Inicio Balonmano Liga ASOBAL La diferencia en portería sella la victoria del Logroño La Rioja en...

La diferencia en portería sella la victoria del Logroño La Rioja en Cuenca (32-35)

La lluvia suspendió la procesión del Encuentro, pero tampoco hubo Domingo de Resurrección en El Sargal. El REBI Cuenca buscaba alejar los fantasmas de la promoción de descenso -sobre todo después de la victoria de Cangas ante el Ademar León- y acabó perdiendo ante el Logroño La Rioja en un partido en el que terminaron pagando la diferencia en la portería. .

El choque arrancó con los dos equipos muy afinados en portería y los primeros ataques comandados por Fede Pizarro para los conquenses y el exjugador del REBI Cuenca Thiago Alves Ponciano para los riojanos. Pero pronto, Ledo dejó su impronta en la portería del Logroño La Rioja y puso el candado para que los visitantes crecieran a raíz de sus paradas.

Hay muchos factores en un partido de balonmano, pero uno de ellos está en la portería, y ni Espinha ni Herraiz estuvieron acertados bajo los palos de la portería conquense. Especialmente abatido se veía al meta luso, que se fue al banco después de parar solo uno de los 13 lanzamientos que le hicieron y que acabó sin mejorar su registro de paradas al descanso (con uno de 15). Y mientras, el Logroño La Rioja se abrazaba a un Xoan Ledo que coqueteó con el 50% de paradas y acabó la primera mitad con 10 lanzamientos repelidos. Mucha diferencia en este apartado que explican el por qué los de Logroño se marcharon ganando por 13-19.

Pero, repetimos, no todo se puede reducir a la portería y eso sería señalar de manera injusta a una posición. Porque al REBI Cuenca le faltó contundencia en defensa y, sobre todo, acierto en ataque. Cuando lograban robar o provocar pérdida a los rivales para salir al contraataque y hacer ofensivas rápidas, mejoraba el equipo de Cuenca, pero eso sucedió en muy pocas ocasiones. Fede Pizarro sí se mostraba atinado, solo secundado por un Hackbarth al que le llegaron pocos balones y en pivote, Vera y el inventado Teixeira se movían bien, pero les faltó determinación para acabar en gol sus acciones.

Por su parte, el Logroño La Rioja se veía cómodo. Primero Thiago Alves (cinco goles al descanso), después Rivero y el extremo Xavi Túa -más el 100% de efectividad en su cuatro lanzamientos de penalti de David Cadarso- lideraban el ataque riojano, que se marchó al descanso ganando por 13-19. Eso sí, el REBI Cuenca acabó con un tanto de libre directo de Tavares que les insufló energías.

Segunda parte

El REBI Cuenca buscaba su particular Domingo de Resurrección y, en los primeros compases, parecía que podía ser. Espinha arrancaba con parada, los visitantes sufrían su primera exclusión, Simonet hacía sus típicas penetraciones y la defensa funcionaba. Aun así, solo bastó para acortar distancias hasta los cinco goles (14-19 y 16-21), porque Thiago Alves sacó a pasear ese martillo pilón que tanto disfrutamos en Cuenca, porque Xoan Ledo volvió al nivel de la primera mitad, porque el REBI Cuenca volvió a conceder en defensa y porque le costaba a los conquenses enlazar dos acciones positivas consecutivas.

Los conquenses no se dejaron ir del partido. La sensación que daba es que, de mejorar en defensa -ya fuera a través de paradas de Espinha o de robos/pérdidas- podían tener una opción. Y así fue, porque el REBI Cuenca apretó en defensa, Lidio Jiménez puso una mixta a la primera línea riojana y consiguió dos contraataques consecutivos finalizados con éxito por Hackbarth que hicieron rugir al Sargal. Miguel Ángel Velasco quiso contrarrestar atacando con siete y el REBI Cuenca supo adaptarse para creer en sus posibilidades. Un tanto de Nacho Pizarro desde el extremo y otro de Diego Vera en el pivote conseguían poner el 24-28 a falta de diez minutos, obligando al entrenador visitante a pedir tiempo muerto.

Los locales estaban desatados. Y por primera vez se vio a un REBI Cuenca que creía en sacar algo positivo. Fede Pizarro y Tchitombi acortaba diferencias hasta el 28-30 (23:35) que le daba emoción al tramo final del partido, pero una nueva parada de Ledo y posterior gol riojano devolvía a la realidad de este partido a los conquenses.

Por mucho que el REBI Cuenca buscó la igualada, le resultó imposible. Sí que demostraron en la segunda mitad que el ataque rayó a muy buen nivel, pero no tuvo continuidad en campo propio. Al final, los riojanos se impusieron por 32-35 en un choque en el que resultó determinante las paradas en uno y otro lado -Espinha acabó con un porcentaje del 14,29, Ledo con un 35,42%-.

FICHA TÉCNICA

REBI Balonmano Cuenca: Miguel Espinha, Rudolph Hackbarth (7, 1 de p.), Arnau Fernández (1), Juanjo Fernández (1), Diego Vera (2), Fede Pizarro (10, 2 de p.) y Nacho Pizarro (1) -siete titular-. También jugaron Pablo Simonet (4), Sergio López, Aurelien Tchitombi (2), Marcos Herraiz (p.s), Rubén Río (1), Henrique Teixeira (1), Sergi Mach (1), David Notario y Guiherme Tavares. Entrenador: Lidio Jiménez.

Logroño La Rioja: Xoan Ledo, Thiago Alves Ponciano (8), Álvaro Preciado (1), Rolando Uríos (3), Martí Soler, Kristof Palasics y Ángel Jesús Rivero (3) -siete titular-. También jugaron Ismael El Korchi, Modi Abdoula, Josip Zaja, Xavi Tuá (6), Javi García (1), David Cadarso (6, 5 de p.), Eduardo Cadarso (4, 1 de p.) y Juan Palomino (2). Entrenador: Miguel Ángel Velasco.

Árbitros: José Manuel Iniesta Castillo y Alberto García Rodríguez. Por el REBI Cuenca excluyeron a Juanjo Fernández y Nacho Pizarro. Por el Logroño La Rioja vieron dos minutos Rolando Uríos, Martí Soler y Álvaro Preciado.

Parciales: 3-5, 5-7, 6-10, 9-12, 10-15 y 13-19 -descanso-. 16-21, 18-25, 19-26, 24-28, 28-31 y 32-25 -final.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 23 de la liga Asobal, disputado en el pabellón El Sargal con unas 900 personas en las gradas. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del presidente del BM La Rioja, Joaquín Plana.

Comentarios