Inicio Noticias Más Deporte Video-reportaje: Alicia López, la promesa conquense de la escalada

Video-reportaje: Alicia López, la promesa conquense de la escalada

Alicia escalando una de las paredes del rocódromo de Chillarón. Foto: Mario Gómez

Entre las escarpadas paredes de lo que un día fue el silo de Chillarón y actualmente es el Centro de Montaña y Escalada puede verse a una muy joven trepar de una manera vertiginosa bajo la atenta mirada de su entrenador.

«Alicia era una niña muy diferente desde pequeña, porque para ella el juego era la dificultad, siempre le ha gustado la dificultad, que le pusieran retos y poder resolverlo». Así describe Fabio Martínez a la doble campeona de España a la cual entrena casi a diario. «Lleva ocho años escalando, sabe escalar y le sigue motivando esa dificultad, no es raro que haya ‘explotado’ de esta manera».

Y es que el también coordinador del rocódromo de Chillarón asume que el ser el tutor de la vigente campeona en Bloque y Dificultad sub-14 «es un orgullo, pero también una responsabilidad», asegura que está en constante formación para «poder estar a la altura de lo que ella demanda o lo que necesita para seguir evolucionando».

Pero lejos de esa mirada cargada de compromiso y una proyección tan ascendente como las propias paredes que escala se encuentra nuestra protagonista: Alicia López, quien se toma lo de escalar como un juego que no solo se le da bien, sino que le encanta y que le permite «conocer a mucha gente y hacer nuevos amigos». Una visión propia de una chica de 13 años que en cuanto se enfunda los «gatos» y el cinturón con su bolsa de magnesio se divierte al ritmo que asciende.

«Comencé en la escalada porque me gustaba mucho subirme a los árboles, a los radiadores o los muros. Mis padres me dijeron, si tanto te gusta, vamos a probar, y me encantó», explica Alicia.

Fue su amiga África, de Albacete, quien la animó a presentarse a las distintas competiciones de nivel nacional: «En el primer año mis resultados fueron bajos, pero después de quitarme ese ‘miedo a caer’ subí mucho de nivel y conseguí ser campeona de España, fue como un logro que no pensé en conseguir», admite la escaladora conquense.

Y es que una de los muchos atractivos que Alicia vio en la escalada fue su carácter cooperativo, algo que encaja con la gran empatía que desprende la escaladora conquense cuando cuenta cómo consiguió el primero de sus dos trofeos nacionales: «Se me dio muy bien el campeonato. Al principio me quedé asombrada, muy emocionada, pero también con un poco de pena por una compañera mía, que escala muy bien y me solía ganar, se resbaló y acabó muy triste, fue como alegría por mí y un poco de pena por ella, porque es casi como mi mejor amiga».

SEGUIR ‘ESCALANDO’

Con su gran desempeño en los campeonatos de España, Alicia estará presente en la primera prueba de la Copa de Europa formando parte del combinado nacional, si bien sus expectativas sobre la competición son plenamente el disfrutar de la experiencia: «Me gustaría hacer muchos amigos y en la competición pasar a finales e incluso lograr algún podio, pero si no lo consigo tampoco me preocuparía demasiado porque es mi primer año en la categoría».

Y es que este aspecto de «disfrutar del proceso» y no centrar su enfoque simplemente en los resultados es algo que forma parte de la enseñanza de su entrenador, Fabio: «Centrarse en los resultados sería un error, me centro mucho más en el proceso, en la técnica, en el gesto, en el movimiento… también en su aspecto mental, en cómo manejar esa presión competitiva, cómo la gestionan, cómo la viven esa emocionalidad. Intentamos trabajar siempre en aspectos técnicos y físicos, si mejoran eso, mejorarán seguro como escaladores».

Pero además de ese componente de crecimiento, está la «carrera» económica por hacer posible esa participación europea. Un reto para el que la propia Alicia se ha puesto manos a la obra junto a su familia, realizando una rifa para recaudar fondos, sorteando distintos productos que ha logrado en los distintos campeonatos y eventos en los que ha participado a través de su publicación de Instagram.

Y es que la irrupción en el panorama de esta promesa conquense puede ser la punta de lanza para las nuevas generaciones, una especie de símil con lo que recientemente ha conseguido Alberto Ginés a nivel nacional con su oro olímpico. «Puede que veamos ese efecto llamada», advierte Martínez a sabiendas de las infinitas posibilidades que ofrece un enclave como Cuenca, rincón de entrenamiento de alpinistas y escaladores internacionales (incluido el propio Ginés), para que este deporte se convierte en todo un «Patrimonio de la Humanidad».

Comentarios