Inicio Fútbol Tercera División Adrià Parera, jugador del Conquense: “Es el mejor vestuario en el que...

Adrià Parera, jugador del Conquense: “Es el mejor vestuario en el que he estado y esa es la clave si un equipo quiere ser líder”

Adrià Parera. Foto A. Fernández

Adrià Parera Martínez nació en Castellbell i el Vilar (Barcelona) el 4 de marzo de 1994, por lo que dentro de unos días cumplirá 30 años. Toda su vida futbolística la ha desarrollado en equipos barceloneses, principalmente en el CE Sabadell, Badalona y el CE L’Hospitalet. Entre medias, llegó a la Unión Balompédica Conquense en la temporada 2018/19 en Segunda B, descendiendo de categoría. La temporada pasada volvió al conjunto blanquinegro, desde el CE L’Hospitalet, y aquí sigue cumpliendo su segunda temporada, en su segunda etapa en el conjunto balompédico.

Esta temporada, Parera es uno de los fijos en el centro de la defensa, junto a Luca, repitiendo la gran actuación de la liga pasada del bloque defensivo blanquinegro y que ha supuesto que, de momento, ser el equipo mínimo goleado del Grupo XVIII de Tercera RFEF con sólo ocho goles encajados en 21 jornadas.

En plena semana de trabajo, pensando en el próximo encuentro en Balazote, hablamos con Adrià Parera de lo que viene, sin olvidarnos lo más reciente, el empate en Villacañas.

Pasados las horas y los días, ¿qué piensas el empate a uno en Villacañas, tras dominar casi todo el partido, tener ocasiones de ampliar la ventaja y recibir el gol en el minuto 91?

– Teníamos el partido más o menos controlado, tuvimos muchas ocasiones para matar el partido, no tuvimos la fortuna de meterlas y me quedo con que las generamos porque, si no generas, sería peor. Sí es verdad que en el minuto que te empatan es lo más doloroso, pero seguimos líderes como hace dos semanas, pero con dos jornadas menos, seguimos dependiendo de nosotros mismos, ahora tenemos que ir a ganar a Balazote para seguir en la cabeza de la clasificación.

Analizando el partido en Villacañas, ¿quién tuvo más culpa del empate, los delanteros por no transformar las ocasiones de gol creadas o la defensa por permitir ese remate tras un centro al área?

– Cuando se meten goles, no sólo los mete un jugador, los mete un colectivo y cuando nos los meten es porque fallamos todos. En este caso, fue un centro sobre el área, una mala fortuna en el rechace y el balón le cae a Panocha, un jugador que no tiene su fuerte en su izquierda, pero lo cogió de volea y la metió. Se nos quedó con una cara de tontos porque, más que ganar un punto, perdimos dos.

O sea que, cuando se pierde o se gana, todos son culpables.

– Efectivamente, no se puede señalar a un jugador. Creo que los goles encajados son consecuencias de errores desde que se inicia la jugada, no sólo es un error puntual.

Todos los jugadores con los que hemos hablado nos resaltan el gran ambiente que se vive en el vestuario de la Balompédica.

– Es el mejor vestuario en el que he estado. No había sentido tanta armonía y tanta unión, desde el primero hasta el último jugador, y por eso ahí están los resultados. Creo que eso es la clave de un equipo que quiere estar arriba, que quiere ser líder, que todos vayan a una, con competencia sana y ver que cuando uno no juega, entra otro y lo hace igual de bien.

Adrià ha jugado toda su vida en equipos barceloneses, salvo esa temporada en el Conquense, equipo al que volvió la temporada pasada. ¿Por qué has regresado tres temporadas después?

– Cuando estuve en el 2018 conocí a la que ahora es mi mujer, a pesar de que esa temporada se descendió me quedé muy contento con la ciudad, enamorado de la vida en Cuenca, quería reencontrarme con el fútbol, ser más protagonista que en el club que estaba y cuando vi la oportunidad de volver a Cuenca, no lo pensé ni un segundo. Tenía claro que quería jugar en el Conquense, por eso no escuché otras ofertas, y luchar por ascender, tras la espina que se me quedó con el descenso. El Conquense merece, como mínimo, la Segunda RFEF y por eso quería llevar al equipo a lo más alto y parece que este año vamos por el buen camino.

En las dos últimas salidas, el Conquense ha encajado dos goles, algo no habitual en partidos anteriores.

– Llevamos ocho goles en contra, son números que muchos equipos querrían tener por la solidez defensiva que tenemos, culpa no sólo de la defensa sino del trabajo que hacen todos los jugadores, desde el delantero hasta el portero. El trabajo que realizamos, día a día, y el esfuerzo físico que hacen los jugadores en el partido hacen que no lleguen a portería los rivales. Lo ha dicho nuestro portero Raúl Bernabéu, que no le chutan, pero esto no es culpa sólo de la defensa, es de los once que están en el campo.

Y el domingo, visita a un Huracán de Balazote que está en racha, le ha quitado puntos al Toledo, al Cazalegas, al Villarrobledo y ha ganado en Villarrubia. El liderato del Conquense está en juego.

– Perder el liderato es algo que no me preocupa porque quedan trece partidos. Sé que será un partido difícil, pero hemos jugado encuentros en ese contexto y hemos sabido responder. El equipo está tranquilo porque queda mucho, que ganes o pierdas el domingo no te va a hacer campeón, te hará campeón cuando entres en las últimas cinco jornadas. Lo que queremos es llegar con el máximo de puntos a la recta final de la liga porque todos los equipos nos vamos a dejar puntos, va a haber sorpresas porque los equipos se juegan mucho y la presión cuando juegas fuera es máxima, pero hay que convivir con ella, ser fuertes mentalmente y pensar que, cada domingo, es un partido más, intentar conseguir los tres puntos y seguir arriba, seguir picando piedra.

Recordemos que la visita al Huracán de Balazote está prevista el próximo domingo a las 17.00 horas.

Comentarios