Inicio Fútbol Preferente El San José Obrero lo intentó hasta el final pero sus errores...

El San José Obrero lo intentó hasta el final pero sus errores le condenaron ante el Mocejón (1-2)

Derrota inmerecida para el San José Obrero ante un CD Mocejón muy serio y que aprovechó sus oportunidades. No se puede restar mérito a la victoria toledana, debido a que estuvieron muy concentrados y comprometidos en defensa, mientras que en ataque salieron muy rápidos: en otras palabras, jugaron su partido. Pero los conquenses hicieron todo lo posible para, por lo menos, puntuar. Su segunda parte fue muy buena y la remontada parecía posible, pero un error defensivo les terminó por condenar (a lo que hay sumar la falta de eficacia en ataque).

La intensidad fue máxima desde el inicio. Los dos equipos no combinaron, no tanto porque no quisieran, sino porque la alta presión de cada uno de los conjuntos lo hacía imposible. Así, el partido empezó con mucho juego aéreo, balones largos y luchas constantes en todos los balones, en los que los visitantes se mostraron muy cómodos y los locales algo más molestos, debido a la talla de sus jugadores.

Aun así, con el paso de los minutos empezó a entrar en juego Pery, el jugador con más criterio de todos los participantes. Movió bien el balón a una y otra banda y oxigenó el juego de los suyos, lo que permitió un par de llegadas por banda, cuyos centros no encontraron compañero. Solo en uno de estos acercamientos, Kameni llegó a cabecear, muy forzado, y se marchó al lateral de la red.

El CD Mocejón no perdía la cara al encuentro y lo tenía claro en cada acción: robar y salir rápido. Y en una de estas encontró premio. Balón largo a la carrera de Rubén, que aprovechó los espacios dejados en la zona central del San José Obrero para colarse. Su control facilitó la continuidad de la jugada, y vio por detrás a Sergio para que este rematara a la red. Minuto 22 y el San José Obrero ya iba a remolque.

Trató de reaccionar el conjunto rojillo, pero no era capaz de encontrar espacios ante un equipo toledano muy concentrado. Kameni seguía intentándolo en cada balón aéreo, y en el 28′ estuvo a punto de empatar tras ganar la partida al portero visitante Mario, pero se marchó desviado. Los visitantes llegaban poco, pero cuando lo hacían era con peligro, y en el 32′ llegaron a poner el 0-2, aunque la colegiada Sánchez García anuló la acción previa por falta sobre Requena.

El susto hizo reaccionar a los rojillos, que tuvieron sus mejores minutos antes del descanso, gracias a apretar y ganar las segundas jugadas. Y a falta de cinco minutos rozaron el empate, tras una buena jugada colectiva que acabó con remate de Navalón dentro del área, pero Mario sacó una manopla excepcional para desviar lo justo y, con ayuda del palo, salvar a los suyos.

Segunda parte

La dinámica positiva de los rojillos continuó en la segunda parte y buscaron con ahínco el empate. Circularon más rápido que en la primera mitad y encontraron huecos en banda, lo que permitió que una llegada de Semprún por banda izquierda casi acabara en gol. Su centro lo cabeceó Gregorio, pero le despistó la salida en falso de Mario y no pudo concretar. Y a continuación, en un saque de esquina cabeceó Rufo y se marchó por poco.

El Mocejón se defendía con orden, aunque cada vez era más notoria del San José Obrero en el área contraria, por lo que el empate parecía cuestión de tiempo. Y así fue. En el 66′, Pery sacaba de manera medida un saque de esquina y Recuenco se adelantaba a todos para cabecear en el primer palo y colocar el empate.

Pintaba bien el choque para los rojillos, debido a que los toledanos ya no mantenían el mismo ritmo que en la primera parte y empezaban a notar el cansancio. Sin embargo, los de Fran García seguían muy intensos y concentrados, ganaban cada pelea en el centro del campo y se mostraban más seguros.

La cara de los conquenses era otra y se veía cómo sufrían los visitantes, achicando aguas como podían. Cierto es que no había ocasiones claras, aunque las sensaciones eran de que el marcador se iba a desnivelar a favor de los locales. Pero el fútbol tiene estas cosas, y en un saque de esquina a favor llegó el 1-2. En el 79′, Rubén salía a la contra de manera perfecta y se fabricó el tanto después de ganar una acción en el centro del campo y plantarse ante Iván. El meta salvó la primera acción, pero el rechace le cayó al propio Rubén y en esa ocasión no perdonó.

Quedaban diez minutos y mucho por jugar. A punto estuvo de empatar el San José Obrero en la siguiente acción, pero Kameni, tras controlar muy bien dentro del área, remató fuera. Encerraron al rival en su campo, movieron bien el balón y colgaron balones muy peligrosos (sobre todo el lateral Héctor), pero a pesar de los intentos no pudieron lograr las tablas. El partido acabó con polémica en una última acción que los rojillos reclamaron penalti, pero la colegiada no lo estimó así.

Segunda derrota consecutiva para los rojillos, en un partido en el que merecieron mucho más. Los de Fran García se quedan con un punto en la parte baja de la tabla.

Comentarios