Inicio Reportajes Un corazón nazareno que rebosa pasión por el deporte

Un corazón nazareno que rebosa pasión por el deporte

Amable, cercano, sencillo, generoso… Cualidades humanas no le faltan a este conquense que capitanea una de las instituciones emblemáticas de la ciudad desde hace varios años aunque en esta ocasión no nos hablará del devenir de la Semana Santa sino de su relación estrecha y duradera con otra de sus pasiones, el deporte.

Durante todo el año Jorge Sánchez Albendea (Cuenca, 1972) recibe muchas peticiones de entrevistas relacionadas con su actividad al frente de la Junta de Cofradías. En esta ocasión le requerimos para que haga memoria y nos cuente cómo ha estado el deporte ligado a su vida, hecho que recibe con sorpresa e ilusión ya que han sido muchos los deportes practicados por él y también mucha la actividad deportiva que han realizado y realizan sus hijos, a los que ha transmitido todos los valores que residen en la práctica de sus diferentes variantes.

Los recuerdos de Jorge en el mundo del deporte se remontan a su época infantil. Con aproximadamente ocho años empezó a practicar tenis en el Club Cuenca de Tenis. Nos comenta que por aquel entonces tuvo la suerte de viajar mucho a Madrid con algunos de sus compañeros para participar en campeonatos regionales ya que, al no estar constituida todavía la autonomía castellano-manchega, al único club que por aquel entonces existía tanto en Cuenca como en lo que en un futuro cercano sería Castilla-La Mancha se le permitía participar. Una experiencia enriquecedora y que les enganchó a él y a sus compañeros a este mundo puesto que visitaban muchos fines de semana clubes madrileños con instalaciones muy completas como los de Somosaguas y Puerta de Hierro entre otros. Años después obtendría el título de monitor de tenis en el primer curso que se impartió en Cuenca junto con personas que sí han seguido ligados más fuertemente al tenis como Toni Hernández, Paco Hernández o Alberto Solé.

En el haber de Jorge está el Campeonato castellano-manchego en categoría sub-13 una vez ya se había constituido la Región. Se disputaban en aquellos años los denominados Juegos de Castilla-La Mancha y este triunfo le permitió representar a nuestra Región en el Campeonato de España que se disputó en Yecla (Murcia). A pesar de que cayó eliminado en primera ronda no se le va la sonrisa de la boca al recordar ese episodio deportivo de su juventud. Nos comenta con pesar que al no poder disputar campeonatos en Madrid al configurarse la autonomía y que la afición por el tenis en nuestra región era escasa en aquellos momentos, sin clubes de tenis potentes en el resto de provincias, hizo que su ánimo competitivo se fuese diseminando y, aunque sin dejar de lado su práctica, empezara a mirar a otros deportes. De estos años pasados en el Club Cuenca de Tenis recuerda con especial ilusión la visita que realizaron los componentes del equipo de baloncesto Cibona de Zagreb a las instalaciones en un descanso de la preparación del Torneo San Julián de Baloncesto. Jorge guarda de ese día y como un tesoro una instantánea junto al gran Drazen Pétrovic y seguramente desde ese día se incrementó el interés por este deporte, este ya como espectador.

Apareció años más tarde el gusto por el fútbol sala en su etapa universitaria, perteneciendo y jugando con cierta habilidad en equipos locales punteros como La Romana o Talleres Abarca y también en el equipo del Club de Tenis. El gusanillo por el fútbol “grande” se lo desquitaría en la liga de Adheridos jugando en ella un par de años formando parte del equipo que patrocinaba el restaurante Piccolo.

Los deportes de raqueta le han gustado especialmente a Jorge debido a que ha podido reflejar en ellos los fundamentos adquiridos en su aprendizaje temprano del tenis. El squash le sedujo cuando en Cuenca lo practicaba muy poca gente y solamente se jugaba en las pistas de El Sargal. Aún hoy juega partidas con las personas con las que se introdujo en este deporte como puede ser el caso de Justo Fernández “Tito”. También es asiduo de las pistas de pádel, deporte que intenta practicar por lo menos una vez a la semana.

De la fiebre del running tampoco se ha librado Jorge, deporte en el que ha logrado alcanzar metas, esta vez a nivel popular, tanto en media como en larga distancia. Bien como válvula de escape o bien porque el horario de practicar deporte se fue reduciendo al ir incrementándose la familia, salir a correr supuso un buen aliciente para alguien que siempre a pretendido realizar alguna actividad deportiva. Poco a poco incrementó su distancia de entrenamiento hasta tal punto que desde noviembre del año 2013 tiene a gala ser maratoniano puesto que terminó la maratón de Valencia en poco más de cuatro horas. Acumula nueve medias maratones (entre Madrid, Valencia, Benidorm y Cuenca) y diez ediciones de la Hoz del Huécar en sus piernas, habiendo sido acompañado en muchas de ellas por amigos como Pedro García Hidalgo o Ángel Mayordomo. Como curiosidad muchas de estas carreras las ha corrido enfundado en su camiseta del Betis, puesto que es un fiel seguidor del equipo del verdiblanco (en una reciente visita a Sevilla aprovechó para realizar una pequeña ruta corriendo a primera hora de la mañana y acabar en el templo de los Joaquín y compañía.… ) Tras un pequeño paréntesis para descansar debido al cansancio acumulado volvió a retomar las salidas para entrenar hace un par de meses con la intención de preparar la carrera de montaña nocturna a la que le cogió gran apego en la edición pasada. No puede faltar tampoco en la programación anual de sus carreras la del Pavo en nochevieja, tradición que tiene a bien realizarla acompañado de sus tres hijos. A modo de curiosidad no es raro ver a Jorge subir a la Plaza Mayor corriendo en días de invierno entre semana cuando la afluencia de personal escasea. Sensación extraordinaria para él que no quiere dejar de sentir.

Al hablar de sus hijos enternece el tono de voz al rememorar como empezaron su relación con el deporte. Sus dos hijos mayores, Jesús (16 años) y Jorge (13), se iniciaron en el tenis de la mano de su padre llegando incluso Jesús a ganar un campeonato regional entrenando en el Club Nuevo Tenis de la mano de Freddy Santos y Jaime Perez. Pero les pudo la pasión por el fútbol. De la mano de las Escuelas Municipales Jesús jugó en la selección de Castilla La-Mancha en la categoría infantil como lateral derecho. Este año, ya siendo juvenil, ha estado entrenando y jugando en el Ciudad de Cuenca de División de Honor, club al que seguirá ligado este próximo año. Jorge, rápido extremo derecho que esta próxima temporada jugará en categoría cadete, también ha estado ligado a las Escuelas Municipales en sus comienzos llegando a jugar todo este año para la selección provincial. Lo que no ha logrado conseguir el padre es que su “beticismo” se contagie ya que al parecer son un poco “merengues” en cuanto a su gusto futbolístico. Por último la pequeña de la casa , Rut (9 años), practica gimnasia rítmica en el Club Huécar y siempre ha acompañado a sus padres y hermanos en sus diferentes competiciones ya que, como es evidente, en esta familia los fines de semana son muy deportivos.

Para nuestro protagonista el deporte le ha dado y ha significado muchísimo. Es una parte esencial de su vida que le ha ayudado en todo. No concibe estar varios días sin practicar algunas de las actividades deportivas que hoy en día realiza. En su juventud le dio madurez, disciplina, orden y unos vínculos de amistad que duran en el tiempo. Valores que está pretendiendo inculcar en sus hijos y que es un legado fundamental que intenta día a día transmitir. No dudamos de que esto será así. Muchas gracias por todo Jorge y “Viva el Betis manque pierda”.

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Comentarios