Inicio Noticias Más Deporte El ‘renacer’ del Bádminton Albatros

El ‘renacer’ del Bádminton Albatros

Club Bádminton Albatros. Foto: Mario Gómez

El surgimiento de referentes es algo clave en deportes poco conocidos o ‘mal llamados’ minoritarios, y en el caso del bádminton en España, el ejemplo claro es el de Carolina Marín. Las grandes hazañas de la onubense han supuesto un crecimiento generalizado de la práctica de esta disciplina de raqueta. Animando a las pequeñas generaciones a probar una disciplina que en Cuenca capital está representada por el Bádminton Albatros desde 1999.

Agustín Jiménez es el vigente presidente de un club que en la actualidad congrega a más de 200 participantes en capital y provincia. Él cuenta que el actual club tiene como origen el crecimiento deportivo de un puñado de practicantes de las escuelas municipales. La necesidad por competir más allá de un círculo cercano «y contar con asistencia médica entre otras historias», defiende Jiménez, fue el punto de inflexión para la creación de un equipo federado.

Mucho ha llovido desde entonces, «25 años nada más y nada menos, que dan para mucho y en los que hemos tenido momentos buenos y momentos muy malos, pero a día de hoy el Bádminton Albatros goza de una muy buena salud», explica Agustín, «debido a que de unos años a esta parte hemos contando con un grupo de jóvenes que lo han ido ganando todo desde sub-15 y ahora han dado el salto a categoría sub-17». Nombres como Jimena Alonso, la mejor conquense clasificada en el ranking nacional, junto Marcos Romero, Samuel Rodríguez o Mateo Higueras abanderan una joven generación que está consolidando todo un ‘renacer’ de este equipo conquense.

A todo ello se une una estructura cada vez más amplia, contando con preparadores como Jesús de la Mata -entrenador, jugador y vicepresidente del Albatros- o Javi Soria, que se une una distribución de jugadores tanto en la parcela competitiva (con más de 60 jugadores federados, junto a dos técnicos y un directivo), otros tantos en la provincia gracias al hermanamiento con el Proven-Fray Canforrales (El Provencio y Las Pedroñeras), además de las escuelas municipales de la capital (con más de 100 practicantes), además de un convenio junto al Colegio Ciudad Encantada por el que entre 25-30 jóvenes practican este deporte. Un compendio al que hay que unir el Memorial Samuel Ferrer y el torneo de bádminton de las Fiestas de San Julián, impulsado también por el propio club.

UN DEPORTE QUE SORPRENDE Y ENGANCHA

Está claro que el bádminton en Cuenca está disfrutando de un repunte en su participación, pero tras ese resurgir también está la «mano» de Javi Soria y Jesús de la Mata, los dos técnicos del Albatros que forman a las futuras promesas y que defienden «a capa y espada» la práctica de la disciplina del volante y la raqueta.

«Es un deporte para cualquiera que se anime porque depende como te lo quieras tomar. Puedes tomártelo como algo recreativo y para hacer deporte o puede ser exigente e intenso, porque la pista parece que es pequeña porque tendemos a compararla con la de tenis, pero debes estar todo el rato en movimiento. Hay que tener reflejos y, sobre todo, no es tanto fuerza en el golpeo, sino mucha más técnica», explica de la Mata que defiende que lo más «divertido» del bádminton es ir aprendiendo «ciertos golpes que te permitan manejar los tiempos y posición del juego, porque hay que sacar esa idea de que el bádminton es como jugar a las palas en la playa, cuando aprendes ciertos golpes y técnicas, comienzas a poner el volante donde tú quieras, a hacer correr por la pista al rival, se vuelve un juego muy, muy divertido».

Por ello, desde el Albatros animan a la práctica de esta disciplina que asegura que «una vez que empiezas, te engancha y te hace competir para mejorar tanto uno mismo como contra el resto de compañeros», añade de la Mata que recuerda que el bádminton pueden disputarse partidos en individuales, dobles masculinos y femeninos y también mixtos.

Comentarios