Inicio Opinión Manolo Massó, una vida cargada de amor al boxeo y a su...

Manolo Massó, una vida cargada de amor al boxeo y a su raíces conquenses

Fallecía este miércoles a los 67 años el boxeador Manolo Massó, conocido como ‘Manolete’ entre su circulo más cercano como son sus amigos y familia, entre los que se encuentra el que está escribiendo estas líneas, quien lo recordará siempre como una buena persona por encima del resto de cosas.

Pero más allá de eso, es uno de los deportistas más importantes que ha dado la provincia, ya que se proclamó Campeón de Europa de peso pluma en 1977 al ganar por K.O. en 10 asaltos a Nino Jiménez. Un hecho histórico que fue celebrado en su pueblo natal de El Pedernoso, el cual siempre recordaba con una sonrisa y con buenas palabras cuando se le mencionaba. Eran otros tiempos, donde evidentemente había muchos menos medios de comunicación que pudieran dar cobertura a su logro, pero llegó a copar portadas y artículos de medios importantes tanto nacionales como internacionales, muchos de ellos son guardados con mucho cariño por sus seres queridos, y son los que recuerdan el legado de un ‘Manolete’ que se retiró del boxeo a los 36 años.

Pero en realidad nunca lo abandonó, ya que acudía con asiduidad a un gimnasio para entrenar y ayudar a jóvenes que querían llegar a lo más alto como hizo él, por lo que se puede decir que nunca abandonó al boxeo, ni el boxeo lo abandonó a él.

Desde Mahón seguía manteniendo contacto con la familia y amigos, continuaba mostrando su fortaleza y contando una enfermedad por la que peleaba día tras día y a la que vencía cada mañana cuando se levantaba de la cama, donde sus buenos días en grupos de whatsapp familiares hacían indicar que seguía siendo Campeón de Europa cuando amanecía en las Islas Baleares.

Desde allí, seguía amando Cuenca y a El Pedernoso, seguía mostrando respeto y cariño a su familia.

Terminaba falleciendo este 19 de octubre de 2022, pero solo se paró su corazón, ya que su alma y su campeonato de Europa serán eternos para todo el que una vez tuvo la suerte de cruzarse en su camino.

¡Hasta siempre, descansa en paz!

Comentarios