Inicio Noticias Más Deporte Así será la tirolina urbana de Cuenca: unos 30 segundos de viaje,...

Así será la tirolina urbana de Cuenca: unos 30 segundos de viaje, una distancia de 445 metros y mínimo cinco puestos de trabajo

Hay personas que contagian su ilusión por sus proyectos hasta el punto de hacerte partícipes de ellos. Todos aquellos que hayan cruzado unas cuantas palabras con Cristian Fernández podrán corroborar la frase anterior y ese afán por situar en Cuenca la tirolina doble urbana más larga de Europa ya es, prácticamente, una ‘cuestión de estado’. Un atractivo más para la ciudad y el Casco Antiguo, el cual cuenta con todos los permisos habilitados por parte de la Gerencia de Urbanismo y, tan solo, está a la espera de que pase el periodo de información pública para empezar a ser una realidad. Una vez acabe este periodo, si hay alegaciones resuelve la Gerencia de Urbanismo. Después, toda la documentación se remite a Toledo a la Comisión Regional de Urbanismo y ellos otorgan la calificación urbanística. En principio, las obras son unos dos meses, por lo que la fecha deseada (porque hablar de fecha prevista en una construcción es poco más que una quimera) es agosto de 2021, coon la intención de que esta tirolina ya pueda ser disfrutada por los conquenses y visitantes al final del verano.

Ahora que ya está más cerca que nunca la instalación de dicha tirolina doble, hay que remontarse a verano de 2017. Hace cuatro años fue cuando Cristian Fernández y familiares tuvieron una idea que, entonces, sonaba a locura. Viajaron a los Pirineos y, amantes de las aventuras, vieron una tirolina de la cual pensaron «¿por qué no montar una en Cuenca?». La típica idea (¿quién no ha pensado en montar un bar mientras tomaba unas cañas con su grupo de amigos?) que con el tiempo se convierte en obsesión para cumplirla. Y aquí estamos los conquenses, expectantes porque sea así.

La primera intención era montar la tirolina en las lagunas de Cañada del Hoyo (atravesar la Laguna de Tejo, concretamente), además de una pequeña vía ferrata (una especie de parque temático). Sin embargo, al tratarse de una zona restringida por ser parque natural y rechazar la idea desde Medio Ambiente. Lejos de desilusionarse, entonces surgió la posibilidad de hacerlo en pleno Casco Antiguo. Todos los estudios previos que hicieron para esa tirolina en Cañada del Hoyo sirvieron para adquirir experiencia y saber qué pasos y requerimientos necesitaban para montar esta instalación en Cuenca.

Después, el proyecto cogió impulso al recibir un premio de la Diputación Provincial de Cuenca en el concurso Lanzadera, momento en el que Fernández vio que este sueño tenía futuro. En FITUR 2020 llegó a disfrutarse de la sensación de montar en la tirolina, gracias a que en el stand de Cuenca se dispuso de un arnés y una gafas de realidad virtual para hacerse a la idea de cómo sería, aunque el impulsor de la tirolina admite que la realidad es todavía más emocionante. Pero la pandemia afectó a los plazos del proyecto, e incluso hubo que remodelar el recorrido inicial por motivos burocráticos. De esta forma, ahora el punto de salida se sitúa desde el Parking del Castillo para llegar al camino de la Cueva de la Zarza, justo encima del Parador de Cuenca.

Mínimo cinco puestos de trabajo y prioridad en reservas vía web

Una vez la tirolina esté instalada, el proyecto también contempla los puestos de trabajo que generará esta iniciativa. Como mínimo, son cinco las personas que se necesitan (uno en el punto de salida y otro en el de llegada, un tercero para devolver a los clientes al punto de origen en una furgoneta, un cuarto para tomar los datos de las personas que ‘saltan’ y una quinta para explicar todo lo derivado a la seguridad). Además, tampoco se colocará una caseta, sino que la intención es que haya una rulot en el Parking del Castillo en los momentos de actividad. Por otro lado, en días que se espere mucha afluencia los puestos de trabajo pueden aumentar hasta las 8-9 personas.

Debido a este motivo, Fernández indica que es primordial realizar las reservas vía web. En estos momentos, dicha página web está en construcción (obra de los también conquenses Otherlands) y en ella se explicarán todos los detalles relacionados con la tirolina doble, así como el apartado de reserva. Una manera para controlar las personas que acudirán y así gestionar mejor la actividad.

En este sentido, el público objetivo para la actividad es muy variado y no va solo enfocado a turistas. Más bien, se puede considerar una actividad familiar e, incluso, se espera que desde los centros educativos se animen a probarla. El único requisito, pesar más de 40 kilos, por lo que los alumnos de colegio e instituto (salvo los primeros cursos de Primaria) pueden montarse sin mayores problemas. Eso sí, en caso de que haya lluvia o, principalmente, viento, no se podrá montar en la tirolina. Para ello, tomarán unas mediciones diarias y, según los datos, decidirían si se puede o no subir. «Lo primero es la seguridad», remarca Fernández, quien asegura que todas aquellas personas que trabajen en la tirolina tendrán un curso de formación para saber todos los detalles de la tirolina y conocer los elementos de seguridad al detalle.

En cuanto al precio, estima que será alrededor de 20 euros.

Así es la tirolina doble

La tirolina doble tendrá una distancia de unos 445 metros, salvando la Hoz del Huécar y uniendo los puntos entre el Barrio del Castillo y el inicio del Camino de la Cueva de la Zarza, situado justo encima del Parador de Cuenca. Se calcula que puede tener una velocidad aproximada de 90 kilómetros por hora en el punto de mayor impulso y salvará un desnivel del 67%, con una inclinación del 17%. El viaje dura entre 30-35 segundos y contará con un sistema de frenado ABS para detener a los viajeros.

La frecuencia de saltos, en principio, será cada cinco minutos, lo que supone una media de doce saltos dobles (24 personas) a la hora.

Comentarios