Inicio Noticias Entrevistas Álex M. Simón: su retrato deportivo a golpe de «shutter»

Álex M. Simón: su retrato deportivo a golpe de «shutter»

Captar la esencia de San Julián en un fotograma es el último reto que encara el fotógrafo Álex M. Simón. Este año ha sido propuesto como cartelista de las fiestas de San Julián de Cuenca y, antes de retratar el alma de esta celebración en una sola imagen, Eldeporteconquense. es ha decidido también esbozar su pasado desde otro ángulo: el deportivo.

Comenta con sinceridad que su pasado deportivo no es demasiado reseñable, pero al igual que Álex intenta captar lo espontáneo y lo cotidiano del momento en la fotografía, también tira de archivo para revelar sus recuerdos deportivos más recónditos.

Un tobillo a medio gas le ha apartado siempre del deporte al más alto nivel, pero aún así no ha dudado en bajarse de la cámara para subirse, de vez en cuando, a la bici. El ciclismo es el deporte que más le gusta ver y practicar a Álex. Tuvo rachas más activas que otras: “Lo dejé unos años y cuando ya fui más mayor, a partir de los 17 y hasta los 26 he hecho mucho ciclismo, tanto de carretera como de montaña”. Contra todo pronóstico, prefiere el asfalto a la tierra húmeda y la soledad a la compañía: “Prefiero siempre salir solo a montar en bici”.

Cuenca se erige como el lugar idóneo para practicar ciclismo. Por ello, Álex conoce a la perfección la zona de la ruta turística: “Me encanta montar subiendo por Palomera y la carretera de Valdecabras. También he subido muchas veces por la Ciudad Encantada. He practicado ciclismo también fuera de Cuenca, sobre todo cuando me fui a Madrid. Me gustaba entrenar por la Casa de Campo”.

En su adolescencia practicó más deporte que nunca y siempre lo hizo acompañado. Con sus amigos se embarcaba en alguna que otra marejada deportiva en una época en la que la edad y la agilidad le permitían competir. Junto a ellos corrió dos veces la Carrera del Pavo en Cuenca durante su etapa en el instituto: “Nos juntábamos, entrenábamos un mes antes para poder ir a la carrera. Como en el instituto hacíamos gimnasia y la edad acompañaba, me encontraba bien para realizar la carrera”.

En el atletismo continuó haciendo sus pinitos en otras competiciones, como la Milla Urbana de Cuenca en la que participó con 16 años bajo el intenso sol de agosto, durante las fiestas de San Julián: “En esta ocasión no lo hice mal. Quedé octavo de mi categoría y también fue por los amigos”.

Como conquense de categoría, no podía faltar su primera vez con el piragüismo. Participó en una San Silvestre en piragua, también en compañía de un amigo. Se echaron unas risas y también un buen chapuzón después de volcar la piragua al descender por una presa:»Nos tocó darnos un remojón, recuerdo que el agua estaba bastante fría”, rememora con añoranza. Aunque la experiencia no fue tan negativa, prueba de ellos es que años después volvió a montar en piragua, “aunque ya más tranquilo”.

Parece que Álex encuentra el equilibrio en los deportes más pausados. Es por ello por lo que es habitual verle practicando senderismo, cuando también puede aprovechar para poner el ojo en el objetivo y obtener capturas fotográficas dignas de enmarcar. En la provincia los paisajes son inmejorables y Álex suele salir a relizar rutas durante los meses de primavera y de otoño de manera primordial. Aunque tampoco perdona su escapada anual a otros puntos de la geografía nacional para descubrir nuevas sendas. Acompañado de su pareja, suele viajar hasta la sierra de Gredos y a los Pirineos para realizar trekking siempre que puede.

Aficionado también a ver deportes de motor, disfrutando sobremanera del Rally Dakar, este año apretará el turbo para llegar a San Julián con una nueva propuesta del cartel de este año. En su mochila no puede faltar su cámara, un par de objetivos y, como no, calzado cómodo, otro punto común que Álex comparte con la vida deportiva.

 

 

 

Comentarios