Inicio Noticias Fútbol Dura goleada del Toledo al Quintanar del Rey en un partido con...

Dura goleada del Toledo al Quintanar del Rey en un partido con cuentas pendientes

Fotografía: CD Toledo

El CD Quintanar del Rey viajaba al Salto del Caballo para medirse al CD Toledo con la necesidad de ganar con la tercera posición en juego que puede ser clave para los playoffs de ascenso a eliminatoria.

El partido estuvo cargado por la tensión y por las cuentas pendientes que había del partido de San Marcos y que se transformaron en alguna tangana y enfrentamientos sobre todo a raíz de una decisión arbitral polémica que provocó el enfado de los de Carlos Gómez.

En el inicio del encuentro, hubo un dominio absoluto del Toledo y en el minuto 7, Rubén Moreno dejó sentado a Alcañiz para ponérsela franca a Fran Sabaté que la mandó a las nubes. Sufría muchísimo Quintanar metido en su campo aguatando el vendaval. Disparó Rubén Moreno rozando el palo en el 10 y tuvo que hacer César un paradón en un saque de banda al corazón del área donde un toque de la defensa hacia su propia portería a punto estuvo de ser el primer gol.

Acoso absoluto del Toledo que además hacía daño en esos saques de banda largos colgados directamente al área que causaban problemas a la defensa quinatanareños para sacar esos balones.

La polémica empezó con una señalización de fuera de juego a Isma en el 14 que no parecía cuando se quedaba solo el atacante quintanareño. Además se hacía daño en esa jugada y tenía que salir sustituido para que entrara Carlos Jiménez.

Se quitó algo la presión el Quintanar y comenzó a pisar campo rival con mayor asiduidad y a poder dar velocidad en banda. Ahí tuvo una de las más claras en las botas de Caín. Combinó en pared con Carlos para pisar el lateral del área y cruzar un disparo fantástico que salió desviado por muy poco al coger algo menos de parábola de la necesaria.

Cuando mejor estaban los quintareños cometieron un error de bulto en la salida del balón que hizo que el Toledo se adelantara. Le quitó Rubén Moreno en la presión la pelota a Marcos para quedarse en un dos contra uno junto con Blázquez. Este último se la devolvió al iniciador de la jugada para que ya sin portero la enviara a las mallas y le complicara la papeleta a los de Carlos Gómez.

Se terminó de volver loco el partido tras señalar un penalti el árbitro por una supuesta agresión de Ricar sobre Mansour, muy discutible de hecho por no decir inexistente, que hizo que los banquillos se volvieran locos recordando las cuentas pendientes del partido de ida y formándose una gran tangana.

Finalmente se lanzó el penalti que transformó sin nervios Rubén Moreno para hacer el segundo tanto de su equipo como de su cuenta particular y llevar el partido al descanso con 2-0.

Segunda parte

Se puso rudo el partido en el inicio de la segunda parte con recuerdos de los jugadores de ambos equipos a sus rivales. Dejó un recado Ricar a un contrario como diciendo que si tenían que pitarle algo, que fuera con razón, recordando ese penalti de los últimos minutos del primer tiempo. Chocaban Ricar y Esparza en un golpe de cuentas pendientes y el árbitro no sacó las tarjetas del bolsillo con ambos jugadores retorcidos de dolor en el suelo.

En medio del ring, el golpe definitivo lo dio el Toledo en forma de falta directa. Puso un golazo de  Fran Sabaté colocando el balón en la escuadra corta que sorprendió a César y puso el 3-0. Tras un festival de golpes físicos, el noqueo futbolístico lo dieron los toledanos para hacer la fiesta en el Salto del Caballo.

La tuvo Marcos de cabeza para recortar distancias pero no era el día de los de Carlos Gómez que ya tenían prácticamente imposible la remontadas a falta de media hora.

Más difícil se puso con el cuarto del Toledo. La recuperó Blázquez en otra mala salida con balón del Quintanar para ceder a Rubén Moreno que con una templanza envidiable hacía su hat-trick y mataba más si cabe el partido.

Quería hacer más daño el Toledo que buscaba con ahínco el quinto mientras el Quintanar ya intentaba drenar la herida más que otra cosa. Y lo hizo de nuevo de falta directa en el 75. En esta caso fue Antón el que puso un golazo de falta directa y un 5-0 que escocía en las filas quintanareñas que ya se daban muy fuera del partido.

El viaje definitivo llegó con el sexto. Se le marchó largo el control a César y eso lo aprovechó Jokin Esparza para poner un resultado duro y vinagre sobre la herida del Quintanar.

El Toledo es semifinalista con este resultado para la fase de ascenso y esperará precisamente al que pase del derbi conquense de cuartos entre Tarancón y el propio Quintanar del Rey.

Comentarios