Inicio Noticias Fútbol Soledad Carretero: «Renuevo porque es el sitio donde quiero estar»

Soledad Carretero: «Renuevo porque es el sitio donde quiero estar»

Soledad Carretero, futbolista conquense, renueva por cuarto año en el C.D. Las Rozas.

La futbolista conquense Soledad Carretero Segarra jugará por cuarto año consecutivo en el primer equipo femenino de Las Rozas Club de Fútbol de Madrid, equipo de categoría Preferente en el que la joven de 27 años afirma sentirse “querida y valorada”.

El inicio de la joven conquense con la pelota se remonta a su infancia, época en la que ya jugaba en el equipo de fútbol sala del Colegio Público Fray Luis de León de Cuenca. Desde los 9 a los 14 años la joven se dedicó al tenis, deporte en el que se profesionalizó en el Club Nuevo Tenis Cuenca siendo jugadora y entrenadora del mismo: “soy deportista de toda la vida”. A los 14 años, la futbolista volvió al campo en fútbol 11 de la mano de la U.B. Conquense Femenina, sin embargo, cuando el equipo quedó sin presupuesto, crearon el C.D.E. Pozo de las Nieves, donde jugó hasta los 18.

Los 18 años coincidieron con el comienzo de los estudios universitarios de la futbolista: “dejé todo”. En su nueva etapa de estudiante afirma haber jugado “deporte universitario: fútbol sala, fútbol 7 y baloncesto federado”. Así, en 2016, año en el que finalizó sus estudios de máster, se incorporó al C.D. Palestra Atenea, “un equipillo de fútbol 11 en Madrid” en el que “hice amistades que me llevaron, en 2017, a acabar en Las Rozas”.

En 2017, Las Rozas Club de Fútbol “estaba en regional, esa temporada ascendimos a preferente”, explica Soledad. Desde la temporada 18/19, el equipo juega en preferente siendo esta su tercera temporada en dicha categoría: “tenemos como objetivo ascender a nacional”. La futbolista relata que esta será su cuarta temporada en el equipo: “renuevo porque es el sitio donde quiero estar, soy una persona muy fiel a los colores. Si logramos ascender quiero que sea con Las Rozas, con quien empezamos el proyecto. Hay una base de jugadoras que llevamos estos tres años juntas que, para mí, más que compañeras, son amigas, me hacen sentir bien, me gusta jugar con ellas y creo que ascender sería la guinda de todo el esfuerzo de estos años. Además, los refuerzos que han llegado de nuevas jugadoras de estos últimos años son chicas que se han adaptado super bien y hay mucha calidad. En general, un grupo muy bueno y eso es lo más importante para mí”.

Soledad cree firmemente que lo que caracteriza a la plantilla de Las Rozas es “el sentimiento de grupo que hay”: “pienso que es el pilar fundamental en vestuario, a partir de ahí, con cultura de esfuerzo y sumando calidad individual, que la hay, con juego en equipo podemos ser ambiciosas de cara a esta temporada”. La conquense sostiene orgullosa tener “mucha confianza en este equipo”. Además, destaca el buen hacer del entrenador del equipo, David Herero, así como de su cuerpo técnico. Destaca también la implicación que ha tenido su presidente, Ángel Campos, en el largo camino que ha supuesto fomentar la profesionalización del fútbol femenino. “Tenemos un proyecto desde que entramos, el de ascender a nacional, y creo que lo podemos conseguir”, concluye.

La conquense considera el fútbol una forma más de “ocio”, en cambio, afirma ser “una persona que me gusta competir, el juego en equipo, el cómo lo vivo. Cuando entreno o juego son dos horas en las que se me olvida todo, me desestreso, me siento plena”. La joven aclara que el hecho de que el fútbol no sea para ella más que mero ocio se debe que es ingeniera: “soy ingeniera y mi prioridad es mi trabajo y mi vida en Madrid. Mi compromiso es el fútbol, entrenamos tres días a la semana y competimos los domingos. Es un sacrificio hoy en día, pero me compensa muchísimo.”

El año pasado, el equipo femenino que “acogió maravillosamente” a la futbolista quedó a las puertas del ascenso tras dos años en los que jugaron en Preferente. La cancelación de la liga provocada por la pandemia mundial resultó “muy duro” para Soledad, pues jugar al fútbol es su “forma de despejarme del estrés del trabajo tras estar nueve horas sentada en una silla frente a un ordenador. Estar encerrada en casa, sin poder salir, sin poder ver a mis compañeras, sin las risas, los entrenos… Parece muy simple correr detrás de un balón, pero a mí me da la vida”. La futbolista siente un gran vínculo con el que considera su club, el cual siempre ha cubierto a sus jugadoras de todos los gastos derivados de las fichas, árbitros, equipaciones y aporte económico al transporte. Sin embargo, la crisis sanitaria ha dificultado esta ayuda por falta de patrocinio, por lo que Las Rozas Femenino busca apoyo financiero para la nueva temporada.

Del mismo modo, Soledad lanza un mensaje a todas aquellas niñas que, por su condición de género, se sientan cohibidas a la hora de jugar a un deporte clasificado socialmente como “de chicos”. “Lo primero que les diría es que jamás se sientan reprimidas ante nada. Cada uno tiene que hacer siempre lo que desee. En el deporte no hay géneros, en la vida tampoco. Todo ser humano es perfectamente capaz de hacer lo que se proponga, más aún en el ámbito deportivo”.

Comentarios