Inicio Opinión ¿Podemos comprender a Jon Rahm?

¿Podemos comprender a Jon Rahm?

Durante las próximas semanas y hasta que empiece la temporada 2024 de golf, el fichaje de Jon Rahm por el LIV darán mucho que hablar. Probablemente habrá muchos reproches, recriminaciones y aficionados decepcionadas, pero hasta que conozcamos toda la historia completa, vamos a desgranar algunos de los aspectos de esta nueva aventura. Pero antes, pongamos el contexto, recordando sus palabras en el US Open 2022: “Nunca he jugado al golf por un tema económico. Juego por amor al golf y quiero competir contra los mejores del mundo. Siempre he estado interesado en la historia y el legado, y eso es lo que tiene el PGA. Hay un significado cuando ganas el Memorial, el Arnold Palmer, en Los Ángeles o Torrey Pines. Son sitios históricos. Eso significa mucho para mí. Solo Tiger y yo hemos ganado un US Open en Torrey. Eso es un recuerdo que voy a tener toda la vida, y que muchos otros no tienen. Mi corazón está con el PGA Tour. Es todo lo que puedo decir. No es asunto mío ni está en mi forma de ser juzgar a quien piense distinto. Y para muchos, no voy a mentir, tres o cuatro años allí es su plan de jubilación. Es una muy buena retribución antes de despedirse”.

El viernes se confirmaba la noticia y Jon afirmaba: “El dinero es una de las razones por las que he tomado esta decisión, no voy a negar que es una importante, pero no la más importante. Creo que la afición española va a entender mi principal motivación para ir a LIV. Se trata del equipo, es algo diferente, muy especial, ser parte de un equipo y crear una afición. Yo soy del Athletic y es más que fútbol, es una religión. Me encantaría poder crear esa afición, sería increíble, me hace ilusión y me emociona pensar en ello. El golf es un deporte individual, pero estoy seguro de que las victorias se disfrutan más en equipo. Me motiva mucho ser el capitán y dueño de un equipo”.

¿Qué le podemos reprochar? Que se vaya por el dinero que va a ganar. Aunque hace un año era un tema que no le importaba especialmente, ahora puede que no sea la razón principal, pero como ha dicho, es importante. La pregunta que hay que hacerse es si cada uno de nosotros estaría dispuesto a cambiar de empresa si nos duplican o triplican el sueldo.

Asimismo, se le puede reprochar su futuro nivel competitivo que puede llegar a disminuir por las características del circuito LIV: Torneos de tres días, sin corte, frente a los mismos rivales y con premios asegurados. Y a pesar de que podrá jugar los Majors, ¿Cuál será el nivel competitivo en estos, donde tiene su participación asegurada hasta 2027, y en Augusta, de por vida, y en el US Open hasta 2031?

Y además, se puede pensar que Jon ayuda a blanquear un circuito financiado por un país donde los derechos humanos dejan mucho que desear.  El sportwashing es una práctica que intenta mejorar la reputación de países o empresa a través de la organización de eventos deportivos.

¿Qué podemos esperar? Puede que el “sí” de Jon Rahm a LIV sea el preludio del acuerdo definitivo entre las negociaciones PGA-LIV, después del pacto de paz, junto con DP World Tour en junio de este año.

Y quizás puede ser la base del nuevo escenario en el que se moverá este deporte en el futuro. De momento, el PGA ha tenido que incrementar sus premios para no perder su atractivo y la fuga de golfistas (pero no parece suficiente).  Y puede que sea el comienzo de una nueva forma de entender un deporte individual que también se puede jugar en equipo, como ocurre en la Ryder Cup.

Historia, legado y tradición que acaba con el reinado de un deporte dominado por una empresa norteamericana y que quiere empezar a liderar un Fondo de Inversión Público saudí.  Puede que sea el comienzo de una nueva forma de consumir el golf. Solo como referencia, el consumo de fútbol por las nuevas generaciones desciende y nuevos conceptos como la Kings League crecen. (https://theconversation.com/los-centeniales-quieren-dejar-de-ser-meros-espectadores-de-las-grandes-competiciones-deportivas-203693).

Y después de toda estos argumentos y a la espera de nuevas noticias, que cada uno opine lo que desee.

Comentarios