Inicio Balonmano Liga ASOBAL La mejor versión del Incarlopsa Cuenca y un Maciel sobresaliente acercan al...

La mejor versión del Incarlopsa Cuenca y un Maciel sobresaliente acercan al equipo conquense al sueño europeo

Los conquenses superaron al Bada Huesca por 29-21 en el partido de este sábado, donde pudieron entrar a ‘El Sargal’ más de 500 personas, algo que fue una inyección de energía para los jugadores conquenses, que pasaron por encima de los oscenses de principio a final, destacando la gran defensa y a Leo Maciel, con un 50% de efectividad.

Siempre se dice que el siguiente partido es el más importante, pero este lo era por partida doble para los conquenses, ya que una derrota los dejaba a seis puntos de su rival de este sábado, que es tercero, y ocupa la última plaza europea, pero una victoria los metía de lleno en la pelea por la competición continental. Como dijo el compañero Jesús Huerta en su previa: «choque de trenes», al final, no fue Cuenca quien descarriló siendo Maciel el conductor del tren que puede llevar a Europa.

Salieron los conquenses a sabiendas de la importancia de los dos puntos, que con la baja sensible de Vainstein por problemas en uno de sus tobillos, se tuvieron que multiplicar atrás. Primero Bulzamini defendiendo en su lugar, hasta que el italiano se lesionó de una de sus rodillas, y más tarde Pizarro y Doldán.

Y es que no dieron tregua los conquenses a los oscenses, a los que se les hizo ‘El Sargal’ demasiado grande y la defensa y portería de Cuenca un imposible. Y es que cuando en el pabellón pueden pasar un número importante de personas, ya vas 4-0 en el marcador.

Se vieron los del Incarlopsa siempre por delante, sin pérdidas en ataque y con un Pablo Simonet que no solo atacó a la perfección: sin prisas, buscando la mejor opción, moviendo la primera línea y leyendo a la defensa rival, es que el argentino también fue un escandalo en defensa, donde Cuenca sacó el denominado a partir de hoy ‘Manual de cómo se hacen las cosas atrás y cómo disfrutar del mejor portero del momento’.

La ventaja de 8-4 en el electrónico en el minuto 13 tras un gol de Thiago, de nuevo en su mejor versión con ocho goles, hizo que Nolasco pidiera su primer tiempo muerto. Los suyos estaban siendo secados por Cuenca y lo mejor para ellos era el marcador, ya que el Incarlopsa había visto como dos balones se habían ido a la madera.

Buscaba el técnico visitante una reacción que no llegó, porque el Incarlopsa no le iba a dejar y porque sabían a lo que jugaban los oscenses para evitar juego con pivote ni extremos, y si llegaba a extremo aparecía Maciel para decir: «por aquí no, vuelva usted otro día». Tan solo daban las opciones de lanzamiento exterior y ahí lo que había eran los brazos de Thiago, Moscariello, Doldán o Bulzamini hasta su lesión. Por lo que la ventaja llegó al 13-7 del minuto 21 tras un nuevo tanto de Alves.

Aunque era la lesión de Bulzamini lo que iba a meter en el partido a los visitantes, buscaron el desajuste inicial para entrar por su lugar Sergio Pérez y Asier Nieto, aunque Cuenca terminó ajustándose con Doldán en ese lugar y disfrutó al descanso de una ventaja de cuatro con el 16-12, que pudo ser más, pero Arguillas detuvo un siete metros a Nacho Moya con el tiempo cumplido.

Maciel de héroe
Tras el paso por los vestuarios lo importante para Cuenca era salir bien y no cometer fallos ni que Huesca marcara goles fáciles. Pues dicho y hecho, casi 10 minutos tardaron en anotar los del Bada, con un tanto de Marcelo para poner el 19-13. Al que Lidio respondía con un tiempo muerto.

Veía bien a los suyos en defensa, pero les faltaba algo en ataque. Le dio el poder de hacer cosas a Pizarro y Thiago Alves, que comenzaron sus particulares exhibiciones de lanzamiento a los que Arguillas solo podía ver como silbaba el balón y tocaba la red para ir aumentando la ventaja hasta el 26-16 del minuto 52 con un tanto de Doldán.

La afición de El Sargal botaba, cantaba, se divertía y jaleaba a los suyos olvidando por un tiempo la pandemia que estamos viviendo y que nos está privando de todo esto.

Maciel seguía a lo suyo. Seguro que algunos de los jugadores de Huesca tienen a Leo como el nuevo ‘coco’, ese que tanto tememos cuando somos niños.

Los últimos minutos sirvieron para disfrutar, para ver a Ángel Pérez hacer magia en forma de pases a Doldán y para saborear un triunfo que significa el noveno en 10 partidos en esta segunda vuelta y que les hace soñar con Europa.

Además, también sirve para ‘reconciliarse’ de alguna manera a equipo y afición, ya que les debían un triunfo ante un grande tras perder con Logroño, León o Granollers en casa. Y que mejor manera de hacerlo que superando con solvencia al tercero.

¡Ah!, vayan preparando dinero para hacer la estatua a Leo Maciel, el sitio ya lo elegiremos después.

Ficha técnica:

29. Incarlopsa Cuenca (16+13): Maciel (1); Pablo Simonet (1), Moscariello, Thiago Alves (8), Nacho Moya (5, 2p), Fede Pizarro (7), Sergio López (1), siete inicial, Samuel Ibáñez (p), Martín Doldán (4), Ángel Pérez, Hugo López (2) y Buzamini.

21. Bada Huesca (12+9): Espinha; Carmona (1), Tioumentsev, Adriá Pérez (2), Marcelo (3), Gucek, Joao Pinto (6, 4p), siete inicial, Dani Arguillas (ps), Montoya (2), Mosquera, Oier García, Benites (2), Sergio Pérez (2), Malo (1) y Asier Nieto (2).

Árbitros: García Mosquera y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron, por parte local, a Moscariello (2) y Thiago Alves (2). Por parte visitante a Benites, Joao Pinto, Malo y Asier Nieto.

Marcador cada cinco minutos: 3-1, 6-4, 9-6, 12-7, 14-10, 16-12, descanso, 19-12, 18-13, 21-155, 23-16, 27-18 y 29-21.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 27ª jornada de la liga Sacyr Asobal disputado en el polideportivo El Sargal ante unos 500 espectadores. Antes del partido, el Incarlopsa Cuenca homenajeó a la UCLM y al nuevo rector, Julián Garde con la entrega de una camiseta con su nombre

Comentarios