Inicio Noticias Motor La conquense Mónica Plaza sobrevive a un complicado Abu Dhabi Desert Challenge

La conquense Mónica Plaza sobrevive a un complicado Abu Dhabi Desert Challenge

El equipo PONS Rallysport cruzó la meta de la segunda prueba del Campeonato del Mundo de Rally-Raid (W2RC) pese a tener numerosos problemas mecánicos que condicionaron el resultado final

 

El equipo compuesto por el leridano Eduard Pons y su copiloto, la conquense Mónica Plaza, han logrado terminar un más que complicado Abu Dhabi Desert Challenge en Emiratos Árabes. Durante la primera prueba del Campeonato del Mundo de Rally-Raid (W2RC) ambos se han enfrentado a un durísimo trazado y a los problemas mecánicos que han condicionado su resultado final.

Pons y Plaza no han podido demostrar el ritmo que son capaces de imponerle al coche dado que han tenido que sobrellevar los continuados incidentes mecánicos surgidos en esta prueba. «Ha sido frustrante porque el Can-Am nos frenaba constantemente», asegura la copiloto conquense.

Pero «siempre queremos sacarle el lado positivo. Por un lado, pese a todo, en algunas de las etapas hemos logrado quedar cerca del grupo de los diez primeros. Y por otro hemos aprendido mucho sobre el coche y cómo repararlo in situ», explica. «Además, en la cabina tenemos cada vez un mejor entendimiento. Eduard es un gran piloto y una mejor persona, es muy fácil trabajar con él», asegura Mónica.

También valoran que en una carrera con numerosos abandonos, «terminar siempre es un logro. Hemos aprendido mucho, hemos obtenido información valiosa y todo este conocimiento lo aplicaremos en el próximo reto».

El equipo Pons-Plaza han afrontado 1.300 kilómetros de competición con un itinerario que ha transcurrido casi en su totalidad sobre el desierto abierto y zonas de dunas, muchas de grandes dimensiones. Un trazado diseñado sobre el llamado Empty Quarter, y que iba a sumar en la preparación del equipo para el Dakar de 2024.

Mecánica a la contra

Pons y Plaza tuvieron que gestionar distintos tipos de problemas mecánicos que no les permitieron demostrar su verdadero ritmo. El primero de todos, y que se repitió en varias etapas, fue el de consumo de gasolina. El Can-Am Maverick X3 del equipo alemán South Racing se quedaba sin combustible en las etapas más largas, lo que obligaba a la pareja catalano-manchega a tener que levantar el pie constantemente y no poder centrarse en rodar con comodidad.

Por si fuera poco, al inicio de la segunda etapa se vieron obligados a reparar in-situ una grave avería mecánica en la transmisión de su Side-by-Side tras bajar una gran duna. El tiempo cedido en estos contratiempos hizo que Pons-Plaza ya no pudieran aspirar a obtener un buen resultado general, centrándose en llegar a la meta de la prueba más dura en la que han competido.

Sin embargo, Eduard y Mónica pudieron estar cerca de los diez primeros clasificados en diferentes etapas en una cita que contaba con los equipos oficiales que siguen todo el campeonato. Al final, los de PONS lograron finalizar una prueba que contó con muchísimos abandonos, terminando en la duodécima posición de la T3.

Esta era la primera carrera en la categoría T3 para Pons, que avanza así en su carrera deportiva incorporándose a una competición con vehículos más preparados que el T4, donde se había convertido en uno de los líderes en los últimos años.

La próxima cita del Campeonato del Mundo de Rally-Raid (W2RC) tendrá lugar la última semana de abril en México. El Sonora Rally se disputará en el desierto que da nombre a la prueba y tendrá su base en Hermosillo, capital del estado mexicano de Sonora.

Comentarios