Inicio Fútbol Tercera División Álvaro Hormiga, portero del Conquense: “Ante el Marchamalo hay que salir al...

Álvaro Hormiga, portero del Conquense: “Ante el Marchamalo hay que salir al cien por cien”

Álvaro Hormiga ante Tomelloso/Foto de Alfonso Fernández.

Álvaro Hormiga Vera (Fuerteventura, 28 de mayo de 2001) llegó a la Unión Balompédica Conquense esta temporada procedente del CD Barco (El Barco de Valdeorras, Orense) de Tercera RFEF. Juega de portero y muy pronto, siendo juvenil, decidió aventurarse en el mundo del fútbol, ayudado por sus padres. Como no había club juvenil de División de Honor en su ciudad se marchó a Gran Canaria. Posteriormente fichó con el Cádiz, también en División de Honor juvenil, para seguir en la U.B. Lebrijana en Tercera RFEF, Panadería Pulido de Vega de San Mateo (Gran Canaria) y Burgos Promesas, ambos de Segunda RFEF. La temporada pasada estuvo en el CD Barco de donde ha llegado a la Balompédica.

Álvaro Hormiga vive la difícil experiencia del puesto del portero cuando no eres el titular indiscutible. Con Raúl Bernabéu, que cumple su segunda temporada como balompédico, como titular indiscutible y con unos números muy buenos, Álvaro sólo ha podido actuar como titular en un partido de liga, el que se jugó en Tomelloso y que terminó con 1-1.

A pesar de no jugar, Álvaro Hormiga es un ejemplo en su trabajo diario en el equipo, por lo que es habitual que todos los componentes de la plantilla, desde el cuerpo técnico hasta sus compañeros, sólo tengan elogios hacia él. Hablamos con Álvaro para conocer qué siente un jugador que habitualmente está en el banquillo, pero que no pierde la ilusión por saltar al terreno de juego a punto de cumplir los 23 años.

Cómo llevas el jugar en 22 jornadas un sólo partido.

– Lo llevo bastante bien porque, para bien o para mal, entiendo el fútbol de esta manera, es mi profesión y, juegue o no juegue, tengo que aportar desde donde me toque, en los entrenamientos, en el banquillo o en la grada. Respeto la posición del portero, respeto en este caso a Raúl que ya estaba el año pasado y es uno de los capitanes, pero yo no puedo aflojar porque, a medida que este mejor yo, le voy a estar exigiendo a Raúl. A partir de ahí, a hacer mi trabajo y a estar listo para cuando el míster me necesite y lo crea oportuno.

Todo el mundo en la plantilla del Conquense alaba la actitud de Álvaro Hormiga, desde el preparador de porteros, el entrenador y los compañeros, pero al final uno se queda con que no juega.

– Qué quieres que te diga, si te soy sincero, me fastidia no jugar, pero qué hago. Al final, te encuentras con un vestuario tan bueno, de una gran calidad humana, que no puedo venir a entrenar con mala cara, arrastrándome por los entrenamientos. Al revés, al final son ellos los que me animan a entrenar, veo que los compañeros me arropan, que me respetan, lo que es muy importante, y no puedo hacer menos que entrenar al cien por cien. Es jodido porque todos los jugadores quieren jugar, pero en los porteros sólo juega uno, intentaré sumar desde donde me toque, desde el banquillo o jugando, y si no tengo que jugar, pues también, animando a los compañeros.

Lo importante es saber que, si tienes que jugar mañana, estás preparado.

– Yo creo que sí, para eso entreno y para eso me cuido, para que cuando me toque, ya sea esta jornada, la siguiente o en el último partido de liga con el campeonato en juego, intentar dar el cien por cien e intentar ayudar a mi equipo, aunque sea en ese partido sólo.

¿Cómo se ven los partidos desde el banquillo?

– Se sufre mucho más que jugando, sobre todo cuando se viven mucho los partidos como me pasa a mí. Me pongo de los nervios.

Álvaro vivió dos partidos desde la grada, por lesión, ante el Toledo y en Cazalegas. También sufrió.

– Ante el Toledo estaba en la grada sin convocar por un golpe en la rodilla y cuando metimos el gol del triunfo, no sé cómo, pero bajé corriendo toda la grada, pegando saltos, que casi me rompo la rodilla. Somos muy felices de todo lo que estamos viviendo y esperamos seguir en esta dinámica, disfrutando desde dentro o desde fuera porque es muy bonito.

¿Cómo ves al equipo en este tramo de temporada?

– Al equipo lo veo bien, sí es verdad que los rivales ya nos conocen y en la segunda vuelta nos está costando un poco de cara a la portería rival, también pienso que hay otras cosas que afectan como la carga a estas alturas de la temporada, la presión de estar arriba y de tener la obligación de ganar todos los partidos.

Hablando de obligación de ganar, el domingo visita La Fuensanta el Marchamalo.

– Hay que ir al cien por cien. Ya lo dijo el míster y así lo transmitió al vestuario, tenemos que intentar mejorar los números de la primera vuelta y, en este caso, ganamos al Marchamalo en su casa y, como mínimo, no queda otra que ganarle este domingo en casa.

Comentarios