Inicio Noticias Más Deporte Cuenca avanza hacia la consolidación del socorrismo deportivo con el ‘Guardavidas’

Cuenca avanza hacia la consolidación del socorrismo deportivo con el ‘Guardavidas’

Socorristas del Guardavidas Cuenca. Foto: Mario Gómez

Cuando escuchamos la palabra salvamento o socorrismo, es innegable que, en función de la edad de cada uno, asociemos este término con la emblemática serie de Los vigilantes de la playa o quizás con esa figura en el horizonte de una piscina sentada bajo una sombrilla con el gorra, gafas de sol y el imprescindible silbato para llamar la atención a aquellos que se atreven a lanzarse de cabeza o “en bomba”, comportamiento flagrante contra las normas del recinto. Sin embargo, basta con ver el proceso de preparación que afrontan las personas que asumen la responsabilidad ser socorrista para darse cuenta de lo vital que es la existencia de la vertiente deportiva de esta “filosofía de vida”.

José Antonio García, presidente del club de salvamento SVAT y delegado regional de la Federación de Socorrismo y Salvamento de Castilla-La Mancha (FSSCLM) definía y defendía la importancia de las pruebas y competiciones recientemente en la presentación del regional de salvamento celebrado en Cuenca: “El salvamento como deporte es una buena manera de preparar y mantener ‘en forma’ a los socorristas, pues sus pruebas se asemejan a las situaciones de rescate”.

Socorristas del Guardavidas Cuenca y SVAT en el reciente Cto. regional de salvamento. Foto: Mario Gómez

Y es que en lo que respecta a este deporte, el SVAT Tarancón es quien lleva más de una década marcando la referencia en la provincia. El club “amarillo” es toda una referencia nacional en la formación de socorristas de alto nivel que han llegado a alcanzar la participación tanto a nivel nacional como internacional.

Es esa necesidad de trasladar el potencial taranconero a la capital conquense uno de los dos motivos que explica el nacimiento del Guardavidas Cuenca, el primer club de salvamento y socorrismo en Cuenca.

El otro motivo principal del surgimiento de un club de socorrismo en la capital lo señala la propia presidenta del Guardavidas, Esther González: “Cuando los que llevamos toda la vida en el SVAT dejamos Tarancón por motivos laborales o académicos, vimos que era necesario continuar esa labor en Cuenca, creando un espacio para que la gente que quería seguir practicando y compitiendo no tuviera que renunciar a ello”.

De esta forma y bajo estas premisas, el club da sus primeros pasos a finales de 2018 para ser inscrito en la federación regional de salvamento en el año siguiente. No obstante, la llegada de la pandemia paralizó por completo los planes de un crecimiento exponencial: “Hasta 2021 y con la apertura poco a poco de las instalaciones y las competiciones comenzamos a retomar una actividad que sigue creciendo hasta día de hoy”, señala Esther.

La presidenta de este reciente club señala que los socorristas que forman parte del mismo reciben el asesoramiento de los formadores de su club de origen, el SVAT, pero gozan de una independencia y decisión “en función de si simplemente quieren entrenar o preparar alguna competición”. El equipo cuenta con la piscina Silvia Lara durante varias horas a la semana para que sus afiliados puedan entrenar en función de sus horarios.

Esther González, presidenta del Guardavidas Cuenca, durante una prueba de aguas abiertas

SALVAR VIDAS A TRAVÉS DEL DEPORTE

¿Pero qué se entrena exactamente para ser socorrista? Claro está que la principal cualidad es la de una buena natación, pero las pruebas que desarrollan los socorristas en competición deportiva extrapolan situaciones de salvamento aplicadas al terreno. Así, podemos ver lanzamiento de cuerda, pruebas de nado combinadas, remolques de maniquíes o la prueba de socorrista, en la que los participantes deben realizar un rescate equipados con aletas y un tubo de rescate.

“Actualmente el club cuenta con alrededor de 30 socorristas, la mayoría proviene del SVAT, otros tantos son nadadores que de vernos en la piscina se acercan a preguntar y prueban, además de los propios socorristas que consiguen su titulación en los cursos que impartimos”, declara la presidenta del Guardavidas.

Un aumento de afiliados que también se traduce en resultados deportivos: en 2023, el Guardavidas Cuenca ha tenido participación en un total de 18 eventos, cinco de ellos a nivel nacional, tanto en categorías junior y juvenil como absoluto. Jorge Martínez, Mario de la Cruz, Álvaro González , Carmen Berlanga , Alba Manzanares o Isaac Yunta son algunos de sus socorristas destacados.

Es esta simbiosis entre SVAT y Guardavidas augura un buen futuro para el socorrismo conquense para la consolidación de una práctica que tiene tras de sí la gran responsabilidad de salvar vidas.

Isaac Yunta durante una prueba del Cto. Regional de Salvamento y Socorrismo. Foto: Mario Gómez

Comentarios