Inicio Noticias Entrevistas Aitana Algarra: “Espero que podamos convertir al lacrosse en un deporte conocido...

Aitana Algarra: “Espero que podamos convertir al lacrosse en un deporte conocido en España”

Dicho juego desciende de un deporte practicado por los indios norteamericanos que servía como entrenamiento para la guerra. Esta modalidad se denominaba Baggataway, sin regulación, participaban hasta mil jugadores con un tiempo de duración por partido de hasta varios días.

Con el paso del tiempo, más concretamente en el siglo XIX, la agresividad que se empleaba en esta modalidad disminuyó notablemente y para 1867, de la mano de un dentista canadiense llamado W. George Beers se modificó el funcionamiento y ejecución del juego. Se redujo el número de jugadores y la duración de los partidos, dado que ambos factores eran exagerados para poder regular el Lacrosse como un deporte de entretenimiento, en el mismo año en el que Beers decidió cambiar este juego, se creó la primera federación de Lacrosse en Canadá.

En la actualidad, existen tres modos de juego, el lacrosse sobre césped es el más común y sobre el que va a versar este reportaje, el Lacrosse caja es otro modo de juego que se lleva a cabo bajo techo y con un número reducido de jugadores (6 por equipo) y el Lacrosse bajo techo, que comparte todas sus características con el Lacrosse sobre césped, exceptuando la utilización de palos huecos.

En nuestro país, existen numerosos deportes minoritarios que son casi desconocidos para un gran número de personas y el Lacrosse es uno de ellos. El número de participantes de esta modalidad deportiva en nuestro país apenas es de 300 personas y solamente existen 17 equipos (12 masculinos y 5 femeninos). Los impedimentos para poder practicar este deporte son numerosos. En primer lugar, no existen campos específicos de Lacrosse, por lo que se tiene que practicar en campos de fútbol adaptados a las medidas y condiciones necesarias, al no alcanzar el número mínimo de fichas para poder organizar una Federación al uso, ni clubes ni selecciones obtienen financiación institucional para poder progresar como deporte, por lo tanto, a la hora de competir el jugador acarrea con todos los gastos para poder realizar la práctica de su deporte favorito. El órgano regulador de dicho deporte en nuestro país es la Asociación Española de Lacrosse

Pero si el Lacrosse ya es un deporte minoritario como tal, la modalidad femenina todavía lo es más, como ya se ha señalado anteriormente, tan solo cinco equipos existen en España, de esos cinco solo 4 compiten en la Liga Nacional de Lacrosse. Los equipos femeninos existentes en el panorama nacional son el Cuenca Lacrosse, Madrid Lacrosse, el Barcelona Dracs Femenino, Bizkaia Black Crows y Sevilla Lacrosse.

Este último año, la Liga Nacional de Lacrosse femenina se ha organizado en tres jornadas situadas en las ciudades de Barcelona, Madrid y Sevilla, cada equipo juega seis partidos y el equipo que más puntos consiga se alza campeón de la Liga Nacional.

Otra de las competiciones destacadas a nivel nacional es la Copa de España de Lacrosse femenino, dicha competición se pudo disfrutar en tierras locales, ya que fue disputada en Cuenca en el año 2016. Esta competición se organiza disputando una fase de grupos, para posteriormente pasar a unas semifinales de los que saldrán los dos quipos finalistas que se medirán en la final la cual decidirá el campeón de la Copa de España. Como se pudo apreciar hace dos años en dicha ciudad, el Lacrosse no es un deporte que cuente con muchos adeptos, la afluencia de público suele ser de familiares y en pocas ocasiones se cuenta con medios de comunicación que den a conocer este juego.

Los torneos continentales e internacionales son la ilusión de cualquier jugadora que practique este deporte, todas esperan la llamada de la selección española para poder formar parte del combinado nacional que dispute este tipo de torneos, hasta ahora, cada jugadora que fuese elegida para formar parte de las 18 seleccionadas tenía que hacerse cargo de todos y cada uno de los gastos que conllevase ir a disputar el torneo. Medios de comunicación como La Sexta y medios deportivos como Marca cifran estos gastos en unos 3.000 euros por cada jugadora seleccionada. El motivo por el que sucede este factor condicionante es por lo señalado anteriormente, dado que no hay fichas suficientes para organizar una Federación Nacional de Lacrosse, las instituciones no financian las competiciones de Lacrosse, por lo que se podría decir que esta modalidad deportiva no es considerado un deporte como tal en nuestro país sino que está tipificado como juego.

Recientemente, se anunció que para el Europeo femenino que se disputará en Tel Aviv (Israel) el próximo año, varios patrocinadores se harán cargo de los gastos del equipo femenino en esta competición que enfrentará a numerosas selecciones de Lacrosse de todo el continente, un paso notorio hacia un progreso inminente de esta modalidad deportiva que, como se puede apreciar en acciones como esta, puede ser uno de los deportes emergentes en un futuro no muy lejano.

Por suerte, Cuenca goza de un equipo femenino de Lacrosse y se pueden conocer de primera mano todos los entresijos que conforman este deporte minoritario. En primer lugar, y como se ha citado en párrafos anteriores, no existen campos específicos de Lacrosse en territorio nacional, en Cuenca este deporte se suele practicar en el campo de fútbol de “Los Tiradores”, también se suelen ver entrenamientos en el campo de fútbol siete de la Universidad de Castilla- La Mancha.

Para conocer en detalle como es el Lacrosse, Aitana Algarra, jugadora conquense convocada para una de las sesiones try out de la selección española que sirven como pruebas para formar parte de las 18 seleccionadas que disputarán el Europeo de Tel Aviv de 2019, revela las claves para alcanzar el éxito en esta disciplina deportiva.

El Lacrosse apareció en la vida de Aitana de la mano de “unos chicos de Arcas” que fueron al instituto en el que estudiaba a dar a conocer este deporte, asegura que desde el primer momento en el que practicó esta disciplina deportiva supo que quería seguir practicándola.

Confiesa que acudir a la llamada de la selección española fue una muy buena decisión, ya que al principio no sabía si ir o no, pero esa duda desapareció cuando su entrenador le aconsejó que fuese ya que a pesar de ser seleccionada o no iba a aprender mucho de esa experiencia.

Aitana, señala que el Lacrosse femenino y el masculino deberían estar al mismo nivel “parece que se nos rebaja el nivel de agresividad solo por ser mujeres”, pero añade que “una vez que empiezas a jugar te acostumbras y no le das muchas más vueltas”.

Para concluir, y con respecto al auge del Lacrosse en nuestro país, Aitana espera que se pueda convertir en un deporte más conocido dentro de las fronteras de nuestro país ya que así “probablemente se popularizaría un poco más y se daría una mayor visibilidad”.

Comentarios