Inicio Opinión Símbolos

Símbolos

Decía Emilio Lledó, en una entrevista para el periódico “El Mundo”: No entiendo el nacionalismo más que como un asunto de dineros de unos cuantos interesados. Están jugando con la emocionalidad de la gente justificando diferencias que no existen. Nacer en un país o en otro no es más que una cuestión de azar. Viene a decir algo así como que el nacionalismo tiene que ver más con el interés, el dinero y el poder, que con el sentimiento de pertenencia a un país. Pero además, los nacionalismos tienen inquebrantables símbolos representativos.

La bandera de España, por ejemplo, es un símbolo representativo del nacionalismo español, con el que deberíamos sentirnos identificados todos los españoles. Pero no es así; la izquierda siente desapego y la derecha se la ha apropiado exclusivamente para sí. Además, la izquierda no quiere hacerlo propio, y la derecha no quiere ni que se arrime; cuanto menos que se lo apropie. Por ello, cuando un humorista se suena los mocos con ella, unos se ríen de una broma a la que no le dan más importancia, y otros intentan hundirlo en la miseria.

Independientemente de los sentimientos que se tengan hacia un símbolo, el gesto parece feo. No porque sea una bandera, un trapo, o un color, sino porque es un símbolo representativo. No obstante, el linchamiento que el humorista en sí está recibiendo, es de todo punto desorbitado, desproporcionado e injusto; más propio de una sociedad primitiva que avanzada, después de pedir perdón en contadas ocasiones. En mi opinión, el mayor desprecio a la bandera lo han hecho políticos, no los humoristas. Lo han hecho quienes guardan capital oculto en Suiza, quienes rescatan carreteras y no personas, quienes ponen en tela de juicio las pensiones y no sus privilegios, quienes no pagan impuestos, quienes enchufan amigos en empresas en lugar de apostar por el libremercado, quiénes rescatan bancos y no a inmigrantes que mueren en el mar. La bandera es un símbolo, y la nuestra representa, por desgracia, todo lo que acabo de enumerar.

Comentarios