Inicio Fútbol Categorías inferiores Un Conquense Juvenil Nacional cargado de bajas recibe en La Fuensanta al...

Un Conquense Juvenil Nacional cargado de bajas recibe en La Fuensanta al Torrijos en la lucha por los puntos para la siguiente fase

El Conquense Juvenil Nacional juega el domingo a las 11:30 contra Torrijos el partido aplazado de la semana pasada por positivo en el equipo toledano.  Al no haber disponibilidad en otros campos y por intentar premiar a los chicos con un partido a lo grande, el duelo se disputará en La Fuensanta.

El Torrijos físicamente es uno de los equipos más fuertes de la categoría con mucha gente de tercer año de mucha experiencia y gran envergadura. Son un conjunto peligroso en balones divididos y jugadas de estrategia y además tienen mucha presencia en el campo.

No realizan un juego combinativo fluido desde atrás, pero se centran en jugar en campo contrario y buscando las segundas jugadas donde se encuentran más cómodos. Arriba tienen jugadores como Cabañas o Diego Alcázar que son muy determinantes. Este último es un delantero con envergadura que corre bien al espacio y cae bien a las bandas. En el centro del campo cuentan con dos mediocentros muy posicionales que abarcan mucho campo y son fuertes en las disputas.

Torrijos al igual que el Conquense, ya está clasificado para la fase de ascenso y viene a Cuenca sin jugarse posiciones pero sí los puntos para acumular de cara a la siguiente fase que son muy importantes.

El equipo de Iván Rubio viene con ganas de disfrutar de La Fuensanta y conseguir esos tres puntos que para la siguiente fase les vendrían muy bien, sobre todo después de las últimas dos derrotas contra Azuqueca e Illescas.

Viene el juvenil de la Balompédica con una buena acumulación de bajas para este partido. José Carlos sigue recuperándose tras su operación del ligamento cruzado, Nexo tiene un edema óseo en la rodilla y es posible que se pierda lo que resta de año, David con un esguince de tercer grado en el tobillo que lo aleja de los terrenos esta temporada, Navalón con problemas de espalda y que lleva varias semanas sin entrenar, Novalbos que se lesionó el miércoles de la rodilla y tiene mala pinta su pronóstico.

Anda justo de gente por tanto el equipo conquense pero está todo por decidir para poder luchar por un ascenso a División de Honor que siempre es especial y bonito para cualquier futbolista juvenil.

 

Comentarios