Inicio Noticias Entrevistas Carmen Mota: “Cuenca debería ser una ciudad asumible para ir andando, pero...

Carmen Mota: “Cuenca debería ser una ciudad asumible para ir andando, pero hoy en día es un reto”

Estudiar la actividad física y el deporte desde el ámbito académico es un deber. Sumarle la perspectiva de la arquitectura para convertir la ciudad en un gimnasio, una realidad que ha conseguido el grupo PAFS. La arquitecta conquense Carmen Mota forma parte de este proyecto que solo en este 2022 ha conseguido dos galardones nacionales. El último, lo adquirieron la semana pasada y por este motivo nos acercamos al grupo para conocer su labor en Cuenca.

 

¿Qué es el grupo PAFS?

Es un grupo de investigación que significa Promoción de la Actividad Física y la Salud. Ya tenía una andadura de hace muchos años, conformado por profesionales de estos ámbitos, capitaneados por Susana Aznar. Hace tres años pensaron en ampliar su campo acogiendo a alguien de urbanismo. Se pusieron en contacto conmigo y entré para dar a conocer la ciudad y el ámbito urbano. Somos defensores de mejorar la salud a través de la actividad física, no tanto yendo al gimnasio, sino consiguiendo una vida activa en lo cotidiano.

Llevamos a cabo proyectos por toda Castilla-La Mancha. Por ejemplo, en Toledo hemos realizado rutas patrimoniales combinadas con diversos ejercicios bajo el lema “No hay mejor gimnasio que tu propia ciudad”.

¿Qué proyectos habéis desarrollado en Cuenca?

Ahora tenemos otros dos proyectos de investigación, uno nacional y otro regional. Se llaman PACO Y PACA: Pedalea y Anda al Coleo y Pedalea y Anda a Casa. Hemos seleccionado colegios urbanos (en Cuenca, en el colegio San José) y rurales en barrios con diferente perfil socioeconómico. Se estudia el estado físico de los niños antes y después de implantar mejoras en seguridad vial, entornos más protegidos, arreglos en el pavimento… Para ver cómo les afecta. Estamos desarrollando una aplicación junto a Vision Studio para acercar estas rutas y que los jóvenes lo tengan cerca. De hecho, para algunos ayuntamientos estamos empezando a crear no solo rutas urbanas, sino también rurales, con paseos que unen el núcleo urbano con los alrededores por medio de elementos patrimoniales y etnográficos. El objetivo es que el recorrido sirva para contar relatos también.

También hemos planteado el Metrominuto “Educa”. Bebe del proyecto de la ciudad de Pontevedra. Nosotros ponemos varios focos principales de la ciudad y otros nodos vinculados con los ámbitos deportivos, culturales, zonas verdes… y hacemos un estudio de la fisionomía de la ciudad para que sea reconocible. La UCLM se interesó y nos encargó el desarrollo de la Semana Europea de la Movilidad 2021, acompañando la presentación con conferencias y rutas. A partir de entonces, el Ministerio de Sanidad nos encargó una guía de rutas saludables escolares (que estamos a punto de sacar) y en marzo nos dieron el primer premio de estrategia NAOS. Recientemente, el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana nos ha otorgado otro premio.

¿Cómo habéis recibido la noticia de ambos premios?

Con una alegría tremenda. Este segundo premio lo supimos la semana pasada y fue muy emocionante porque pudimos acudir presencialmente a conocer el resultado. No podíamos creer que habíamos conseguido dos premios nacionales en menos de seis meses.    

¿Cómo es crear esta sinergia entre urbanismo, deporte, actividad física y salud?

 Es fundamental. La buena ciudad es buena para todos. Parece que cuando hablamos de ello los arquitectos, la gente piensa que lo hacemos desde el punto de vista de la belleza o el funcionalismo. Pero no es así, una buena ciudad es buena también para la salud.

Es una unión imprescindible que está siendo muy positiva. A los arquitectos nos ha ayudado a llegar mejor a la ciudadanía porque muchas veces se nos ubica en un contexto más formal. Pero con proyectos como este parece que nos hacen más caso. Aunque en muchos foros de ciudad siguen apareciendo solo políticos y médicos, pero no arquitectos. Tenemos que estar porque lo transdisciplinar es mucho más enriquecedor. No hay futuro sin contemplar esta unión.

Al ser un grupo universitario, ¿cuál es la apuesta de la UCLM por la actividad física y el deporte?

Es vital, no sé si hubiéramos cogido tanta inercia sin el apoyo de la universidad. Que esta institución apoye y facilite el trabajo a sus investigadores es muy relevante. En el campo de la salud y de la ciudad más todavía y a las pruebas me remito para asegurar que se está haciendo.

¿Qué puede hacer la ciudad para mejorar sus hábitos saludables a través de iniciativas como la vuestra?

Tiene que creérselas. El mejor ejemplo de ello es Pontevedra. Son iniciativas muy bonitas con un feedback muy positivo, pero además esta ciudad es como el referente. Su metrominuto iba de la mano con una propuesta firme para transformar la ciudad y que fuera más caminable, que evitara ruidos, que fuera más transitable… El alma era el metrominuto, pero el corazón de la ciudad se tiene que alinear con propuestas coherentes y constantes que vayan afianzando cada paso que se da.

Desde Europa nos están obligando a reducir emisiones. Además, en los últimos años Cuenca ha adoptado unas cuotas de movilidad y de transporte privado que son absurdas para la calidad urbana, medioambiental y saludable. Aquí uno de los beneficios debería ser poder ir andando, en bicicleta o en transporte público a los sitios. Cuenca debería ser una ciudad asumible para ir andando, pero a día de hoy es un reto. Tuve un profesor que decía que en un futuro próximo relacionaríamos la presencia de los coches con el subdesarrollo y esto ya es así. Las ciudades más desarrolladas no tienen tanto transporte privado.

 

Comentarios