Inicio Opinión Ante los engaños del Oporto, respuesta ejemplar de la afición de Cuenca

Ante los engaños del Oporto, respuesta ejemplar de la afición de Cuenca

He de decir que las instalaciones del Oporto son envidiables, que su plantilla es muy buena y que por éstas cosas queda claro que es un club grande, pero quizás económicamente. Pero dejaron mucho que desear en otros aspectos, aspectos como a la hora de dar el mínimo de entradas al club, que lo puedo aceptar, pero no colgar el no hay entradas, cuando de sobra sabían que no era cierto, tanto es así, que terminaron revendiéndolas de aquella manera, ante el aviso del delegado de la EHF tras la queja de Cuenca, que poco más pudo hacer para intentar contentar a los suyos.

Unos aficionados que terminaron pasando por esta reventa, pero que fueron tratados de una manera vejatoria, que entiendo que registren bolsos y demás, que no dejen pasar bombos, pero a todos por igual, ya que los locales sí contaban con estos instrumentos. Y es que la orden a los de Cuenca era que no podían silbar ni cantar, quizás les faltó pedirles que animaran a los de Oporto para que quedaran contentos.

Lo que era evidente es que sabían del potencial de la afición del Liberbank y, su mayor miedo fue el que se escucharan más las gargantas de Cuenca que las portuguesas y, lo peor para ellos es que no lo consiguieron. Sí se llevaron el choque, pero en las gradas perdieron de una manera muy clara.

Solo quedó que Cuenca les hubiera podido sorprender y ganar, porque cuerpo técnico y plantilla sabían por lo que habían pasado sus aficionados y querían recompensarles, por eso sus caras al final del choque.

El sueño europeo sigue y, pese a las dificultades del Oporto, Cuenca volvió a ser ejemplar.

Comentarios