Inicio Noticias Más Deporte Se cumplen 62 años del fatídico accidente de avión en la Serranía...

Se cumplen 62 años del fatídico accidente de avión en la Serranía conquense en el que fallecía el reconocido gimnasta Joaquín Blume

El 29 de abril de 1959, un avión Douclas CD-3 de la compañía Iberia se estrelló en la Serranía conquense, cobrándose la vida de 28 personas. El lamentable suceso tuvo lugar el en el Pico Telégrafo, entre las localidades de Valdemeca y Huerta Marquesado. Entre las 28 vidas que se llevó condigo el accidente estaba una de las grandes figuras del deporte español, el gimnasta Joaquín Blume.

Para conmemorar esta desgracia, es habitual que se celebre una marcha el último sábado del mes de abril, si bien el año pasado no se pudo hacer por la pandemia y en este 2021 ha ocurrido lo mismo. La marcha desde la Huerta de Marquesado hasta Collado Bajo (16 km) y hubiera sido la XV Marcha Blume.

En cualquier caso, se cumplen 62 años del accidente y desde Eldeporteconquense.es hemos querido analizar la figura del deportista desde sus inicios hasta que el choque del Douglas CD-3  arrebatase sueños y el de 27 personas mas en un acontecimiento fatídico.

Foto sacada del facebook de la organización

Los inicios de Blume

Joaquín Blume nació en 1933, en plena Segunda República Española. Desde muy joven comenzó a practicar gimnasia, ya que su padre, de origen alemán, era profesor de este deporte. Con solo 3 años y en plena Guerra Civil Española, la familia tuvo que ir a Alemania, donde Joaquín pasó sus primeros años de vida. Más tarde, tras el fin de la guerra en 1939, el joven y su familia volvieron a Barcelona.

Blume tuvo facilidades para practicar este deporte desde el principio gracias a su padre y a las instalaciones que le facilitaba. Desde pequeño, Joaquín formó parte de la Escuela de Alemania de gimnasia deportiva y con solo 16 años se proclamó campeón de España, diciéndole al mundo quién iba a ser y que iba a aspirar a lo más alto dentro de este deporte.

La consolidación

Los medios de comunicación mostraron interés por el joven gimnasta, los españoles encontraron en la figura de Joaquín Blume un héroe fuera de los deportes más consolidados. El gimnasta no decepcionó consiguiendo estar en lo más alto del podium en España durante una década entera.

El catalán tuvo un debut muy precoz en los Juegos Olímpicos y mundiales (Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 y Mundial de Roma de 1954),  pero aún no estaba preparado para ocupar los puestos más altos. El nacimiento de Blume como figura mundial se produjo en el Campeonato de Europa de París, donde consiguió la medalla de oro en las disciplina general individual, y en tres aparatos: caballo, peralelas y anillas.

El gimnasta español se consolidó como uno de los deportistas más importantes del país en ese momento. Antes de la celebración de los  Juegos Olímpicos de Roma en 1960 la prensa daba como favorito a Joaquín Blume para ser el primer deportista español en conseguir dos medallas en una sola edición de los Juegos Olímpicos.

Los sueños del deportista se vieron truncados el 29 de abril de 1959 en un fatídico accidente de avión. El recuerdo del gimnasta sigue intacto entre los amantes del deporte, que tenía la posibilidad de dejar un legado histórico en el deporte español y que se recordará como el primer gran gimnasta de la historia de España. El accidente en la Serranía Conquense se llevó la vida de más integrantes del equipo de gimnasia y de sus familias, convirtiéndose en uno de los eventos más trágicos de la historia del deporte español.

La importancia de Blume

Blume era un reconocido gimnasta, que venció en diez años consecutivos el Campeonato de España, además de poner su nombre en el candelero internacional al imponerse en los Campeonatos de Europa de París, en 1957, donde popularizó la figura del «Cristo», consistente en plantarse recto con los brazos en cruz en las anillas. Para hacernos una idea de su importancia, era el deportista español de más relieve por aquel entonces, donde sólo el Real Madrid tenía cobertura internacional. Tras él, surgirían otras figuras, como en el caso conquense, el ciclista Luis Ocaña.

LOS 28 FALLECIDOS

Ernesto López Peña (piloto), Aurelio León Arias (mecánico), Emilio Díaz González (mecánico), Joaquín Blume Carreras, Mª José Bonet de Blume, Pablo Muller Von Rathl, Olga Soler Hoerner, Raúl Pajares Romero, José Aguilar Carranca, Manuela Pérez Marín, Aurelio Medrano del Pozo, Fernando Medina Benjumea, Francisco Galnares Sagastizabal, Rui de Predade Forte de Aguilar, José María Mur Sasot, Marcela Martínez de Mur, Santiago Syjoco, Celso Santos, Maximina Valladolid del Rincón, Ángel Pascual Rebenaque, Julio Menéndez Hernández, Antonio Mancebo, Margaret Elsea, Juan Rigau Palau, María del Carmen Camacho, Daniela Mayoral, Melchor San Martín, Rodolfo Celimán. Descansen en paz.

Foto: http://www.purasierra.com/2014/10/la-cumbre-blume.html?m=1

Comentarios