Inicio Noticias Rugby El rugby es también deporte de chicas

El rugby es también deporte de chicas

Partido A Palos contra Getafe / Fuente: Alberto Olaya

El rugby femenino vive su mejor momento en España donde cada vez son más las mujeres que deciden practicar este deporte. Esto se debe a la concienciación de la sociedad, los buenos resultados deportivos y la actividad de promoción que se hace en todo el país como lo hace el Club A Palos en la ciudad de Cuenca.

El rugby se ha vinculado durante muchos años con la masculinidad. Cuando se habla de este deporte, la gente se crea una imagen mental de un grupo de hombres fuertes de anchas espaldas y grandes brazos que se chocan y empujan entre ellos para poder hacerse con la posesión del balón para anotar un ensayo. Pero en estos últimos años, en especial en España, se ha demostrado que el rugby no es solo cosa de chicos. Un ejemplo de ello es el Club A Palos Femenino de Cuenca.

Este club contaba con un equipo masculino desde 1999, casi 20 años de trabajo en el que han fomentado el noble deporte del rugby en la ciudad conquense: se federaron como club, crearon escuelas municipales para los más jóvenes y hace tres años formaron un equipo de rugby femenino. Lo que empezó hace tres temporadas con entrenamientos y con tan un solo un par o dos de jugadoras fijas ha aumentado hasta contar con 24 jugadoras este año.

El Club A Palos Femenino, al igual que el masculino en sus primeros años, no compite en ninguna liga sino que organizan amistosos contra equipos del panorama nacional con los que se tiene contacto desde la entidad, especialmente de la Comunidad de Madrid, Valencia y Castilla-La Mancha. El pasado sábado 1 de diciembre tuvo lugar su segundo amistoso de la temporada contra el Getafe Rugby Club. El partido terminó con un marcador adverso para las “jabatas” que perdieron 17 a 58. Mejor resultado cosecharon en su primer encuentro de la temporada donde vencieron 15 a 39 como visitantes al Paterna Ciencias.

Descanso en el A Palos vs Getafe / Fuente: Alberto Olaya

Sin embargo, desde el equipo quieren ‘dar el salto’ a jugar en un campeonato. El Club A Palos masculino tardó trece años hasta que consiguió federarse y poder jugar en la liga regional valenciana. Sin embargo, el equipo femenino cuenta con una gran ventaja respecto a este ejemplo, ya que, como explica uno de sus entrenadores, Alberto Hernández, desde la entidad ya se cuenta con recursos económicos y la infraestructura suficiente procedente del equipo masculino, algo que no tuvieron ellos cuando empezaron desde cero. Según el entrenador, “solo hace falta capital humano, con unas diez jugadoras más para tener una plantilla completa que cubra las bajas por lesiones o ausencias valdría para poder federarse”.

El objetivo del equipo es aumentar en unas diez jugadoras la plantilla para federarse en un liga como el masculino
Este es un objetivo factible no solo a largo plazo, sino en un futuro cercano. Esta temporada el equipo femenino ha contado con cuatro o cinco caras nuevas gracias al fomento del deporte que se hace desde el equipo. El club organiza cada año la actividad llamada ‘Promoción y Difusión del rugby en Cuenca’ en la que acuden a todos los institutos de la ciudad y algunos de la provincia conquense a promocionar este deporte. Aunque el evento tiene como objetivo fomentar el rugby tanto a chicos como a chicas, en el participa Cristina Martínez, una de las jugadoras del club A Palos, que se encarga de enviar como mensaje a las niñas y adolescentes de que el rugby también es un deporte de chicas.

Otra actividad que hacen desde el equipo es el ‘Día de la amiga’. Esta jornada consiste en que las jugadoras del club llevan durante un día a una conocida o una amiga a entrenar con el equipo para familiarizarse y darse inicio en el rugby. Con esta jornada se ha conseguido ampliar la plantilla con jugadoras nuevas como el caso de Fátima García que entró en el equipo a través de esta actividad y actualmente es una de las jugadoras que forma la selección regional de rugby de Castilla-La Mancha.

Ejemplo a seguir en el deporte femenino
Pero sin duda uno de los logros de este club es romper con los tabúes del deporte femenino y normalizar el rugby entre las chicas de la ciudad conquense. La jugadora Cristina Martínez, que lleva jugando de delantera desde que se fundó el club, explica como se ha normalizado la práctica de este deporte por parte de las mujeres en Cuenca y como “la gente cada vez se sorprende menos cuando digo que juego a rugby e incluso nos anima y creen que somos de ayuda para fomentar el deporte femenino”.

Y así es, ya que gracias a actividades como la realizada en institutos y colegios de la ciudad cada vez son más las chicas jóvenes que se deciden a practicar este deporte. La escuela municipal acoge tanto a niños y niñas de hasta 16 años que practican todos juntos hasta que pasan a la categoría de senior y juegan con el equipo principal. Sin embargo, Alberto Hernández reconoce que “aun existe ese prejuicio de que el rugby es un deporte para chicos y en las escuelas municipales hay más chicos pero poco a poco se van incorporando nuevas chicas gracias a que las ven a ellas –el equipo femenino- y las tienen como referencia”.

Partido A Palos contra Getafe / Fuente: Alberto Olaya

Pero el equipo femenino no solo rompe estereotipos y fomenta el deporte femenino, sino que también transmiten valores deportivos y la inclusión de todo tipo de personas que pocos deportes como lo es el rugby es capaz de hacer. Así lo explica Cristina que afirma que una de las principales ventajas de este deporte es que “todo el mundo tiene cabida. Otros deportes dependen de perfiles específicos concretos, si eres por ejemplo más lenta no puedes jugar. Aquí todo el mundo puede jugar, seas lento o rápido, puedes tener una mezcla de ambos, da igual tu condición física ya que en el rugby hay jugadores de todo tipo”.

Auge del rugby femenino en España
Si hay un deporte que muestre el auge de la inclusión de la mujer en España ese es el rugby. Un deporte, que apenas hace una década contaba con 990 licencias de mujeres, ha conseguido que en 2018 aumenten hasta 5.132 jugadoras federadas. Un dato que mejora los mejores pronósticos y objetivos que la Federación Española de Rugby tenía en su ‘Plan de Desarrollo Rugby Femenino’ que esperaba llegar a las 5.000 licencias en la temporada 2018/2019.

Este aumento ininterrumpido era inimaginable en 1989 cuando tuvo lugar la primera Copa de España de rugby femenino. Y fruto de ello es el éxito que han tenido las jugadoras y equipos femeninos de rugby que incluso han superado al equipo masculino. En la actualidad, la selección española de rugby femenino es la décima del ranking mundial, mientras que la selección masculina se encuentra en la vigésima posición.

Entre los grandes éxitos de las ‘leonas’ se encuentra acabar cuarta en el Mundial de Seven de Moscú en 2013. Lejos de ser un logro aislado, las chicas repitieron un gran resultado en el Mundial que tuvo lugar en julio de este 2018 en San Francisco en el que acabaron en quinta posición.

Resultados como este ha puesto al rugby femenino en el punto de mira de marcas y patrocinadores. Por ejemplo, una de las marcas más importantes de ropa de rugby, Kipsta, que pertenece a Decathlon, lanzó durante junio por primera vez una línea de ropa deportiva de rugby para mujeres. Pero el mayor logro en cuanto a patrocinio y publicidad fue cuando en 2017 Iberdrola da nombre y patrocina la máxima categoría de liga femenina, la anteriormente llamada División de Honor, en la que participan los ocho mejores equipos de España.

Gracias a los buenos resultados, al aumento de concienciación en la sociedad respecto al deporte femenino y a la promoción que hacen equipos como el Club A Palos, el rugby femenino vive el mejor momento de su historia y cada vez son más las mujeres y niñas que deciden practicarlo y tienen, como dicen en el equipo, “el corazón ovalado”.

Comentarios