener un campo en el que se escapen muy pocos puntos.

A lo largo de la temporada se ha comentado que el equipo tenía una plantilla corta. ¿Cómo lo vivías desde dentro?

En mi opinión sí que ha sido un poco corta. Ha habido algunos partidos en los que muchos jugadores hemos tenido que jugar muy mermados físicamente o en condiciones que, si la plantilla hubiera sido más larga, el entrenador hubiera decidido dar descanso o rotar.

En el último partido de liga, la afición quedó descontenta con la imagen del equipo. ¿Qué les dirías para evitar que al año que viene decidan no renovar el carné de socio?
Es cierto que en el último partido tuvimos una mala actuación. Pero también creo que hay que restarle un poco de importancia. Siempre que uno se pone la camiseta del club tiene que defenderla a muerte y en este último partido no lo hicimos.

Asumimos nuestro error y seguramente tenga sus consecuencias. Pero los quiero animar a que no se fijen solo en ese partido porque los jugadores lo hemos dado todo. Todos se han dejado la piel por el escudo y, aunque no hemos conseguido el objetivo, estoy seguro de que quien esté al año que viene lo volverá a intentar. La Balompédica necesita a todos para poder disputar esa fase de ascenso e incluso ascender, que es lo que se merece.

Te has convertido en uno de los baluartes del equipo, estando vinculado al Conquense desde las categorías inferiores. ¿Sientes presión o te sientes halagado?

Al principio cuando eres más joven sí que te puedes sentir más presionado e intentas hacer cosas que a lo mejor no son las tuyas por agradar. Ahora ya no siento presión, pero sí responsabilidad y más siendo uno de los capitanes de la plantilla y llevando tantos años en el club. Lo sientes más y te desvives incluso más que al principio, te haces más responsable. Pero esa responsabilidad te produce mucho orgullo.

Con el Conquense, conseguiste dos ascensos. A lo largo de tu trayectoria seis. El séptimo con el Conquense parece que se resiste. ¿Habrá oportunidad de consumarla al año que viene?

He vivido bastantes ascensos y es una satisfacción máxima. Con el Conquense viví uno en juveniles y el último a 2.ª B y estoy desenado repetirlo. Ojalá fuera aquí porque así lo siento. Este es mi club. Llevo casi un tercio de mi vida en el club, así que ojalá se den las circunstancias para poder estar muchos más años y para conseguir el que sería mi séptimo ascenso. Lo más importante es devolver al Conquense a la categoría en la que debe estar mínimo por representar a la ciudad.

Acabas contrato este año. ¿Tienes en mente renovar?

Es todavía muy pronto. Aquí estamos a la espera de que nos comuniquen lo que consideran con nosotros. Pero mi intención, siempre que se pueda, es continuar. Ojalá se den las circunstancias para ello y, si no, habrá que buscar nuevas alternativas. Pero mi primer objetivo es poder continuar aquí e intentar conseguir otro ascenso.

Tras el adiós del entrenador, Manolo Martínez, ¿crees que iniciáis proyecto nuevo partiendo de cero para la próxima temporada?

Desde aquí quiero agradecer a Manolo y a su cuerpo técnico el trato que han tenido conmigo y con todos. Desde el principio de año hubo una situación especial por la que no era fácil compaginar mi continuidad con temas laborales e hicieron un gran esfuerzo. A nivel deportivo me he sentido muy importante este año, siendo uno de los jugadores que más minutos ha jugado. Para mí que se haya ido es una mala noticia, pero el fútbol es así. Seguro que le surgen otros proyectos diferentes que se adapten más a sus necesidades. Yo lo voy a echar de menos y es verdad que empezamos nuevo proyecto desde cero, pero nunca se sabe si eso es mejor o peor.

También eres entrenador del equipo juvenil en Preferente. Este año los resultados no podían haber sido mejores quedando segundos en liga. ¿Cómo ha sido trabajar al frente del equipo?

Es el tercer año que llevo junto a mi compañero Lucas aquí. Cada año es diferente porque les vas cogiendo a todos un cariño especial, pero es verdad que este año los resultados han salido casi perfectos. Hemos competido en una liga que no es nada fácil, consiguiendo el subcampeonato. Para nosotros lo importante no es el resultado, sino haber podido preparar a jugadores y haber creado un buen grupo. Ahora tenemos la pena de no haber podido jugar la fase de ascenso (al descender el División de Honor, el Preferente no puede subir a Liga Nacional), pero era algo que sabíamos desde el principio, lo que no quita que a los jugadores les duela. Pero seguro que en el futuro tienen más oportunidades.

¿Cómo consigues compaginar tu faceta como jugador con la de entrenador?

Es muy fácil. Estoy con Lucas y nos compaginamos muy bien. Sabemos las circunstancias que tenemos cada uno y cuando uno no puede estar lo hace el otro. Además, es algo que haces encantado, entonces el tiempo que “te quita” no lo notas como tiempo perdido porque es un placer.

¿Te planteas seguir como entrenador una vez que acabe tu etapa como jugador?

Sí. Soy un loco del fútbol, es lo que más me gusta. Mientras las piernas y la gente que toma las decisiones cuenten conmigo como jugador, creo que hay que alargarlo lo máximo posible. Pero cuando esa etapa acabe, uno de mis objetivos es entrenar.

Comentarios