Inicio Noticias Fútbol sala Los motivos para creer en el FS VivoCuenca

Los motivos para creer en el FS VivoCuenca

Ni el FS VivoCuenca era un ‘superequipo’ cuando eliminó al Ciudad de Móstoles (equipo de Segunda B) en penaltis y rozó la gesta ante el Atlético Mengibar (Segunda División) en la Copa del Rey, ni ahora es un equipo de media tabla como marca la clasificación liguera. Lo cierto es que los azulones no han encontrado la regularidad en lo que va de campaña por diversos motivos (lesiones, la exigencia de la Copa del Rey, jugadores todavía encontrando la forma…) ni tampoco les está acompañando la fortuna (lo que antes entraba, ahora da en el palo; lo que antes daba en el palo, ahora entra…). Aun así, queda mucha liga y hay motivos para creer.

Recuperación de jugadores

Es el primer punto y, seguramente, el fundamental. Porque el FS VivoCuenca ha debido completar convocatorias con jugadores del filial y/o juveniles que, sin desmerecer ni mucho menos su desempeño, habla a las claras de las bajas que están asolando a un club que cuenta en su primer plantel con 14 jugadores. Algunos de ellos, caso de Adrián de Julián o Dani Martínez, encima se van a prolongar su ausencia ante la imposibilidad de ser vistos antes por los servicios médicos.

Esto también influye en los entrenamientos, al no contar con todos los efectivos, y por supuesto a la hora de coger el ritmo, porque algunos jugadores están participando de manera excesiva en algunos partidos y apenas están teniendo descanso a causa de la exigencia del inicio de temporada.

Calendario complicado

Las primeras diez jornadas de liga han enfrentado al FS VivoCuenca ante los grandes favoritos a la pelea por el ascenso -salvo el Viña Albali Valdepeñas B-. Y los conquenses han competido contra todos ellos, pero cabe recordar que estos enfrentamientos directos han llegado cuando más cargadas tenían las piernas a causa de las tres semanas que jugaron entre semana un choque de la Copa del Rey que, no olvidemos, dos de ellos acabaron en prórroga con lo que eso conlleva.

No hablamos de jugadores profesionales que al día siguiente recuperen en el gimnasio o en la clínica de fisioterapia, sino que todos ellos deben cumplir con su trabajo. Una situación que viven los otros clubes del grupo, pero lo que no han vivido son esos tres partidos de Copa del Rey, por lo que la buena actuación copera ha acabado pesando en exceso por la carga física y mental de la plantilla azulona.

Falta de gol

No es habitual que los conquenses tengan apenas una media de 2’9 goles por partido. Una muestra es que en Guadalajara, en su último partido, no llegaron siquiera a marcar a pesar de las múltiples ocasiones, un hecho que solo vivieron en una ocasión la pasada campaña allá por el 28 de enero de 2023 en casa del Olías.

Más raro todavía si nos vamos a los números del FS VivoCuenca en sus cuatro años en Tercera División. A día de hoy acumulan 96 encuentros en la categoría y solo en tres de ellos (incluyendo el mencionado de la pasada jornada en Guadalajara) han dejado su portería a cero, lo que es una muestra extraordinaria de su capacidad goleadora.

La temporada pasada acabaron el curso con 155 goles a favor, claramente los máximos artilleros del grupo (los siguientes fueron Viña Albali Valdepeñas B y Ciudad de Guadalajara, con 137, que acabaron en tercer y cuarto lugar respectivamente). Eso supone una media de 5,1 por partido, una cifra que es casi el doble de la actual. Por ello, es de esperar que en cuanto recuperen la pólvora los resultados irán mejorando.

Queda liga

Seguramente sea el motivo más banal y en el que menos cuenta el ejercicio del FS VivoCuenca, pero también es importante resaltar que, a día de hoy, solo se ha disputado un tercio de liga. Sin el brillo de la campaña pasada, los conquenses marchan octavos con 14 puntos y si bien están descolgados de la parte de arriba (25 puntos que suma el líder Ciudad de Guadalajara y el segundo Olías), ni mucho menos es una diferencia insalvable.

Por ejemplo, el FS VivoCuenca remontó ocho puntos en la 21/22 (un año en el que el líder Moral fue inalcanzable para nadie) para llegar a la segunda plaza (aunque finalmente acabó tercero a un punto, después de lograr ponerse en segundo lugar). Y es que a los azulones siempre les ha costado carburar de inicio, por lo que con el paso de los partidos seguramente vayan alcanzando ese nivel que se espera de ellos.

Comentarios