Inicio Noticias Fútbol sala Un creyente FS VivoCuenca remonta cuatro goles en la segunda parte para...

Un creyente FS VivoCuenca remonta cuatro goles en la segunda parte para derrotar al líder Olías Moprisala (6-4)

El FS VivoCuenca puso ganas, ocasiones, intensidad, errores… y fe. Solo así se entiende que consiguieran ganar un encuentro que tenían perdido a los 30 minutos con claridad (0-4), ante un sólido líder Olías Moprisala, y con todo en contra. Hasta entonces, habían hecho todo lo posible por marcar, pero se veían derrotados sin ser inferiores.

Tras los primeros minutos, la sensación era que el VivoCuenca podía poner en apuros a los toledanos. Valen, hasta en tres ocasiones, se topó con un acertadísimo Jona, mientras que Cerzi se topó con el palo tras pase de Budia y previamente tampoco pudo superar en un uno contra uno al meta rival. Rondaba el gol el equipo local, pero acabó regalándoselo al rival en una jugada no exenta de polémica. Peñu intentaba un pase horizontal en zona defensiva y su mal golpeo estrelló el balón en el palo, aunque los colegiados señalaron gol al interpretar que tocó en el travesaño interior de la portería.

La acción, muy protestada, sacó del partido al VivoCuenca, que vivió sus peores minutos y fruto de ello llegó el 0-2, con un rápido contraataque lanzado por Salcedo y que acabó con Moncho remachando en el segundo palo.

Con el marcador en contra, los de Manolo Moya trataron de acortar distancias. Una conexión entre Cerzi y Budia acabó con remate fuera de este último, mientras que otro tiro de Cerzi lo salvaba Jona con apuros. Pero otra vez, llegó un error defensivo que lastró a los de Cuenca. En un saque de banda, recibía Peñu en boca de gol con el meta Mario Gómez abierto, y Omar presionó para tocar lo justo el balón y poner el 0-3. Y el marcador todavía pudo ser peor de no ser por el palo tras un despeje forzado de Peñu a falta de seis segundos. Así se llegó al descanso.

Segunda parte

No se rindió el VivoCuenca, que salió decidido a meterle más ritmo al partido y meterse en la lucha por los puntos. Pero no les salía nada y en otra acción desafortunada recibían el 0-4, a lo que hubo que añadir la lesión de rodilla del joven Ballesteros.

Quien pensara que los conquenses bajarían los brazos es que han visto pocos partidos suyos. Porque, con todo en contra, tiraron más de corazón que de calidad, y recogieron frutos. Así, el primer gol -en una jugada embarullada con todos los jugadores conquenses en área rival y que culminó Valen- devolvió la fe al VivoCuenca.

Los visitantes pidieron tiempo muerto para frenar el ímpetu local, pero el vendaval ya estaba desatado. Nada más regresar, Budia enganchó un punterazo en campo rival para poner el 2-4 y, en el mismo minuto, Cerzi disparaba cruzado sin posibilidad para Jona. Los conquenses se ponían a un gol a falta de siete minutos.

El partido ya estaba caliente y los jugadores del VivoCuenca iban a por todas. Ivi estuvo a punto de firmar las tablas, aunque apareció salvadora la pierna de Jona, mientras que Cerzi se quedó cerca de lograrlo en acción individual. Tanto iba el cántaro a la fuente que se terminó rompiendo. Y fue con un clásico lanzamiento largo de Mario Gómez -como si fuera un rugbyer- y que cabeceó Edu lo justo para empatar.

La dinámica había cambiado. Y ya solo se veía un resultado posible: victoria conquense. Hubo que esperar varios minutos para que se desnivelara el choque, pero lo logró uno de los jugadores más activos. Ivi, dolido especialmente por una dura entrada recibida en la primera mitad, recogió un balón suelto para poner el 5-4 y celebrarlo a lo Mbappé.

El Olías Moprisala puso portero-jugador, ya desesperados y después de ver cómo les remontaban cuatro goles. Y todo lo sólidos que habían sido en los 30 primeros minutos, acabaron con una cara totalmente contraria. Porque en su primer ataque con superioridad acabó con 6-4 fruto de un robo de Budia para establecer el resultado definitivo.

Victoria de mucho mérito, casta, coraje, fe y todos los calificativos que quieran ponerle. Pero en esta crónica nos quedaremos con una definición: muy merecida. Porque el VivoCuenca sufrió mucho castigo, aunque al final tuvo explicación para disfrutar todavía más del triunfo. Ahora, el equipo conquense ya es sexto, con 32 puntos, y se queda a doce del líder caído en El Sargal.

FICHA TÉCNICA

FS VivoCuenca: Mario Gómez, Peñu, Valero, Valen e Ivi -quinteto titular-. También jugaron Cerzi, Budia, Edu, Musty, Aitor Real, Roberto Ballesteros y Josete (p.s.)

FS Olías Moprisala: Jonatan Guerrero ‘Jona’, Javier Resuela, Edu Blanco, Moncho, Juancar -quinteto titular-. También jugaron Omar, César, Guillermo Ramos, Jorge Salcedo y Álvaro Muñiz (p.s.)

Goles: 0-1 Peñu, en propia puerta (8′), 0-2 Moncho (10′), 0-3 Omar (15′), 0-4 Salcedo (27′), 1-4 Valen (31′), 2-4 Budia (33′), 3-4 Cerzi (33′), 4-4 Edu (36′), 5-4 Ivi (39′), 6-4 Budia (39′)

Árbitro principal: Basilio Nieto Aguado. Por el Olías Moprisala amonestó a Omar.

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de Tercera División. Disputado en El Sargal, unas 150 personas en las gradas.

Comentarios