Inicio eSports Gaming Análisis Leyendas Pokémon Arceus: Consigue lo que propone, pero la ambición no...

Análisis Leyendas Pokémon Arceus: Consigue lo que propone, pero la ambición no lo es todo

Todos los que crecimos con Pokémon hemos soñado alguna vez con un juego de la saga con el que pudiéramos explorar un mundo inmenso. Con este título fuera de la saga principal se nos planteaba un sueño, cumplir las expectativas de todos aquellos que somos jugadores habituales de la saga, junto a aquel sueño de explorar el mundo desconocido de Pokémon.

Comenzamos cayendo del cielo a una playa en la que nos encontrará el profesor de la región de Hisui, Lavender, con el que tendremos un pequeño tutorial que pone en contexto la situación de esta región en la que se localiza la historia. La antigua Sinnoh, en la que humanos y Pokémon no son amigos, nosotros tendremos que investigar a estas criaturas que todavía no logran comprender bien en este momento y lugar espaciotemporal.

Tras el tutorial al completo y el prólogo de lo que debería ser uno de los momentos más impactantes de un juego de Pokémon, el primer vistazo al mundo en el que las criaturas salvajes hacen su vida y deambulan llenos de vida en anchas explanadas, acaba siendo un área extremadamente fina en la que no nos dejarán libres hasta las 4 horas de juego aproximadamente. Y aún con la libertad el terreno nos limitará lo suficiente para que cualquier intento de exploración se vea sofocado al instante. Aunque sea un tema manido, hay que hablar de su apartado gráfico en este punto, ya que, ni artística ni técnicamente es un juego destacable, ni siquiera defendible. Las texturas de los minerales parecen texturas gratuitas, el césped está colocado como un implante capilar de bajo coste y los árboles confrontan el resto del apartado artístico brillando como bombillas. Las casas de Villa Jubileo son clónicas y no te incitan a querer entrar, acaban siendo puntos en el mapa. No entrarás para absolutamente nada que no sea hablar con un NPC que ni habías visto, para una misión que te lo exige. Aunque hay momentos en los que el juego se ve precioso, suelen ser casos muy aislados. En el caso de los Pokémon, cuando son voladores, terminan por estar a distancias tan largas que el juego limita sus animaciones a 3 frames.

 

En consonancia con el mundo siguen las criaturas que lo habitan. Es emocionante que, debido a la trama, tengamos que investigar con una lista de tareas en la pokédex para completar los conocimientos que tenemos sobre los Pokémon. Al final somos científicos que quieren ayudar a conciliar una vida tranquila entre humanos y Pokémon. Esto da un soplo de aire fresco a las tramas clónicas que nos tienen acostumbrados de un entrenador que quiere conseguir todas las medallas de gimnasio. Y muy bien hilado, los combates con entrenadores se pueden contar con los dedos de las manos, al final muy pocos han conseguido capturar lo suficiente para tener un equipo competente con el que pelear. Fuera, en las grandes explanadas llenas de Pokémon la cosa cambia, manteniendo esa coherencia, nuestro entrenador pelea a vida o muerte contra los Pokémon salvajes, por lo que tiene sentido el necesitar de un equipo poderoso que entrenar. La historia es coherente en lo que respecta a lo jugable, pero no es nada del otro mundo, aun siendo la región con la historia de la creación del mundo, no aprovechan las virtudes. La historia únicamente se cuenta a través de diálogos, desaprovechando todo lo relacionado con la imagen de los legendarios.

Estos Pokémon salvajes sufren un problema que yo achacaría a la falta de tiempo en el desarrollo pero que me ha decepcionado profundamente. Cuando llegas a una zona, los Pokémon siempre tienen un punto de aparición definido, por lo que se acaba volviendo monótono el completar la pokédex, las capturas y la exploración. No hay sorpresas salvo en las grietas espaciotemporales que surgen en el mapa por puro azar, tanto en lugar, como en momento, como en las apariciones. Dentro de estas amplias esferas aparecen Pokémon más poderosos de lo habitual, por lo que es peligroso entrar a capturar sin ningún tipo de plan. Estas zonas son imprescindibles si quieres completar la pokédex, por lo que termina por desfavorecer todo lo positivo que se planteaba en el enfoque de completar la pokédex.

Los combates contra los Pokémon Alfa recuerdo cuando nos los vendieron como un desafío, pero el mismo sistema de combate que se ha implementado sabotea la misma dificultad de los combates contra estas criaturas desbocadas. He llegado a derrotar en tan solo 5 turnos a un Rapidash 30 niveles por encima de mis Pokémon. El sistema de ataque rápido y ataque fuerte desbalancean los combates, a la hora de combatir contra un entrenador con 6 Pokémon el sistema se reinicia contra cada Pokémon rival que lance, por lo que pierde el sentido al debilitar a los Pokémon de un solo golpe, porque vuelven a desbaratar el orden que ya existía, aunque no ocurre a la inversa.

Los combates contra los Pokémon señoriales dan un vuelco a todo lo que esperábamos de un combate. Tienen una dificultad elevada en los compases finales de la aventura, pero también revive el ritmo del juego en el momento justo. Y acompañando a cada señor, viene una montura que te expande las zonas que ya habías explorado. Da una segunda y tercera vida para disfrutar al completo del mapa. Llega tarde la posibilidad de explorar, pero en los momentos clave para que no se haga tedioso.

El sistema de crafteo acaba por ser una anécdota que no se utiliza. Los materiales tienen el mismo precio que los objetos finales en la tienda, pero sin el esfuerzo de tener que ir al menú a fabricarlo, por lo que únicamente sirve cuando estás en una incursión.

He jugado más de 30 horas al juego, casi he completado todas las misiones secundarias y, además, he terminado el postgame. Es un título que he disfrutado, plantea ideas que, aunque no terminen de desarrollarlas, son lo justo para que te mantengas dentro de su mundo. Es un juego que te sostiene con lo mínimo, la justa novedad. Es como si le hubieran dado la IP a una desarrolladora independiente con muchas ideas nuevas para una franquicia estancada, pero no hubieran terminado ninguno de los frentes abiertos para tener un juego sobresaliente.

Comentarios