Inicio Noticias Fútbol Borja Collado: Una vida de `ascensos´ y lesiones

Borja Collado: Una vida de `ascensos´ y lesiones

Borja Collado anunciaba hace varios días que dejaba el fútbol y colgaba las botas de manera anticipada, debido a una lesión de tibia y peroné. El jugador que hasta el momento vestía la elástica rojiblanca del CD Pedroñeras, tras dos temporadas en tierras ajeras y con pasado en innumerables conjuntos, colgaba las botas.

Borja cuenta que sus primeros pasos los dio en el equipo de su barrio en tierras madrileñas. Con la temprana edad de siete años, el Rayo Vallecano llamó a su puerta, junto a la de su hermano y un amigo en común. Ambos fueron a probar con el cuadro de la franja, en el que causaron una grata impresión y pidieron a los jugadores que se quedasen. En el caso de Borja, surgía un problema, ya que tenía la edad de prebenjamín y en esos momentos, el cuadro madrileño no contaba con esa categoría. Por suerte, se fundó el prebenjamín esa campaña.

La relación con el Rayo Vallecano, continuó alargándose, ya que Borja permanecería hasta la etapa de Juvenil División de Honor. Tras finalizar la campaña, el Getafe requirió sus servicios y el jugador se enfundó la elástica blanquiazul. En su segundo año de División de Honor, Collado mostró un gran nivel, lo que le valió un contrato con el Getafe B.

Esta etapa Collado la recuerda como «una experiencia increíble, ya que de manera habitual compartíamos entrenamientos con el primer equipo, que estaba en primera y además era un buen equipo. Fue el Getafe de Laudrup». Tras esta gran experiencia, el jugador decide salir de tierras madrileñas y comienza lo que realmente podría denominarse como el comienzo de su `andadura en el mundo del fútbol´.

En el primer sitio que recala es el Cacereño, donde consigue un histórico ascenso a Segunda División B, que propio jugador califica de «maravilloso». Durante la siguiente campaña, sale en el mercado invernal en busca de minutos, para llegar a Villarrobledo. Con el conjunto rojillo permaneció media temporada, para más tarde volver a salir dirección Extremadura. En este caos, Villanueva de la Serena es el lugar elegido.

En el Villanovense consigue otro histórico ascenso a Segunda División B, donde consiguen quedar campeones, realizando una magnífica temporada. A pesar de ello, tan sólo permanece en tierras extremeñas un año, para volver a Villarrobledo.

En el Villarrobledo permaneció durante tres temporadas, donde no se consiguió el ascenso, pero en dos de ellas los rojillos entraron en playoff en unos años que Borja califica como «muy bonitos».

Tras finalizar su periplo en Villarrobledo, Collado volvió hacer las maletas para cambiar totalmente de zona y marcharse al Arandina. En tierras burgalesas consigue un nuevo ascenso a Tercera División, aunque decide volver a Villarrobledo.

Tras la vuelta a Villarrobledo, jugaría dos playoff y en el segundo de ellos, por fin conseguiría el tan ansiado ascenso a Segunda División B. Un ascenso que señala como «especialmente bonito y especial para mí en un sitio maravilloso, en el que tengo todo. Mi familia, mi novia y en un futuro mi hija». Un ascenso que en Villarrobledo más allá de considerarlo como histórico, siempre se ha tildado de `heroico´.

Continuaría en Villarrobledo durante la siguiente campaña, hasta que una pandemia mundial parase el fútbol. Durante la siguiente campaña, pone rumbo a tierras ajeras, sin saber que entraría en el ocaso del final de su carrera.

La realidad es que la primera de las temporadas en Pedroñeras no fue nada fácil, con un complicado inicio, que llevo al cuadro rojiblanco pierde la categoría y cae hasta Preferente.

Durante la pasada campaña, lo intentó el Pedroñeras hasta el final en busca de entrar al playoff, pero sin llegar a poder consumarlo.

En lo referido a su etapa en Pedroñeras y que a posteriori ha sido su última en el fútbol, Collado afirma que «sólo tengo palabras de agradecimiento hacia Pedroñeras». Principalmente ha querido destacar el trato recibido, «me han tratado como un familiar, que no como futbolista. Le tengo mucho cariño a toda la directiva, cuerpo técnico y en general, toda su gente».

Borja Collado ha querido hacer un balance de su carrera, reconociendo que «dejar el fútbol al final te da mucha pena». Aún así, también ha querido ser realista, «he tenido mucha suerte en el fútbol. He podido conseguir cuatro ascenso y jugar seis, siete playoff. Es algo muy complicado en el fútbol».

Por otra parte, el jugador cuenta que «toda la suerte que he tenido en ese aspecto no la he tenido con las lesiones». Cabe destacar que Collado ha tenido dos roturas de ligamento cruzado, una de menisco, una rotura de nariz…Como el propio jugador ha señalado «está rotura de tibia y peroné, ya me ha terminado de rematar».

Borja no engaña a nadie y se muestra «triste porque al final son 25 años ligado al futbol y cuesta, no te voy a mentir».

En lo referido a la lesión actual, el ya ex futbolista cuenta que «el avance es bueno, ya que me acaban de quitar una muleta en el mes y medio que llevo. Si todo va bien, en alrededor de tres semanas podré quitarme la otra muleta e ir cogiendo fuerza».

Por último y para finalizar, Borja ha querido también agradecer «el poder contar con un trabajo y también mencionar a Fernandito (compañero en la AD San Clemente), ya que en su empresa es donde tiene trabajo. Agradece «el trato que me han dado durante estos meses y como me han apoyado, tanto él como su familia. Les estoy muy agradecido». Por ello, mira de cara al futuro recalcando que «es momento de centrarse en otras cosas, como por ejemplo, el futuro nacimiento de mi hija».

Comentarios