Inicio Fútbol Categorías inferiores El Conquense Juvenil Nacional sigue lanzado: victoria ante el Albacete B (1-0)...

El Conquense Juvenil Nacional sigue lanzado: victoria ante el Albacete B (1-0) para sumar su 17ª victoria seguida

No hay quien pare al Conquense Juvenil Nacional, aunque pronto parece que cambiará su denominación por División de Honor. 17ª victoria consecutiva, o lo que es lo mismo, toda una vuelta seguida ganando, que lo colocan en una situación inmejorable de cara al ascenso. Los de Javi Soria ganaron este sábado al único conjunto que hasta la fecha les había logrado arrancar puntos, un Albacete B que marcha segundo y con los que empataron en la ida.

El partido fue igualado, intenso, agresivo -no confundir con violento- y bonito, al ver a dos equipos con diferentes estilos de juego pero sin renunciar nunca al balón. Pero es que este Conquense domina la categoría por algo y es que se amoldan a lo que pide cada encuentro. Este requería concentración en todas y cada una de las jugadas y los balompédicos aguantaron la presión. De hecho, se terminó rompiendo en un minuto (46′, descuento de la primera parte) y una jugada (un desplazamiento largo y que parecía irse al limbo) en la que cualquier otro equipo estaría ya pensando en el descanso, pero este Conquense no. Y por esa actitud y sus muchas aptitudes, los de Cuenca se llevaron los tres puntos.

Desde el primer minuto se vio en Los Tiradores a dos equipos con la flecha hacia arriba, es decir, repletos de confianza y con mucho fútbol en las botas. Conquense y Albacete B no escatimaron esfuerzos y cada acción era muy competida, si bien fueron los blanquinegros quienes tenían un punto más a la hora de llevarse las segundas jugadas.

Los de Javi Soria estuvieron muy concentrados y fueron capaces de salir al césped con una actitud envidiable, lo que provocó que los primeros acercamientos fueran suyos. Sergio Escalada, muy activo, lo probó en una llegada por banda y obligó a despejar a córner al meta Charli. Pero el Albacete B tenía mucho que decir y respondió con una contra rápida que acabó con un claro remate de cabeza de Raúl, aunque salió a las manos de Carlos Escalada.

Mucho ritmo, mucha intensidad… y pocos riesgos. Ninguno de los dos quería asumir riesgos innecesarios y las defensas estuvieran muy atentas para cortar las jugadas. Así, solo a balón parado llegaban las ocasiones, con un Conquense muy batallador en estas acciones aunque la vez que más cerca se quedaron del gol fue en un rechace que empaló como último hombre Sergi Rodríguez y se marchó por muy poco.

El partido parecía irse sin goles al descanso cuando, ya en descuento, llegó la jugada que desequilibró el choque. Sergi Rodríguez cambiaba de banda con un largo desplazamiento y Fleki, ya dentro del área, recuperaba el esférico de cabeza para que en boca de gol la empujara Cuevas. Con el 1-0 se llegó al descanso.

Segunda parte

No cambió un ápice el discurrir de la segunda parte. Dos equipos muy activos, sin concesiones, aguerridos… Era difícil generar espacios, aunque el Conquense seguía muy predispuesto de cara a sacrificarse y las coberturas eran una constante, así como la presión al equipo rival. El Albacete B intentaba crear acciones desde atrás, pero la buena colocación de los de Cuenca les dificultaba e incluso les provocaba perder balones en su propio campo.

Eso sí, cuando los blanquillos -hoy de negro- conseguían superar la primera línea, tenían jugadores de calidad para crear peligro. Y en una rápida contra se plantó Luis solo en el segundo palo y remató en escorzo que repelió Escalada para evitar el empate. Y un minuto después, otra vez mismos protagonistas y con mismo resultado: Escalada deteniendo un disparo desde la frontal de Luis.

Reaccionó el Conquense para evitar sorpresas. La entrada de Mendoza le dio otro aire al ataque balompédico y su criterio unido a la verticalidad de Gabri o Cuevas acabó forzando espacios en campo rival. En una de sus internadas, Mendoza sacaba un centro-chut que acabó en el travesaño, mientras que una falta de Cuevas se fue lamiendo el palo.

Pasaban los minutos y seguían los dos equipos muy combativos. Lo peor para el Conquense fue la lesión de Miki, que se dolía de la rodilla y tuvo que marcharse sustituido con claros síntomas de dolor. Una acción que cortó el ritmo en los últimos minutos y que heló el furor por la victoria.

Tres puntos de oro para un Conquense Juvenil Nacional que sigue de dulce y nadie parece capaz de frenar su trayectoria. El ascenso, cada vez más cerca.

Comentarios