Inicio Noticias Entrevistas Sergio Blanco: «El objetivo número uno este año es asentarnos y ver...

Sergio Blanco: «El objetivo número uno este año es asentarnos y ver dónde nos pone la liga»

Con nervios, pero con el impulso suficiente para afrontar un reto saltando dos peldaños de golpe. Sergio Blanco se pone al frente por primera vez de un equipo femenino y sénior: El Conquense femenino. Doble esfuerzo al que se enfrenta el que ha sido coordinador de las escuelas de este club. Conocedor de la casa y del desafío que le llega, lo acoge con ganas y con la ilusión de poder solidificar un proyecto que ya ha asentado sus pilares.

Tras su andadura por equipos de fútbol base, ahora se atreve a dar este paso cualitativo sin vértigo, aunque con prudencia. La primera toma de contacto con el nuevo equipo femenino ha sido una grata sorpresa y espera poder disfrutar de ella toda la temporada.

 

¿Cómo se ha forjado tu llegada al Conquense femenino y cómo afrontas este reto?

Pasé de coordinar la escuela de fútbol a dirigir la cantera del club y eso incluía también la parte femenina. Viendo cómo cuadrábamos a los entrenadores que teníamos y viendo que a mí me hacía ilusión entrenar al equipo femenino una vez que se había quedado vacante la posición, reorganizamos y todo el equipo decidimos que me hiciera cargo de este proyecto.

Es la primera vez que me pongo al frente de un equipo femenino y también de un equipo sénior.Siempre he trabajado la base, llevo 25 años, pero nunca había tenido esta oportunidad y tengo mucha ilusión porque esta generación de chicas es muy bonita.

El equipo este año se enfrenta a muchos cambios. Uno de ellos es la remodelación del bloque: algunas jugadoras se han ido y otras regresan a casa. ¿Cómo vas a gestionar la plantilla teniendo en cuenta esta coyuntura?

Ha habido bajas bastante sensibles de gente que ha sido referente en el fútbol femenino de los últimos años. Obviamente se les echará de menos. Pero viene una generación de chicas jóvenes que ya lo estaban haciendo bien con Iván Mateo al frente y ahora con más experiencia y edad seguro que este año también lo hacen muy bien.

Incorporamos a Sheila y a Elena, que regresan este año tras haber pasado por el club. Retomamos también a Nerea y a Paola, que viene de Tarancón. Es una plantilla joven y bastante preparada para afrontar la categoría.

¿Seguirán llegando refuerzos en los próximos días?

Si hay oportunidad de incorporar a alguien que mejore lo que tenemos y obviamente que el club pueda hacer frente lo haremos. Pero no nos volvemos locos. La idea es dar salida a todas las chicas de Cuenca y la comarca y que sean ellas las protagonistas. Incorporaremos a gente de fuera si nos mejora, teniendo en cuenta que somos un club aficionado y en el femenino las inversiones no son tan grandes como en el masculino. Si no, con la plantilla que tenemos en el Conquense femenino podemos competir.

El año pasado se consiguió el ascenso a Preferente. Aumenta el nivel de exigencia. ¿A qué dificultades se enfrenta el equipo este año?

La exigencia máxima es que, a diferencia de otros años, todas las jornadas van a ser duras. Preveo una liga muy igualada en la que los equipos estén a la par y los partidos se decidan por resultados muy ajustados. Otros años había un grupo de equipos que competían entre ellos y luego otros que te planteaban partidos más sencillos. Pero este año todos los partidos van a ser exigentes.

Tras varias temporadas peleando por el ascenso a Primera Nacional, ¿este año te marcas el mismo objetivo?

Como es una liga de primera creación, es una incógnita cómo llegan el resto de los equipos. Serán equipos de un nivel similar al nuestro. De momento el objetivo es ir semana a semana, ver el nivel de las chicas y que vayan mejorando su nivel individual porque todavía tienen mucho nivel de progresión. Son jóvenes y todavía pueden mejorar mucho más. El objetivo es estar lo más arriba posible siempre. Si la liga nos va poniendo arriba y estamos a tiro del ascenso vamos a ir a por él, pero no es el objetivo número uno. El objetivo número uno este año es asentarnos y ver dónde nos pone la liga.

En cuanto al club, en el proyecto femenino sí que nos hemos marcado que en un par de años sería ideal poder atacar la categoría nacional y asentar un equipo de Cuenca en Primera Nacional. Si se puede conseguir este año genial. Si no, no pasa nada. El objetivo es que las chicas sigan creciendo.

Por tu labor de coordinación de las escuelas del Conquense, conoces al equipo. ¿Tienes ya en mente qué aspectos necesita mejorar para conseguir los objetivos fijados?

El club hace unos años no tenía estructura femenina. Gracias al trabajo de muchas personas se ha ido creando y cada vez es más sólida. Se ha hecho un equipo y ahora contamos como novedad con un equipo filial, que va a empezar en categoría regional. Además, en las escuelas tenemos a las pequeñas, ahora van viniendo más y con mayor nivel. El objetivo es mejorar todos los escalones para que las generaciones de jugadoras en Cuenca sean cada vez mejor.

Queremos también tener más controlado a nivel provincial a las chicas que van jugando al fútbol para que el Conquense sea un referente en el fútbol femenino regional. Ahora hay equipos como el Albacete o la Solana, que son los que marcan la punta en Castilla-La Mancha. La idea es que el Conquense pueda estar ahí también. Así, las chicas que quieran crecer dentro del fútbol femenino podrán tener al Conquense como referencia.

¿Cómo va a funcionar el proyecto de filial femenino, nuevo en esta temporada y en la historia del club?

Va a funcionar como un equipo igual que el femenino, protagonizado por las jugadoras de la siguiente generación. Todas las jugadoras que ya pasan de Interescuelas y que no tienen un sitio intermedio al que ir antes de pasar a sénior (porque en Castilla-La Mancha no existe una liga juvenil femenina) tendrán aquí cabida. Estos años de atrás identificábamos que muchas chicas, al tener que dar ese paso, dejaban el fútbol porque todavía son muy jóvenes para jugar con el primer equipo, pero también son lo suficientemente jóvenes como para progresar.

Necesitábamos ese escalón intermedio para que las chicas puedan ir mejorando tranquilas, sin la presión de la competición. Es un paso gigante, porque así el primer equipo tiene un apoyo debajo para cubrir las eventualidades de la temporada. A la vez las chicas tienen un espacio en el que ser protagonistas, jugar muchos minutos y continuar su desarrollo. Con esos años de formación irán dando el salto poco a poco al primer equipo.

El día 11 de agosto comenzasteis la pretemporada. ¿Cómo ha sido la primera toma de contacto?

Muy buena. Se les ve con mucha ilusión y ganas, con un ritmo de entrenamiento muy alto. Estoy muy contento porque mostraron una actitud de querer trabajar y esforzarse. Al final es lo único que se les pide, los resultados dependen de otros equipos. Se nota que tienen ganas de seguir creciendo y de trabajar. Es un grupo que tuvo que dar un paso al frente desde muy jóvenes y aunque algunas parece que lleven muchos años jugando en el primer equipo solo tienen 20 años. Ellas son conscientes de que pueden seguir aprendiendo. La armonía es muy buena, se conocen casi todas desde siempre y creo que va a haber un grupo de trabajo muy bueno.

Nuevo proyecto con nuevo cuerpo técnico. ¿Cómo está configurado?

Con Marcos de la Cruz llevo trabajando cuatro temporadas. Es un profesional de este deporte: estuvo en el Guadalajara y ahora por diferentes motivos no puede estar tan vinculado al fútbol profesional masculino. Ha estado conmigo ayudándome en la cantera porque tiene mucho que aportar a la gente joven.

Luis Martínez tuvo su primer contacto como profesional en la Balona. Él es un profesional de la actividad física y tiene las titulaciones de entrenador. Hablaba con él y sabía que tenía muchas ganas de entrar en un cuerpo técnico de fútbol. Le propuse la idea y me dijo que sí. Nos va a aportar muchísimo porque conoce muy bien este mundo tanto a nivel de entrenamiento físico como de acondicionamiento para recuperarse de lesiones.

En cuanto a Jesús Rubia (preparador físico) y Ángel Herreros (preparador de porteros), están los dos con el primer equipo. Han dado el paso para echarnos una mano. Un lujo contar con ellos.

Con Irene Palomo trabajaremos desde el filial. Lleva mucho tiempo trabajando con las chicas, conoce a esta generación muy bien y es una gran profesional. Sabe mucho y tiene muchas ganas. Es un equipo de trabajo muy bueno.

 

 

Comentarios