Inicio Noticias Entrevistas El alma del reto 12 meses tumores maratones

El alma del reto 12 meses tumores maratones

Daniel Caballero con su familia en el reto
Daniel Caballero con su familia en el reto "12 meses tumores maratones"

Un objetivo. Doce carreras. Decenas de entrenamientos. Cientos de mensajes de apoyo. Miles de euros recaudados… El reto “12 meses, tumores maratones” liderado por el corredor Daniel Caballero puede medirse en cifras, como su propio nombre indica; pero también en logros. Quizás el más relevante sea que las doce carreras que componen esta iniciativa solidaria irán destinadas a la lucha contra un tipo de tumor: “Son enfermedades que gente cercana a mí o a mi familia tiene o ha tenido. La elección para cada carrera la diré esa misma semana, porque quiero que esas personas estén cerca de mí en el recorrido o que al menos puedan estar pendientes”,  cuenta Daniel Caballero. 

Hace meses el taranconero se propuso liderar esta propuesta para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer y vaya si lo está consiguiendo: “Pusimos el tope al principio en 3.000 euros y lo vamos subiendo poco a poco. Sabía que quería empezar a moverlo desde verano, porque ahora con las carreras es más difícil para mí”. La campaña Navideña ha hecho que, a lo recaudado de iniciativas realizadas en Tarancón desde agosto, las entidades colaboradoras y las camisetas deportivas que venden se sumen los fondos que llegan de otras carreras, como la de Motilla del Palancar o Minglanilla. Así, otros municipios aportan su grano de arena en una montaña que no ha parado de crecer desde que el propio Daniel lo anunciase en redes sociales.

El reto arrancó de manera oficial a mediados de enero en su primera carrera en Malagón y lo hizo tras el fallecimiento de su padre, principal motor de este proyecto, unos días antes: “Mucha gente me dijo que ahora más que nunca tenía que hacer el reto en su honor. Mi madre me dijo que si me apetecía ir a la carrera, que se venía conmigo y se unieron más familiares. Si no llega a ser por eso, quizás lo habría pospuesto». Un comienzo duro que le ha servido para «desconectar y conectar» con él mismo. Así lo recoge en un vídeo en el que se muestra sin filtros, pues “no siempre se está arriba, también hay momentos malos”.

Y es que Daniel cuenta con una campaña de promoción en la que las redes sociales han sido y son el principal baluarte para llegar a más gente y recaudar más fondos. Así, ha logrado tejer una red de apoyo a modo de comunidad, pues “muchos escriben contando que amigos, familiares o conocidos padecen esta enfermedad. Se identifican contigo y hablando con ellos les ayudas y les alegras”. Una conexión que consigue contando su día a día en los entrenamientos, dando información sobre las carreras o actualizando la cuantía que suma la recaudación.

Por delante le queda un reto en lo personal pero también en lo deportivo: “Estaba acostumbrado a las maratones de montaña, pero no a tantas”, reconoce Daniel. Antes corría unas cuatro carreras al año a ritmo máximo y solo este año hará doce, pero con el objetivo de acabarlas todas sin llegar a quemarse. Para conseguirlo, planifica entrenamientos casi diarios en los que no solo cobra protagonismo la carrera, también la fuerza: “Estoy haciendo más ejercicio en casa, más abdominales… Si hago tiradas largas las hago a ritmo suave para llegar fresco a la carrera”. Su buena preparación mental hace que su gestión de los tiempos sea idónea: “No empiezo a sufrir hasta los últimos cinco kilómetros. Cuando me da el bajón me acuerdo de por qué estoy haciendo el reto y también de que hay gente que ni siquiera puede empezar a correr estas carreras”. De dos a cuatro semanas tendrá de descanso entre una cita y otra, todo un desafío que afronta con muchas ganas.

Aun así le quedan fuerzas para bromear con las distancias y tomarse el reto como una preparación para alguna carrera de 100 kilómetros que tiene en mente de cara al futuro. Eso sí, en el presente inminente le aguardan el Marató de la Calderona en Valencia, el Ultra Trail do Marao de Amarante en Portugal, el Desafío Calar del Río Mundo en Albacete, el maratón de La Osera en Paterna del Madera y la cross Alpino Madrileño para junio de 2024. Entre medias tendrá alguna competición preparatoria, como la que realizará en Cañete: “Siempre voy porque la organiza un amigo. Intento meterlas en el calendario a modo de entrenamiento, a ritmo bajo, pero me sirve para preparar alimentación y las piernas”.

Todavía no sabe dónde correrá a partir de julio, aunque sí tiene claro que la línea de meta de este reto será en Tarancón, su hogar: “La prepararemos con mucho mimo. Haremos la carrera en mi zona de entrenamiento y queremos organizar un dorsal solidario para que la gente me acompañe en los últimos kilómetros y acabar el reto en familia”. Y es que Daniel ha hecho de su vía de escape una terapia para él mismo, su familia y esa marea fosforita que le sigue y le anima en cada paso de un reto que parece no tener techo.

Comentarios