Inicio Noticias Más Deporte José Luis Martínez Mallebrera: “Lo que más me ha marcado es terminar...

José Luis Martínez Mallebrera: “Lo que más me ha marcado es terminar una maratón, eso no lo va a superar nada en mucho tiempo”

Paseando por los rincones de Cuenca ya sea para situar el próximo escenario de sus novelas ambientadas en la ciudad o para disfrutar del deporte en pleno contacto con su tierra. José Luis Martínez Mallebrera ya ha inscrito su nombre como uno de los escritores conquenses más reconocidos del panorama local.

En la Feria del Libro Cuenca Lee, que acoge la ciudad del 2 al 8 de mayo, el arquitecto técnico conquense presenta su nueva obra: Murió como debía. Y es que empezó a amar la escritura al mismo tiempo que al deporte. Una mente inquieta que, pese a no haber hecho de ninguna de sus dos pasiones su profesión, las ha convertido en dos aficiones que cada vez cuida y valora más.

Desde pequeño ya se aventuraba en distintas disciplinas, aunque ninguna llegó a atraparle tanto como para practicarlas tras cumplir la mayoría de edad. Del Taekwondo ni siquiera recuerda el color del último cinturón que consiguió. Pero durante su niñez no solo pisó el tatami: la pista también fue su particular escenario en sus primeros años como deportista. Jugaba en las Escuelas Municipales de baloncesto en la ciudad y también practicó fútbol sala, deporte del que guarda un gran recuerdo tras pasar por el equipo de la ferretería “La Romana”, “muy famoso el equipo por aquellos entonces”, bromea.

Cumplió la mayoría de edad bajo las filas de uno de los clubes más legendarios y exitosos de Cuenca: el Voleibol Hervás Cuenca, con galones en la cantera y en el primer equipo que avalan su renombre. José Luis puede decir con orgullo que formó parte de la historia de un club puntero en la ciudad castellanomanchega.

José Luis Martínez Mallebrera en un recorte de periódico con el CV Hervás Cuenca
José Luis Martínez Mallebrera en un recorte de periódico con el CV Hervás Cuenca

Con modestia, Mallebrera confiesa que no era el deportista estrella, pero con nostalgia atesora buenos recuerdos de aquella etapa, en plena juventud: “La recuerdo con mucho cariño y aún guardo muchos y buenos amigos”. De hecho, todavía mantienen aquellos lazos que forjaron bajo la red e incluso tienen un grupo de Whatsapp de “viejas glorias, con la sana intención de jugar de vez en cuando” y rememorar encuentros pasados. Ya han podido reunirse en un par de ocasiones, aunque menos de lo que les gustaría, sobre todo, tras la pandemia.

José Luis Martínez Mallebrera con el antiguo equipo de voleibol Hervás Cuenca.
José Luis Martínez Mallebrera con el antiguo equipo de voleibol Hervás Cuenca.

Pero el deporte que ha marcado su rumbo deportivo no fue el voleibol. Lo descubrió menos de una década después, lo practicó, lo disfrutó e incluso lo enseñó a sus alumnos, tanto pequeños como mayores. El squash se convirtió en la coordenada perfecta de la trayectoria deportiva de Mallebrera: “Es mi deporte de referencia, me encanta”. 25 años tenía cuando descubrió que el squash, a diferencia del resto de deportes que había practicado hasta el momento, había llegado para quedarse. “Es un deporte muy divertido que, si alguien te enseña con un poco de conocimiento, enseguida mejoras”.

José Luis Martínez Mallebrera jugando al squash
José Luis Martínez Mallebrera jugando al squash

Poco tardaría en participar en campeonatos nacionales, de veteranos y por equipos en una disciplina que también se encarga de promocionar como entrenador. En Cuenca tenemos muy buenas instalaciones y, además, municipales”. Como asociado del Cuenca Squash Club, destaca que, en este deporte, “el ambiente es espectacular”.

Mallebrera en el campeonato de Squash de veteranos
Mallebrera en el campeonato de squash de veteranos

Sin embargo, su mayor logro no lo vivió raqueta en mano. Fue el atletismo, que empezó a practicar en 2011 con el mero objetivo de ponerse en forma, el que le llevó a vivir una experiencia imborrable al cruzar la línea de meta de su primera maratón: “Eso no lo va a superar nada en mucho tiempo”. En 2014, tan solo tres años después de enfundarse las zapatillas de running por primera vez, completó en 4 horas y media la maratón de Barcelona. Medias maratones lleva ya unas cuantas, sobrepasando la barrera de las 25 con creces.

Lo que comenzó como una actividad funcional se acabó convirtiendo en una vía de escape. Este estilo de vida lo comparte junto a los miembros del grupo de corredores “Los hombres de Paco”, muchos de ellos, al igual que Mallebrera, vinculados al Club de Atletismo de Cuenca, que tantos éxitos está cosechando en los últimos años.

Mallebrera con el Club de Atletismo de Cuenca
Mallebrera con  «Los hombres de Paco»

Aquí se encuentra en pleno contacto con los parajes conquenses, al igual que cuando realiza senderismo o desciende las hoces con su bici de montaña. Así, se mimetiza con los personajes de sus novelas, recorriendo Cuenca en busca de nuevos crímenes que inventa para después plasmarlos sobre el papel. Aunque asegura que la paternidad le robó el tiempo que le dedicaba al senderismo los fines de semana, actividad que solía practicar con asiduidad.

No conforme con todo ello, Mallebrera nos sorprende con una nueva disciplina:  también forma parte del equipo de dardos “El club del viernes”.

Es su gen diligente el que le lleva a navegar Cuenca en busca de nuevas historias que contar y ejercicios que realizar. Desde que tenía uso de razón, ha practicado nueve deportes diferentes y novelas lleva ya tres. Mente y cuerpo se sincronizan para dibujar su palmarés deportivo y lector, al que continúa alimentando y del que seguirá disfrutando con esa alma de curioso empedernido.

Comentarios