Inicio Opinión ‘Chavo’, el amigo de todo el mundo

‘Chavo’, el amigo de todo el mundo

Sigo con el dolor en el cuerpo, con esa sensación de faltarme algo, de no haber podido darte el último abrazo, de no poder despedirme de ti, de no decirte lo importante que eras para todos, de lo que te voy a echar en falta, de las alegrías que se pierden sin ti.

Sabíamos que tu vida se iba apagando poco a poco como una vela, porque tú mismo nos lo dijiste con la fuerza que tenías, pero en nuestro interior estaba la esperanza de que pudieras derrotar finalmente al maldito cáncer y lo creíamos así porque aunque intentaba ganarte no podía contigo y, buscabas que todo fuera normal incluso yendo a los entrenamientos del equipo después de cada dura sesión de quimioterapia.

Entre los gigantes del balonmano destacaba tu corazón inmenso, ese que te hacía ofrecer todo lo que tenías y de buscar ayudar a todos los que te rodeábamos, a los que nos regalabas buenos momentos y sacrificio continúo, dabas todo por nada y ese es tu mayor legado: tu vida por los demás.

Y ese amor por los tuyos te hacía hablar con cariño de tu mujer, hijos y nietos; con respeto de los jugadores y con cariño de todo el mundo, sin malas palabras para nadie y siempre con la sensatez y la fidelidad que tanto falta en nuestros días.

Eres la baja más importante del club, de la plantilla y de la ciudad, ya que Cuenca también te debe una por todo lo que has hecho por ellos.

Yo, amigo ‘Chavo’, seguiré brindando por ti cada vez que pueda junto a Lidio, Isidoro, Juan Olivares o Javi y seguiré recordando cada viaje que hemos compartido, cada habitación en la que hemos dormido juntos, cada postre que me traías a escondidas a sabiendas de lo que me gustaba el dulce, cada vez que me llamabas y escribías para felicitarme el cumpleaños o la navidad. Sé que seguirás cuidando de todos tus amigos y que te seguiremos queriendo desde aquí abajo.

Te debo el último abrazo que no te pude dar por los dolores que tenías en tu cuerpo, pero sé que te llegará donde estés y que desde allí, seguirás con la bufanda de tu Ciudad Encantada. Chavo, te fuiste demasiado pronto como los genios, pero tu legado será eterno. ¡Te queremos mucho, amigo!

Comentarios