Inicio Reportajes Unas cañas por el ascenso

Unas cañas por el ascenso

Alberto Pérez, Iván Gil, Kike González y Diego Gómez
Alberto Pérez, Iván Gil, Kike González y Diego Gómez

El Fátima logró el ascenso y el año que viene jugará en Primera Atronómica Preferente. Dos veteranos como Diego Gómez y Kike González, uno de los más jóvenes como Alberto Pérez y uno de los mejores jugadores como Iván Gil, estuvieron tomando unas cañas con El Deporte Conquense.

Después de tres años desde la formación del equipo, el Fátima ha conseguido llegar a Preferente, todo un récord para un equipo joven como éste. Ha costado trabajo llegar a donde se ha llegado y dos de los veteranos, de los que llevan en el equipo desde el primer momento lo saben muy bien. «Al principio nadie nos conocía ni confiaba en nosotros. Éramos un equipo de chavales de aquí y en tres años hemos llegado a Preferente» dice Diego Gómez.

Pero la lucha de todos ha hecho que en tres años se consiga el objetivo fundacional, llegar a Preferente. Aún así veteranos como Kike González hubieran querido que solo se hubiera tardado dos años: «Teníamos la espinita de no haber podido ascender el años pasado, que se nos escapó en el último momento» dice.

Los cuatro jugadores coinciden en que la clave principal ha sido el compromiso, algo que señalan como ausencia del pasado año. «La clave ha sido que el 90% de los que empezaron han terminado. El año pasado empezamos 20 y acabamos 11 y con juveniles» recuerda Kike. Pero también los jóvenes saben de la situación vivida el año pasado, algo que ha aumentado su compromiso. Los recién incorporados fueron informados de lo que se pedía este año para no repetir errores futuros y Alberto Pérez lo asimiló hasta ser uno de los jugadores más comprometidos con el equipo: «Al empezar, los más veteranos se quejaban de la falta de compromiso del año pasado. Yo con los que ya estaban en el equipo no había jugado ni los conocía, pero la gente que venía nueva como yo, sabía que iban a estar toda la temporada sin condiciones» afirma Alberto. Kike reafirma la idea del Alberto desde una posición más experimentada: «Los veteranos estamos siempre ahí, pero los jóvenes han respondido con creces».

Equipo del Fátima celebrando el ascenso a Preferente
Equipo del Fátima celebrando el ascenso a Preferente

Pero no solo el compromiso ha sido clave, sino como afirman los propios jugadores la ilusión y la motivación de los jugadores esta temporada: «Hacía falta meter ilusión y la gente que ha venido este año lo ha dado todo» afirma Kike. «No depende de la edad, sino de que la gente quiera venir entrenar y ganar» confiesa Alberto.

Kike y Diego recuerdan el amateurismo del primer año del Fátima y como se ha ido variando hasta conseguir un bloque de calidad: «El primer año estábamos gente que no quería nadie, pero eso sirvió para aprender porque se empezaron a mirar más las aptitudes a la hora de traerlos» recuerda Kike. «Es ahí donde está el mérito, porque había gente que llevaba muchos años sin jugar y volvió al fútbol. Esa gente se mezcló con otra recién salida de juvenil para formar un bloque de calidad».

Ahora el Fátima afronta una temporada nueva en Preferente y los jugadores esperan disfrutarla. Algunos son más cautos y otros esperan desempeñar un gran papel. Alberto es más cauto pero a la vez optimista: «El objetivo real es mantener la categoría, pero éste equipo no va a salir pensando en eso solo. Iremos partido a partido para intentar estar arriba». Diego va un poco más allá en su estimación: «No hay que marcarse solo el evitar descender, hay que ir más allá». E Iván Gil opina que hay que marcar territorio para no ser pisado: «No hay que temer a equipos superiores a nosotros ni ser menor que nadie».

El equipo saliendo hacia el pasillo de campeones/ Fotografía cedida por Adrián Triguero
El equipo saliendo hacia el pasillo de campeones/ Fotografía cedida por Adrián Triguero

En cuanto a la postura del club con la plantilla, todos creen que se optará por un contuismo del bloque que consiguió el ascenso al que creen más que preparado para competir en Preferente: «En Cuenca y jugando sin remuneración dudo que haya gente más preparada que nosotros para afrontar esta temporada» dice Diego. «No habrá una revolución a gran escala y este equipo con las incorporaciones que haga y que vengan a portar es un equipo más que preparado para Preferente» opina Alberto. «Yo he estado en Preferente y con este equipo estamos de mitad de tabla para arriba» cree Kike. «Sin ganas de ganar ningún equipo es grande. Si vas con ilusión no puede haber tanta diferencia entre un equipo y otro» afirma Iván.

Pero si hay un plato fuerte el próximo año en Preferente es el derbi con el otro equipo de la ciudad, el San José Obrero. Es difícil ver derbis de la capital en categoría Absoluta, pero con el ascenso del Fátima, la ciudad tendrá dos partidos para vibrar. «Tengo muchísima ilusión de jugar el derbi con el San José porque he jugado allí y tengo muy buenos amigos en ese equipo» confiesa Kike. «Nos conocemos todos desde pequeños y serñá bonito jugarlo» afirma Diego. «El ambiente es lo mejor porque hay rivalidad, pero una rivalidad sana. Ese día no importa como se vaya en la clasificación, todo puede pasar» dice Alberto.

Recepción de la Diputación
Recepción de la Diputación

Pero, no pudieron olvidar hablar de su entrenador Sergio Bermejo como uno de los artífices de que hoy hablemos de ascenso y de un Fátima en Preferente. «Bermejo en el último tramo de la temporada tiene muchísima culpa del ascenso» opina Diego. «Al final ha sabido dosificar a los jugadores para que se juegue regularmente» afirma Kike. Y es que su mayor virtud ha sido tratar el aspecto psicológico cuando el equipo se hundía anímicamente. «Ha habido momentos de la temporada en que se nos iba de las manos y Bermejo veló porque no nos fuéramos del objetivo» dice Alberto. «Ha hecho que nunca perdamos las ganas de seguir y que no tiremos la toalla» recuerda Iván.

Pero tampoco olvidan al cuerpo técnico y su labor. Han sido los confidentes y apoyos de Bermejo y han venido muy bien al equipo. «El año pasado, Bermejo estaba solo y este año con la ayuda de su gente ha estado más desahogado, le ha venido muy bien» dice Diego. «Ha tenido otros puntos de vista y sus compañeros le han echado una mano a la hora de llevar al grupo» opina Alberto. «El año pasado hubo una desbandada y encima estaba él solo» recuerda Iván.

Pero el Fátima es un equipo que se ha acostumbrado a ganar y ahora tiene que hacer frente a una temporada distinta en la que en principio no estará en los primeros puestos como acostumbraba en los años anteriores. «El equipo tiene que aprender a tener cabeza y no desesperar si se pierde. Estamos acostumbrados a ganarlo todo pero ahora vendrán más derrotas y hay que hacerse a la idea» aconseja Kike. «Este año hay que saber jugar de otro modo ya que es una liga más difícil» reconoce Alberto. Iván aseguran que para él el cambio será demasiado difícil por su espíritu ganador y su autoexigencia: «Yo voy a tener muy difícil adaptarme a eso, porque a mí me mencanta ganar y me exijo el máximo siempre».

En cuanto a actuaciones individuales importantes, todos coinciden en destacar a Iván como ese jugador que ha despuntado y ha sido una clave para el ascenso: «Iván es el que más despunta del equipo» dice Kike. «El mejor ha sido Iván, da un punto que no tiene nadie» afirma Diego. «Iván ha aportado goles y actuaciones claves» opina Alberto. Pero todos quisieron acordarse de Pope. El jugador con mayor edad del equipo pero que no ha perdido un ápice de compromiso y que ha estado cuando el equipo le necesitaba. «Sin Pope este equipo no hubiera tenido portero en un principio. Siempre ha estado ahí y hay que agradecérselo como se merece» dice Alberto. «Pope le pone mucha intensidad y ganas y eso nos activa a todos» opina Iván.

Iván Gil
Iván Gil

Pero hablaron tanto de los que no han estado como de los que se fueron. Sobre todo las marchas de Medina y Salva fueron las más recordadas. «De Medina no me sorprendió que se marchara, pero le agradezco los partidos que estuvo porque fue muy importante. Hubiera sido el mejor pero se fue» recuerda Kike. «Medina es un jugadorazo, pero fue bonito mientras duró. Darle las gracias por lo que nos dios y ya está» dice Alberto. «Medina me defraudó personalmente porque yo había confiado mucho en él» confiesa Diego.

En cuanto a Salva el grupo entiende que se marchó por motivos laborales pero consideran que si hubiera esperado algo más habría comprobado el compromiso del equipo: «Creo que Salva hubiera sido un jugador importante en el equipo, pero no confió en la gente nueva. Lo entiendo pero prejuzgó y le faltó confiar un poco más» cree Alberto. «Salva se fue por trabajo y siempre tuvo compromiso. Entendí sus motivos, pero si llega a saber el compromiso, habría estado con nosotros» dice Diego.

Uno de los onces de la temporada
Uno de los onces de la temporada

Por último, y ante los movimientos en el mercado de la U.B. Conquense, los jugadores del Fátima hablaron de la posibilidad de que alguno suba con el primer equipo. Todos lo ven algo muy difícil, pero también todos coinciden en que tiene algunos jugadores que podrían tener algún minuto. Sobre todo consideran a Iván preparado. «Iván estaría más que preparado para subir alguna vez al Conquense, pero es difícil que eso pase» opina Kike. «Es muy difícil llegar pero se puede y hay jugadores en este equipo que podrían ir entrando poco a poco para probar y tener algún minuto en Segunda B» dice Alberto.

Iván estaría encantado de poder tener minutos, pero sabe que hay complicaciones: «Es un nivel muy alto pero se podría probar. Pero lo que no puede ser es entrenar con el Conquense y jugar con el Fátima porque eso es una descordinación y no juegas con la misma gente. O estas en uno o en otro».

El Fátima jugará el año que viene en Preferente, pero hay todo un verano por delante para conocer cambios o posturas del club. De momento unas cañas con su jugadores han servido como repaso a una magnífica temporada.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here