Inicio Opinión En defensa de las personas con discapacidad

En defensa de las personas con discapacidad

Desde la Asociación Roosevelt no podemos permitir que en el siglo XXI todavía haya personas, y más grave todavía que lo haga una persona pública en la solemnidad de un Pleno, que se dirija a nosotros de una forma tan despectiva, humillante y denigrante como llamarnos “tarados”.

Desde la Asociación Roosevelt queremos exigirle a esta persona que pida públicamente disculpas al colectivo, pues no nos vale como nos comenta Chema que le pidiera disculpas a título privado. El daño público se repara públicamente.

También le tenemos que decir a la profesora de ética, que ya tiene guasa la cosa, que las personas que tenemos una discapacidad, según ella “tara”, nos pasa como a todo el mundo incluido a ella, que valemos para unas cosas y somos limitados para otras. ¿O es que usted es la única súper persona en el mundo que vale para todo?

Señora Cruz, la limitación forma parte de la condición humana y todos nacemos dependientes y en algún momento de nuestra vida tendremos limitaciones, por una enfermedad, accidente o simplemente por el mero hecho natural de cumplir años.

Un ejemplo de lo que decimos es precisamente Chema, una persona que desde su discapacidad física, le limita para hacer una serie de cosas pero sin embargo no le limita para otras muchas y creemos que hablar de Chema en Cuenca precisamente no es hablar de una persona con “taras”, sino una persona activa, una persona que siempre está haciendo cosas y mire usted por donde Señora Cruz, siempre comprometido con los temas sociales, aunque no vaya presumiendo de comunista por la vida.

Porque Señora Cruz, en la vida no somos lo que decimos sino lo que hacemos y Chema lleva 30 años trabajando desde el altruismo por defender los Derechos Humanos de las personas.

Que sepa usted que con esa palabra nos ha insultado a todos aquellos que tenemos una discapacidad y lo que es más triste, afirmaciones como esta, hechas públicamente, estigmatizan a este colectivo.

Esta Asociación cumple 30 años el año que viene, y desde el primer momento hemos tenido claro dos cosas, defender a las personas con discapacidad desde el paradigma de los Derechos Humanos y poner en valor las capacidades del colectivo. Pero precisamente con manifestaciones como la suya se tiran por tierra toda nuestra labor y nos sitúan a las personas con discapacidad desde el paradigma de la limitación y la inutilidad exclusivamente. Muchas gracias por colaborar con nuestra causa.

También decirle que para esta asociación desde este momento, para nosotros su discurso social no será creíble, pues ha quedado demostrado que a la primera ocasión que ha tenido de decir lo que realmente le sale de dentro lo ha dicho, y dicho quedará para el resto de su vida.

Señora Cruz, en la Asociación Roosevelt somos personas con discapacidad, efectivamente, personas que cada día nos levantamos con la ilusión de poder desarrollar todas nuestras actividades como cualquier otra persona, todo ello salvando un montón de barreras tanto físicas, psicológicas, etc. pero también soportando y conviviendo con personas con prejuicios hacia nosotros, también personas que nos miran con inferioridad, y en fin personas que después de un día de lucha contra muchos elementos llegas a tu casa y se encuentran manifestaciones como la suya.

¿Cómo cree usted que nos podemos sentir desde el punto de vista humano todos aquellos que según usted somos “tarados”?
Señora Cruz, hay muchas formas de discapacidad, la única peligrosa es no tener corazón.

Comentarios