Inicio Fútbol Categorías inferiores El Ciudad de Cuenca peleó pero cayó ante Toledo

El Ciudad de Cuenca peleó pero cayó ante Toledo

Marín con el balón.

El partido acabó con un resultado que no fue del todo justo. El Ciudad de Cuenca perdió ante Toledo, pero mereció más. Los chicos de Angulo disputaron un partido en el que le castigó la poca efectividad de cara a puerta.

Y todo pudo haber cambiado en la primera jugada del partido. A los treinta segundos del partido el linier levantaba la bandera y anulaba el primer gol del Ciudad de Cuenca. Y hasta el minuto nueve no llegaron las ocasiones. Y que pena que así fuera, pues un error de Sevilla en la salida del balón costó el gol a los morados. Oliva, el mejor jugador del Toledo, servía un centro que rebotaba en un defensor morado. Tarifa, el delantero que por allí andaba, aprovechó para hacer subir el primer tanto.

Con esta situación entraron las dudas conquenses. Con ellas, el equipo se vino abajo y se fallaba lo que antes se hacía bien. En un córner que Toledo remató al palo, despertaron. Desde entonces volvieron a llegar las ocasiones.

Cristian tuvo la más clara para el Ciudad de Cuenca, en un centro de Sevilla. El balón salió por poco. También la tuvo Toledo, en una falta lateral que se quedó corta y con la que montaron el contragolpe. Acertado Iván, desechó la ocasión.

En la segunda mitad llegaron los mejores momentos morados. Sobretodo en los primeros 15 minutos. Ahí la volvió a tener Cristian. Un centro bien servido lo intentó rematar de primeras, fallando así la ocasión. También Miguel, en un fuerte disparo que paró el portero y llegó a impactar en el poste. A la salida del córner, Kiko no llegó a rematar por milímetros.

Pero llegó el golpe de mala suerte. El Toledo no perdonó su ocasión. Alejandro Moreno, que entró en la primera mitad, consiguió ganar un balón cerca del área. De tacón, dejó el balón a Álvaro Cano que marcó el segundo.

Con el segundo en el marcador, el Ciudad de Cuenca se fue arriba, pero sin suerte. A la contra, los toledanos hacían daño. Tanto que Oliva llegó a lanzar un disparo desde 35 metros a la escuadra.

En el 86, llegó la sentencia. Otro fallo en la salida de balón, esta vez de Cillo, sirvió para que montaran la contra. Desde la banda, Oliva dibujó una parábola perfecta que se alojó en la meta de Aceñero.

No se bajaron los brazos y en una buena jugada entre Sergi y Cillo, filtraron un balón a Cristian. Cuando iba a marcar, le arroyaron. En el penalti llegó el gol que maquillaba el resultado.

Angulo, entrenador del Ciudad de Cuenca, quiso valorar el partido. «No estuvimos bien ni mal, falta confianza pero en cuanto se ganen dos partidos seguidos esto se levanta sin problema».

Comentarios