Inicio Noticias Fútbol sala Un VivoCuenca mermado por las bajas acaba perdiendo ante el Mora en...

Un VivoCuenca mermado por las bajas acaba perdiendo ante el Mora en el último partido de liga

Los de Luis Saiz perdieron por 2-4 en un encuentro en el que aguantaron hasta que las fuerzas dieron de sí, ya que las bajas por sanción y lesión los tenían muy mermados. Además de ello, los rivales tenían que ganar para salvar la categoría, por lo que era una final para ellos y eso se notaba en cada acción, donde la intensidad era máxima.

Pese a todo ello, comenzaron dominando los conquenses y teniendo las primeras ocasiones, en el minuto Carlos Valero pudo poner el 1-0 en un remate en el segundo palo en el que no acertó con la red, aunque poco a poco los visitantes fueron haciéndose dueños del choque y en el 11′ Bruno Vicario falló en una acción solo ante Josete. Un minuto después quien la tuvo fue Armando Montoya con un disparo al palo, sin duda, el ‘6’ del Mora fue uno de los mejores desde el puesto de pivote.

Aunque los conquenses sabían sus armas y esperaban atrás para cortar la línea de pase a pivote, lo que provocó un robo de Budia en el minuto 13, que se la dio a ‘Valen’ para que este a placer marcara el 1-0. Parecía que con ese resultado se iba a llegar al descanso, pero a 20 segundos del final un lanzamiento de Alfredo Rodríguez dio en el palo y en el rechace Armando Montoya de cabeza empujó a la red lo que suponía el 1-1.

En la segunda mitad, salieron más dominadores los morachos, sabiendo todo lo que se jugaban, aunque las mejores ocasiones estuvieron en las botas de ‘Valen’ para el VivoCuenca. La mejor en el minuto 28, que tras quedarse solo delante del portero, lo regatea y su lanzamiento termina en la cepa del palo.

Un minuto después los que no perdonaron fueron los morachos, Alberto Galán recogió un rechace para poner por delante a su equipo. Sin tiempo para recuperarse de ese gol, Armando Montoya con un fuerte latigazo ponía el 1-3 que daba tranquilidad a los suyos.

Aunque Sergio García, sin duda uno de los jugadores de más calidad de los conquenses, lograba acortar diferencias en el minuto 34 tras una buena internada dentro del área y una definición de cuchara sobre el portero visitante. Con el 2-3 el equipo de Luis Saiz se podía meter en el partido, pero nada más sacar de centro del campo, Gabriel Ruiz se fue a buscar la portería de Josete sin que nadie le pudiera parar y marcando el 2-4.

Con esa diferencia de dos goles, los conquenses jugaron con portero-jugador, aunque tuvieron que quitarlo cuando ‘Valen’ vio la segunda amarilla por protestar, lo que les dejaba con un jugador menos durante dos minutos, en los que solo pudieron defender y aguantar las fuerzas para no encajar ningún gol más. Solo los pulmones de Nacho Chicano aguantaron en la presión, pero el resultado ya no se movió.

Acaba así una temporada del VivoCuenca en la que se ha salvado con solvencia en esta fase de permanencia, pero en la que se han quedado con la miel en los labios de haber podido luchar por el ascenso, algo que quizás merecían por lo visto en la pista, pero que los fallos en momentos puntuales y la inexperiencia en la categoría les ha pesado demasiado.

Comentarios