Inicio Noticias Fútbol La afición conquense del Athletic de Bilbao celebró una sufrida y más...

La afición conquense del Athletic de Bilbao celebró una sufrida y más que esperada Copa del Rey

40 años después ha vuelta a levantar una Copa del Rey el Athletic de Bilbao, un club que tiene una numerosa afición tanto en Cuenca capital como en provincia.

Muchos de los rojiblancos conquenses viajaron hasta La Cartuja para ver a su equipo, pero otros muchos se concentraron en diferentes bares como fue el caso de El Montañés, donde se reunieron unos 20 integrantes de la peña conquense Athletic club de Bilbao, la cual desde una hora antes del pitido inicial ya se concentraba, se animaba e intentaba paliar los nervios entre refrescos, aperitivos y conversaciones en un ambiente familiar y distendido. Y es que la familia era otro de los detalles a tener en cuenta, donde destacaban los Javieres, padre e hijo con su camiseta del Athletic, donde no compartían dorsal, pero sí nombre e ilusión.

Les tocó sufrir a los rojiblancos, más cuando, precisamente un jugador que pasó por el Conquense como el gallego Dani Rodríguez hacía el 0-1 en la primera mitad. Empataba Nico Williams unos minutos después y estallaba la ilusión, pero duró poco la euforia al ser anulado por fuera de juego. Les tocaba seguir sufriendo.

Llegaba el descanso y las dudas de si su equipo sería capaz de poder al menos empatar, algo que consiguieron por medio de Sancet, ahí si pudieron celebrar por todo lo alto, el gol tenía el ok de los colegiados y del VAR.

Con ese 1-1 se llegaba al final, lo que hacía que las caras de emoción y de nervios se alargaran hasta la prórroga y los penaltis, donde en esa tanda se pudo llevar la Copa su equipo, estando más que efectivos desde los 11 metros con un último gol de Berenguer.

Estalló de júbilo la Peña conquense Athletic club de Bilbao, así como replicó ese grito en diferentes lugares de Cuenca, donde hay más aficionados del equipo de lo que la gente en principio pueda esperar.

Luego tocó celebrar, o seguir celebrando, es lo que tocaba 40 años después.

Comentarios