Inicio Noticias Entrevistas Rubén Sahuquillo: “Ha sido mi año más complicado a nivel de gestión...

Rubén Sahuquillo: “Ha sido mi año más complicado a nivel de gestión de vestuario”

Fotografía enviada por Rubén Sahuquillo
Fotografía enviada por Rubén Sahuquillo

El entrenador del AD Campillo nos cuenta sus impresiones de una temporada con altibajos en la que los suyos acabaron terceros. Les espera un largo verano hasta conocer si finalmente ascienden de categoría.

Este año la 2ª Autonómica ha sido una de las más disputadas que se recuerdan. En ella, un equipo conquense se ha colado entre 3 poderosos albaceteños y les ha disputado la liga. Hablamos del Ad Campillo, que se mantuvo en la lucha hasta el final para terminar en un digno tercer puesto que le da opciones de ascender a Primera Autonómica. Eso sí esperando a descensos administrativos o renuncias de categoría.

Para comprender esta compleja temporada hablamos con Rubén Sahuquillo, el entrenador de los campillanos, que rápidamente nos da sus impresiones de lo que ha dado de sí la lucha por el título. “Hemos estado muy parejos los 4 equipos –Tarazona, Elche Sierra, Campillo y Al-Basit- durante toda la temporada, pero para mí Al-Basit ha sido el mejor equipo”. Pese a ello, la victoria final en el campeonato ha sido para Elche de la Sierra, probablemente gracias a “su veteranía, y el hecho de que se jugara allí los sábados ha marcado la diferencia”. La lejanía de Elche con respecto al resto de pueblos, “hacía que los equipos llegaran muy mermados, de hecho en los últimos partidos unos no se presentaron y otros llegaron con 10”. Una circunstancia que en Campillo no se ha vivido, “aquí siempre han venido más de 11 (comentaba entre risas irónicas)”.

A la hora de analizar a los suyos, el técnico campillano se muestra crítico, “hemos tenido un gran equipo, pero nos ha faltado más hambre en momentos puntuales para ser campeones”. Además, incide en un partido puntual cómo causa de la no consecución del campeonato, “el partido de Villagarcía nos ha costado la liga”. Él, consciente de la dificultad de la categoría avisó a los suyos, pero el resultado fue una debacle en la casa del colista. “Insistí en que había que correr para ganar, aunque es cierto que fallamos 4 ocasiones claras”. Pero no se escusa en estos fallos, ya que “con la actitud correcta habríamos generado 10 ocasiones por lo menos”.

En aquel partido además, los campillanos acudieron sin portero, ya que “Cristian dejó el equipo porque se agobiaba con los estudios”. Por lo que Rubén tuvo que encontrar un sustituto para lo que restaba de temporada, este fue Raúl, al que agradece “su esfuerzo por ayudarnos. El muchacho venía sin cobrar un duro y echó muchos viajes de manera desinteresada, me parece digno de resaltar”. El guardameta motillano asumió la responsabilidad de tratar de ayudar a los de Campillo en su lucha por el ascenso.

Una lucha que Rubén asumió desde el primer día, pero la buena marcha se vio mermada cuando “nos vimos obligados a reducir los entrenamientos a un solo día por semana”. Afirma que “solo entrenamos 2 o 3 días a la semana durante los 2 primeros meses, pero luego tuvimos que reducirlo a un solo día por problemas económicos y esto se convirtió en un lastre para el equipo”.

Cuando le preguntamos por estos problemas monetarios, se muestra reacio a hablar del tema y tan solo nos comenta que terminó con la marcha del anterior presidente, ante cierto conflicto en la directiva. Las cuentas no cuadraban para concluir la temporada con ese gasto y se decidió recortar por ahí. Los viajes de los entrenamientos se redujeron a uno semanal y las finanzas se equilibraron pero el equipo lo notó. “Ellos hacían la faena que yo les mandaba y me enviaban fotos haciéndola y tal… Pero no es lo mismo que entrenar todo el grupo juntos, y yo creo que eso si se fue notando, sobre todo en el juego”.

Ante tal afirmación surge la curiosidad de saber cuáles eran la cifras que manejaba el equipo campillano a nivel de gastos, a lo que Sahuquillo no se esconde en responder con claridad. “Pues los jugadores de Cuenca se llevaban unos 1000€, más unos 400 en viajes, en total contando mi sueldo serían unos 2000€ mensuales de gasto para el club”. Un alto gasto para un Segunda Autonómica, “pero la temporada se programó para ascender, a diferencia del año pasado que fue una toma de contacto”

Presión por el ascenso y dificultad en la gestión del vestuario

A la hora de analizar su actuación en el equipo esta temporada, afirma que ha sentido “más presión que nunca”. Pero matiza que “es una presión que me ponía yo mismo al ver a mi equipo ahí arriba, no era externa”. El técnico consciente del equipazo del que disponía sentía la necesidad de ascender, “con jugadores contrastados cómo Futre o Mateo la responsabilidad era mayor que la temporada pasada”.

Con total cordura, Sahuquillo nos comenta el porqué de la obligación de ascender poniendo como ejemplo a otro equipo conquense. “Así como Villalpardo, que tiene 20 jugadores del pueblo, podía subir o no, porque saben que si sigue ese grupo si no ascienden este año será el que viene, y sino al otro, pero aquí era o ascender o todo a la mierda”. Además argumenta el porqué de esta circunstancia, “lógicamente no va a venir un coche o 2 de Cuenca para mantenernos en esta categoría ¡Por el amor de Dios! Eso sería impensable”.

En este tema la temporada también ha sido compleja la temporada para el míster campillano, ya que ha tenido que gestionar un vestuario con una compleja dualidad. Por un lado los jugadores conquenses que cobraban mensualmente, y por otro los campillanos que jugaban gratis. Pero Rubén afirma que “lo ha llevado bastante bien y “chapeau” por los del pueblo que han respondido genial”. Para gestionarlo, Sahuquillo tuvo que recurrir a su lado más psicológico, “tienes que hacerles ver que si los de fuera cobran es porque merecen un incentivo para echarnos una mano, mientras que ellos luchan por su pueblo”. Asegura que ha sido su “año más complicado a nivel de gestión de vestuario y que ha tenido que currárselo mucho para mantener a la plantilla unida”.

Pero no todo el monte es orégano y Rubén es consciente de que “no les puedes exigir lo mismo a los que no cobran que a los que sí obtienen remuneración”. En este aspecto sí que alberga alguna queja hacia los conquenses, ya que “en muchos partidos han ido andando, creyendo que ganaríamos sólo con el nombre”.

Cómo gran conocedor de la categoría sabía que “si no corrían no ganarían los partidos, y esto fue lo que sucedió en Villagarcía precisamente”. Además encontró dificultades a la hora de mentalizar a los jugadores de categoría superior. El técnico afirma que “es muy difícil llevar a jugadores de esa categoría porque hasta que se dan cuenta de que están donde están…”. Para conseguirlo, Sahuquillo empatizaba con sus futbolistas, “Les decía ¡oye! Que yo también estoy preparado para entrenar más arriba, ¡pero estoy aquí! Y si estoy aquí o es porque no valgo o porque no me conocen…” De esta forma, sus jugadores podían ser conscientes de que “estábamos en la última categoría del fútbol castellanomanchego”.

Hasta aquí el repaso de Rubén Sahuquillo a esta temporada del AD Campillo, el próximo lunes podrán leer la segunda parte de esta entrevista. En ella, el técnico campillano nos hablará del polémico Sector Botellín y además analizará su futuro, en principio alejado del club de Campillo de Altobuey. ¡No se lo pierdan!


Comentarios

2 Comentarios

  1. la aficion… algunos un pokito marikitas…jejeje! pero tambien esta klaro que yo con una aficion asi… me dejo los huevos en el campo. bien ruben bien, me a gustado tu critica… pero tienes que ser todavia mas critico contigo y saber escuchar… te lo e dicho muchas veces y no hacias caso… recuerdas esto que te he dicho en varias ocasiones: NO PINTAS NADA ! NO PINTAS NADA! y tu asumias kon la cabeza reconociendolo, pero al finde siguiente iden de lo mismo. PARA LA PROXIMA TEMPORADA: ESCUCHA, MIRA,REFLEXIONA Y SOBRE TODO MANDA, SE TU EL DUEÑO DEL VESTUARIO…
    Tu eres el entrenador y se hace lo que tu dices, si sale bien como si sale mal. A otra cosita, no busques nombres, busca gente competitiva y con ganas de jugar al futbol. un saludo Ruben.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here