Inicio Fútbol Categorías inferiores El Conquense Juvenil Nacional empieza con buen pie la fase de ascenso...

El Conquense Juvenil Nacional empieza con buen pie la fase de ascenso a División de Honor ganando al Sporting Alcázar en La Fuensanta

Ambientazo de fútbol en La Fuensanta para ver a un Conquense Juvenil Nacional cargado de bajas pero repleto de ilusión. Fuera de su hábitat habitual del Joaquín Caparrós, los de Iván Rubio hicieron suyo el césped y las dimensiones del campo hicieron más grande a un equipo que aspira a ser enorme.

El Conquense se impuso por 1-0 al Sporting Alcázar con un solitario gol de Soso tras una gran jugada individual de Agustín. Partido muy físico por el tamaño de La Fuensanta al que no están acostumbrados los juveniles de la Balompédica.

Salió el Conquense dominador y los primeros compases se jugaron en el campo de un Sporting Alcázar que solo podía correr tras el balón y achicar aguas en el chaparrón. Los alcazareños buscaban desesperadamente a su delantero Santi al espacio pero no lograban acercarse a la portería de Musti con claridad ni ocasiones.

Sin embargo, era un incordio el atacante para la defensa blaquinegra siempre cayendo al espacio, jugando bien de espaldas y sacando a los centrales de posición. Dos veces levantó la bandera el línea a Javi, las mismas que se quejó La Fuensanta cuando el delantero se quedaba solo.

Los veinte primeros minutos fueron completamente de dominio balompédico haciendo suya la posesión y sin dar opciones de acercarse a su rival, pero con el paso de los minutos, la incisión y la profundidad empezaron a menguar. Tampoco sufría el equipo de Iván Rubio con un Álex imperial en el corte y que además aportaba salida de balón con buen criterio.

Pero empezaba el Sporting Alcázar a sacudirse la presión y a encontrarse algo más cómodo a la hora de pisar campo rival. Se fue diluyendo por tanto el arreón inicial para terminar unos últimos minutos de la primera parte con control de los locales pero muy lejos de la portería contraria.

Segunda parte

La segunda mitad partió con polémica. En un balón a la espalda de los centrales, Agustín se quedaba solo y el portero, en la salida, arrolló al atacante conquense fuera del área. El colegiado consideró que era amarilla al no interpretarlo como ocasión manifiesta de gol con un público ostensiblemente enfadado con la decisión. Esa misma falta la pegó con magia Mayordomo pero la pudo sacar Diego in extremis.

Pero ya se cocía el gol para el Conquense y el propio Agustín estaba lanzado. En el minuto 60, en una espectacular jugada  por línea de fondo, dribló a su par y la puso en el área para que Mayordomo sirviera a Soso y este con sangre fría, definiera a la perfección ajustando al palo. Premio para los de Iván Rubio que habían tenido el control, pero no habían obtenido premio.

Pero reaccionó el Sporting de Alcázar y otra vez Santi era el que agitaba todo. Primero se quedaba solo ante Musti pero se encontró con la bandera levantada. Después se quedó completamente solo pero no contaba con que el portero de la Balompédica le iba a ganar la acción con una pierna firme y contundente.

Se animó el partido con los de Alcázar en busca del empate y un Conquense buscando cerrar el partido. Y fue de nuevo Agustín el que la tuvo en un balón a la espalda de la defensa buscando su velocidad en que se volvió a quedar solo. En esta ocasión, el control se le fue largo y la manifiesta ocasión al limbo.

Dio entrada Iván Rubio a Villena, Willy y Marcos para intentar sujetar balones arriba y aprovechar la velocidad en las contras. En una de esas y tras una buena acción de Soso, dispuso el Conquense de una doble ocasión. Primero Marcos no acertó a rematar un centro y después Samu se encontró con el portero en un disparo desde fuera del área.

Faltaban veinte minutos para el final y estaba cómodo en el repliegue el Conquense y salía con peligro cuando podría estirarse en ataque. Las pocas opciones del Sporting Alcázar las desbarataban  con contundencia Álex y Miguel Ángel que se mostraron seguros en los momentos decisivos.

Calambres, caras de cansancio y piernas pesadas fueron tónica general en los últimos diez minutos donde las dimensiones de La Fuensanta ya hacían mella en el fútbol y en las fuerzas de ambos equipos. Los hombres de refresco llevaron el peso de un partido que agonizaba sin fuerzas y ahí Marcos, Villena y Willy se hicieron más potentes con las piernas más frescas.

Supo gestionar mejor las reservas el cuadro de Iván Rubio llegando más entero y obligando al rival a meterse en su campo. Otra vez Marcos la tuvo, solo contra el portero al que, de hecho consiguió driblar, pero se acabó quedando sin campo. La nota negativa fue la expulsión de Álex por doble amonestación a un minuto de concluir el encuentro.

Finalmente tres puntos que sirven para arrancar la fase de ascenso a División de Honor de la mejor forma posible. Se pone el Conquense con 41 puntos y además el Albacete “B” empató a uno en casa contra Torrijos. Los de Iván Rubio siguen con los sueños intactos antes de viajar la próxima semana para visitar al Atlético Puertollano.

Comentarios